Se encuentra usted aquí

¿Por qué el show del Super Bowl de Michael Jackson es el mejor de la historia?

Conozca las razones por las que el rey del pop marcó un antes y un después en este evento deportivo
Foto - Getty Mike Powell
Foto - Getty Mike Powell
Por
Redacción Shock

En el año 1993, el rey del pop cambió la historia del medio tiempo del evento que más plata genera en el mundo: El Super Bowl. Un espectáculo que duró 13 minutos y 25 segundos fue suficiente para marcar una nueva era del Super Bowl. La NFL (Liga Nacional de Futbol Americano) logró aumentar su popularidad de la mano del ídolo musical del momento.

El estadio Rose Bowl en Pasadena, California fue testigo del inolvidable momento. Y es que el show que empezó con una imagen de Michael Jackson puesta en una de las pantallas en la que el astro del pop apareció como por arte de magia sobre ella fue el primer momento del espectáculo. Con un asombroso salto, finalmente el cantante se ubicó en el centro del escenario, en medio de toda la multitud. Antes de comenzar a cantar, el rey del pop se quedó durante 74 segundos en silencio, inmóvil, escuchando los gritos de la gente para luego darle paso a la guitarra e instantáneamente hacer sus tradicionales pasos y cantar una parte de Billie Jean.

El rey del pop cantó 5 canciones durante la edición número 27 del evento. No fue solo su baile en el escenario, su imponente voz, ni las luces que acompañaban su show sino la aparición de los niños que subían al escenario -mientras sonaba We are the World- y el canto de las personas al unísono del rey del pop lo que quedó marcó a miles de fanáticos.

“Hoy estamos todos juntos alrededor del mundo con un propósito en común: transformar el planeta en una tierra de alegría, comprensión y bondad. Nadie debe sufrir, en especial nuestros niños; es momento de lograrlo. Esto es para todos los niños del mundo”, dijo el rey del pop ante el público antes de comenzar a cantar Heal the World.

Le puede interesar: Maroon 5 cantará en el Super Bowl junto a los raperos Travis Scott y Big Boi

Con trajes típicos de todo el mundo, fueron más de 3 mil 500 voces de niños y adolescentes que se sumaron al escenario y alzaron su voz al lado del cantante. Al finalizar el show, en medio del escenario apareció un globo que simuló un planeta Tierra de colores mientras todos se tomaban de las manos.

El canto fue unánime. Las caras de alegría y esperanza durante esos 13 minutos hicieron que el Super Bowl se convirtiera en lo que es actualmente: uno de los eventos deportivos que más plata genera por sus comerciales, sus partidos y por supuestos sus shows musicales en vivo que desde hace 15 años el rey del pop transformó.

Gracias al raiting y al dinero reacudado la NFL donó a la fundación The Heal Project 100 mil dólares para apoyar la eduación de los niños. El partido que se disputaba era entre los equipos Dallas (Cowboys) contra los Buffalo (Bills