Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Santiago Cruz: “'Dale' es una llamado a la auto aceptación y a sentirse cómodo uno mismo”

En este álbum, por primera vez, Santiago además de componer, produce y mezcla.

Santiago Cruz
Santiago Cruz
// Foto Alejandra Quintero

Santiago Cruz estrena su octava placa discográfica ‘Dale’. El cantautor está en un momento donde su música va más allá de pensar simplemente en sonidos y letras que hablen de situaciones cotidianas o de relaciones de pareja. Desde sus dos álbumes anteriores, el cantante ha buscado ir de frente con la libertad que supone el artista, explorar, indagar, adentrarse y sentir al otro lado de la música la vulnerabilidad de él mismo y de los demás.

“Desde ‘Trenes, aviones y viajes interplanetarios’ como que se abrió un portal, me permití explorar, que la búsqueda que para mí supone el ejercicio artístico fuera más libre, más osada y sin ‘Trenes’, no hubiera llegado a ‘Elementales’ y sin Elementales no hubiera podido hacer estéticamente este proyecto” cuenta Santiago.

Santiago ha logrado traducir muy bien las emociones que se viven en diferentes épocas, y estos tiempos de pandemia y crisis social no pasan irreflexivos para el artista. La composición gira hacia estas situaciones y logra poner el tema sobre la mesa. “Hay una palabra que me obsesiona desde marzo de 2020 y es la pertinencia, ¿qué le voy a compartir a la gente?, ¿con qué sentido?, ¿de qué quiero hablar? Eso sí ha supuesto para mí un cambio en la composición, hay momentos en los que uno se permite ser un poco más liviano que otros de alguna manera. En mi proceso de composición estoy haciendo una apuesta a la auto aceptación, sentirnos cómodos en nuestra propia piel, no negar nuestras partes oscuras, no negar nuestra vulnerabilidad. No desde la premisa de que “así soy y punto” sino “así soy, y puedo y quiero mejorar”. Debe empezar por una observación muy fina y lejos del juicio a uno mismo, ese para mí es el mensaje más amplio de este proyecto, la aceptación de la vulnerabilidad y sentirme cómodo en mi propia piel” afirma Santiago.

Santiago Cruz
Santiago Cruz
// Foto Alejandra Quintero

En Dale, Santiago no solo compone las canciones, en esta ocasión entro al estudio para mezclar y producir junto a Mosty, Juan Pablo Vega. Juan Pablo Isaza, y Juan Galeano un álbum que representa un reto y un trabajo colectivo. “Fue despojarme de muchos miedos, confiar en mi visión, confiar en mi punto de vista, dar ese salto de fe que supone defender y sustentar tu visión de una canción y ver si había aprendido algo en 17 años de hacer discos, a ver si algo se me había quedado de trabajar con gente tan sabia en este oficio de producir canciones, estoy muy contento con el resultado” asegura Santiago.

Este álbum contiene 10 canciones, una colaboración, junto a Alejandro Sanz que constituye la joya de la corona, después de varios años de alianza en los escenarios y de admiración Santiago presenta Yo te todo. Producida por Mosty y Juan Pablo Vega. Las canciones que se quedaron fuera del álbum son borradores a los que el cantante no vuelve, está convencido de que si no entraron en la producción discográfica fue por algo y prefiere seguir escribiendo nuevas canciones y registrando un poco lo que pasa a su alrededor y en su vida actual.

Antes de publicar Dale, ya habíamos conocido cuatro sencillos, No estamos solos, Hay días, Como desde la primera vez y Tiempos mejores, esta última según Santiago representa perfectamente el espíritu del álbum. “Es poner en el otro un grado de responsabilidad para salir como colectivo adelante, entendiendo que la responsabilidad primordial es propia” concluye Santiago.

Publicidad

Track by Track

No estamos solos

Hay una frase que inspiró esta canción, que es una frase de Jiddu Krishnamurti. “No es ningún signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”. Esta frase me inspiró a hacer esta canción, porque muchas veces, nos sentimos inadecuados y nos preguntamos si somos los únicos.

Nuestra esquina de Madrid

Es un anhelo, es soñar con esos detalles que paso a paso van formando las relaciones sentimentales. Mientras dos personas se juntan, van teniendo su canción favorita, su película favorita, su lugar favorito, su café favorito, como pareja más allá de como individuo, y que alguien le diga al otro: vea usted y yo vamos a tener todo esto, no es que vayamos a tener una casa, ni vayamos a tener un carro, x hijos, no, vamos a tener, “tendremos nuestra esquina de Madrid y nuestro plato favorito, tendremos nuestros filmes de terror y nuestra canción de Fito”.

Como desde la primera vez

Publicidad

Fue una de las canciones que ya hemos compartido del disco, de hecho, fue la que compartimos en este 2021. El video lo protagonizaron Maleja Restrepo y Tatán Mejía y fue la primera vez que me animé a dirigir un video. Se dice muchas veces que el tiempo es el peor enemigo de las relaciones sentimentales, creo que en parte es porque se deja de buscar esas primeras veces, o no se hace lo necesario para sentir como si fuera esa primera vez.

