Se encuentra usted aquí

¿Quieren irse de gira a California? Massive Act los lleva

Esta será una oportunidad imperdible para que dos artistas se vayan de gira por siete ciudades de California.
Foto:  martin-dm / Getty Images
Foto: martin-dm / Getty Images
Por
Redacción Shock

Massive Act apoya el talento musical por eso crearon el software California Dreaming Tour con el fin de servir como una gran plataforma que reúna artistas, bares, festivales, marcas y medios de comunicación para gestionar giras y la logística necesaria y profesional que se requiere para llevar a cabo estos eventos.

Massive Act alberga 900 artistas, 75 sedes y festivales y 40 compradores de talento de todo el mundo. Dos afortunados artistas recorrerán California con todos los gastos pagos por Massive Act. Siete bares o clubs, siete ciudades, sin costo para el artista y además Massive Act filmará un documental de la experiencia.

¿Cómo participar?

Cree una cuenta aquí.
Complete su EPK y Tech Rider, vaya a la pestaña Perform, Gigs y dele aplicar.
La aplicación inicia el 10 de octubre de 2018.
La tarifa para la aplicación hasta el 1 de febrero de 2019 (11:59 p.m. PT) es de $30 dólares.
Todos los solicitantes serán notificados de su estado antes del 1 de marzo de 2019. Massive Act, Inc. no puede emitir ningún reembolso.

05.jpg

Las aplicaciones California Dreaming Tour están abiertas a:

Todos los géneros.
DJ's, Bandas, Solistas, Live Acts.
Los artistas invitados tienen garantizada al menos un show en cada ciudad.
Shows de 45 minutos.
Los shows se programarán del 16 al 28 de abril de 2019.
Las asignaciones de ciudad, lugar, hora y fecha pueden variar.
Massive Act proporcionará gastos de viaje y alojamiento.
Los venues proporcionarán sonido y backline.
Las sedes no están obligadas a pagar una tarifa por shows a menos que los artistas tengan una Visa de trabajo vigente esta es una gira promocional.

Detalles adicionales:

Todos los artistas invitados tendrán gira de medios, campaña de relaciones públicas y oportunidades de establecer contactos.
Los artistas no residentes en los Estados Unidos son responsables de obtener sus propias visas para ingresar a los Estados Unidos.