Se encuentra usted aquí

Nina Rodriguez hace el acto más heroico de su carrera

Escuche Heroína, el nuevo disco de Nina Rodríguez
Por
Nadia Orozco

Este no es el primer disco de Nina Rodríguez, pero es como si lo fuera por lo que simboliza y es su revolución personal. Paró, estuvo en silencio y entendió cuál era el camino que quería transitar. Hoy vuelve a elevar su voz con más convicción que nunca. Heroína, más que el nombre del disco, es el mantra de una mujer que decidió romper los mitos de lo que debía ser.  

Producido por Juan Galeano y Mauricio García en Nébula estudio este es el disco de Nina Rodríguez. 

¿Cómo nace este disco?

Yo venía de una crisis, de estar perdida, de no entender lo que yo quería musicalmente, cómo ubicarme en una sonoridad o un género y de no construir mis canciones como quería. Entonces me tomé el tiempo para salir de ese mar de confusiones, del deber ser, de la música que debes hacer y entré en un silencio. Lo hice con Juan Galeano, el fue mi partner y ahí volví a comenzar. 

¿En qué momento tomas la decisión de hacer un alto en el camino?

Mi primer disco, como el de cualquier artista, fue la primera experimentación, lleno de mezclas, géneros, influencias y sobretodo varios caminos. Y en un momento hablando con Juan Galeano sobre cómo funciona la música hoy, tomé la decisión de parar y alejarme. No solo dejé de tocar, sino que me retiré de mi carrera de modelaje después de 12 años. Fue el momento para empezar de cero, para escribir del presente, de lo que estoy sintiendo, de mis luchas, mis temores y enfrentarme a la música, que es tan compleja y sencilla a la vez. 

Heroína es el nombre del disco y vale la pena hablar del papel de la mujer en la industria colombiana.

Yo creo que todavía en Colombia el tema de las mujeres y de proyectos independientes está un poco aislado, hay una lucha interna desde la parte cultural y social de romper los estándares, de no ser las mujeres que esperan que seamos. En mi caso, que trabajé en la industria del modelaje, de cierta forma se espera un cierto comportamiento, tener hijos, casarme a una edad, elegir otra carrera.

Ahí es de donde sale el tema del disco, cuando las mujeres rompemos los mitos y salimos de ese imaginario del “deber ser”, de no poder soñar o estar detrás de un hombre que cumpla sus sueños, mientras nosotras lo acompañamos. Estar asociada en temas de belleza y pensar que no quería ser una mujer adorno, sino trascender las ideas que yo misma tenía de mí fue un acto heróico. 

¿Cómo ayudo este disco a exorcizar ese capítulo y de alguna manera a reinventarte?

Yo creo que la música te obliga a tocar las tripas y a cuestionarte sobre tu autenticidad, porque la gente es la primera en darse cuenta cuando lo que alguien hace es auténtico o no. Y precisamente fue la música la que me obligó a trascender, exigirme, fue un proceso muy intenso de no escribir cualquier cosa o hablar de las mismas temáticas, del amor y el desamor. 

Empecé a cuestionarme como mujer, demostrar que debajo de la piel todas somos iguales y que en nuestra lucha interna hemos vuelto el camino individual pero todas estamos en el camino de la liberación. Y esa era la idea con estas letras, decir que ni la belleza, ni tener plata, ni estar en un estrato alto, ni el reconocimiento te da libertad, estima y seguridad , sino al revés.  Todas tenemos que buscar adentro esa fuerza interior. 

"Ahí es de donde sale el tema del disco, cuando las mujeres rompemos los mitos y salimos de ese imaginario del deber ser"

¿Cómo sientes esa unión de mujeres en el circuito nacional?

Tenemos mujeres muy fuertes en bandas. Catalina García, Goyo, Andrea Echeverri que fue la primera en marcar ese camino, Li Saumet de Bomba Estéreo; ellas han marcado el camino, son el impulso y han llevado a que esto trascienda. No se puede borrar el hecho que han tenido chicos que las apoyan  y que ellos también son necesarios en todo este proceso. Yo siento que hay una voz femenina fuerte que se está generando, aunque falta más exposición de los proyectos independientes de de cantautoras. Por ejemplo veo el movimiento en México donde Natalia Lafourcade empoderó a chicas y las subió en su tarima; creo que nos falta compartir más la lucha en la que estamos,por lo menos acá en Colombia.