Tiempos mejores

Tiene una mezcla de muy linda de una programación de batería electrónica con una grabación análoga en bloque y en cinta, en cuanto a la estética, mezcla los dos universos del disco. Hay una puesta estética en donde no canto sino que hablo, recito el texto, sin el ropaje de la melodía, el texto desnudo, las palabras desnudas. Habla de esperanza en un momento muy complicado, surge del duelo que mi esposa hizo por la muerte de su padre y de la depresión que ella vivió a raíz de eso, y esa sensación de impotencia que uno tiene al ver a una persona que uno quiere sufrir, y no saber muy bien que hacer, más allá de darle a entender que uno está ahí para cuando quiera estirar la mano.

Yo te todo

Llevo 30 años esperando este momento, desde la primera vez que oí ‘Pisando fuerte ’de aquel álbum ‘Viviendo de prisa’ de Alejandro Sanz y yo estaba terminando colegio, ya tocaba guitarra. Cuando vi a Alejandro se abrió un universo maravilloso de libertad y de identidad, porque creo que Alejandro en aquel momento de lo que era el pop y la balada latinoamericana o hispanoamericana mejor, fue una bocanada de aire fresco.

Parte la premisa de la canción de una frase, que anda por ahí rondando que le escribió Frida Kahlo a un personaje que se llama Carlos Pellicert, y la frase dice: “se pueden inventar verbos, quiero decirte uno, yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida”. Y esa construcción de reemplazar el verbo querer o amar por un sustantivo, nosotros la trasladamos a la canción, más allá de un sustantivo por situaciones en las que se puede expandir el amor, y se sale de esa construcción de esas cuatro letras que es tan manoseada en la música y en la literatura en general.

Santiago Cruz
Santiago Cruz
// Foto Alejandra Quintero

Publicidad


Hay días

Es otra de esas canciones de reconocimiento de vulnerabilidad, todos tenemos días mejores y peores, todos tenemos días en los que tenemos que lidiar con lo que sea que nos mande el planeta y tenemos otros días en los que sentimos que no podemos ni con nosotros mismos y generalmente esos días se la ponemos muy difícil a esa gente que tenemos en nuestro alrededor, termina siendo un reto para nosotros y para la gente que nos rodea. Es un llamado de auxilio en el momento que yo siento que no la estoy pasando bien, le ruego a la otra persona o a las otras personas que no nos suelten.

Estamos todos conectados y que nuestro bienestar influye en el otro y nuestro malestar influye en el otro también, y si no entendimos eso con el Covid, no sé qué otra lección necesitamos para entender que todos estamos absolutamente conectados y que necesitamos los unos de los otros.

Mejor me voy

Tiene una historia maravillosa, primero parte de un ejercicio de límites a la hora de componer. En el mundo urbano y en la composición urbana, generalmente se usan 4 acordes, una progresión armónica de 4 acordes sobre los cuales se construye la canción y entonces yo como compositor y entendiendo un poquito la manera del mundo urbano y un artista como yo que puede hacer con un límite así de 4 acordes, siendo que habitualmente mis canciones tienen mucho más, me puse ese límite y salió esa canción, que al final es escapar de la tentación.

Ya son las 10 en Buenos Aires

Publicidad

Estaba grabando ‘Elementales’ con Cachorro López, estaba en Buenos Aires, mi esposa y mis hijos habían venido a visitar unos días en la grabación y ya se habían regresado a Colombia y yo estaba jodido en el apartamento que me había sacado para la grabación y apareció esa canción de extrañar el lugar, tu casa, de admitir que extrañas tu casa, muchas veces nos guardamos esos sentimientos, tratando de proteger a la otra persona.

La estrené primero en vivo, antes que grabarla. Esta canción la canté en mi último concierto en Buenos Aires hace como dos años, de la gira de elementales y esperé que fueran las 10 de la noche, ahí en el escenario del Teatro El Coliseo, para cantar ‘Ya son las 10 e Buenos Aires’.

Santiago Cruz
Santiago Cruz
// Foto Alejandra Quintero

Otra mañana más

La hice con Andy Zeta ex Diamante Eléctrico. Fue un ejercicio en el que me invitó Andy a componer a ver cómo nos va, y me mostró un beat, volviendo a ese universo de los beats, composición medio urbana, empezó a mostrarme beats y muchos eran muy urbanos, hasta que apareció uno R&B, como muy soul y yo le dije “este es”. Apenas empezó a dejarlo sonar a mí se me vino la primera frase: “otra mañana más y tú no estás”, y ahí ya estaba expuesta la premisa de la canción.

Es de esas canciones melancólicas de abandono propio que de pronto ya no me siento tan ahí. Hay una frase que me reconcilia con la premisa en la canción y es tal vez algo aprendimos del pasado, y creo que lo que nos pasa en la vida que no nos gusta tanto, tiene el sentido de la lección, que si no aprendimos fue en vano, pero si aprendimos valió la pena.

3, 2, 1, 0

Publicidad

La cuenta regresiva para el ataque de pánico, esta es otra de las canciones que produje yo. Es la canción que mejor define mi crisis de los 40 años, que llevo ya varios años en esa crisis, como dos o tres, porque invariablemente en esta época de la vida está esa sensación de mitad de camino, en el mejor de los casos porque en este país esa garantía no existe, en el mejor de los casos uno cree que va a vivir 80, 90 años, entonces a los 40, 45 hay una sensación de mitad de camino que te lleva a mirar lo que ha pasado y te lleva a mirar lo que va a pasar .

Alguien me la definió de una manera que me encantó estéticamente, eso es Leo Dan en anfetaminas, y me gustó mucho, porque sí hay un sabor vintage en el asunto, de aquellas baladas setenteras.

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series.