Se encuentra usted aquí

‘Ser’: la radiografía musical de Axel en 12 canciones

Una búsqueda musical que acerca al artista a los nuevos sonidos, sin perder la supremacía del pop.
Por
Alfred Lord

Después de adelantar dos sencillos, Qué nos animemos y Aire, el argentino presentó su álbum Ser, compuesto de doce canciones, cada una con vida propia y que reflejan en su historia los cambios musicales del artista.
Aprovechamos su visita a Colombia para hablar justamente de este, su octavo disco de estudio, realities y del momento que está pasando la música latina en el mundo.

Fotos: Daniel Álvarez // daniel.alvarez9

¿Qué tiene de especial este álbum y cómo se diferencia de los anteriores?

Algo que marcó este álbum sin lugar a dudas es la muerte de mi mamá hace dos años. Luego de irse, lo más curioso fue que a los pocos días, el 16 de junio, nació mi primer hijo varón, Fermín. Y eso, inevitablemente, como a cualquier persona que se le muera alguien cercano, es un momento imborrable que te hace replantearte muchas cosas de la vida y tomar decisiones que hace rato debías haber tomado, pero bueno, las cosas suceden cuando tienen que suceder. Me hizo mirar mucho hacia la profundidad, por eso es un disco que salió escrito desde las entrañas más hondas de mi ser.

¿Qué riesgos tomó en este álbum?

He buscado en mis discos correr riesgos, salir de mi zona de confort, ir más allá, y creo que en este disco lo he puesto al límite partiendo siempre de que soy un cantautor pop, que cualquier canción que escribo la hago desde la guitarra, el piano y la tengo que defender después en el escenario. Este es un disco que tiene mucha electrónica y modernidad, sin perder sensibilidad, en parte porque fue creado desde la montaña.

_dea9713.jpg

Cuando uno ve el nombre de sus álbumes hay una conexión en sus nombres: ‘La clave para conquistarte’, ‘Mi forma de amar’ y ‘Amo’, entre otros. ¿Este trabajo discográfico de alguna manera es una extensión de los anteriores?

Inevitablemente un álbum lleva a otro y van de la mano. Están conectados siempre porque de alguna manera siempre me interesa escribir canciones de amor, no de la pareja, sino de amor en general a la familia, los amigos, a uno mismo, a la tierra y a Dios. Esa conexión existe en todos los discos, si bien cuantos más discos van pasando más me afianzo en lo que quiero decir. Hay una conexión, pero nunca había llegado a escribir tan profundo como en este disco, poder mirar hacia adentro y poder sacarlo afuera y compartirlo.

Tiene una sola colaboración es este álbum. ¿Qué tan importantes son para usted?

A mí me parece que son super importantes y no porque en este momento estén muy de moda, sino porque hacen crecer las canciones, enriquecen el trabajo y el público lo agradece. En este disco hay un solo featuring y es con Becky G. No tengo ninguna duda que la canción Que nos animemos creció mucho con su participación. Al principio la había grabado en solitario y cuando ella puso su voz, hay que reconocer que cambio un montón.  Su carisma, energía y su influencia urbana fue vital. Seguramente habrá nuevas colaboraciones en el disco, pero creo que va a surgir a medida que lo vaya descubriendo más adelante.

¿Cómo ve el poder de la música en español en el mundo?

Creo que la lengua española hizo un click en el mundo y hoy a todo el mundo le gusta. Yo recibo mensajes de Rumania, Israel, Croacia, Serbia y Holanda a través de mis redes, que yo leo personalmente, y de muchos países que no son de habla hispana. Me pasó en un concierto en Barcelona, había gente de Francia, Japón y muchos otros rincones donde se habla poco español, pero me decían: nos encanta como suena y estudiamos español con tus canciones.

_dea9692_1.jpg

Su conexión con temas espirituales y de la naturaleza el dieron un giro a su vida. ¿Qué le han aportado a la música?

Para mí el tema ha sido un hilo conductor de todos mis discos. La búsqueda va haciendo un zigzag en el camino y de repente me fui encontrando en unos más que en otros. Esto es lógico, por eso me fui a vivir en el medio de una montaña, donde no veo ningún edificio y disfruto del sol desde que sale hasta que se pone. Gracias a eso se me ocurren ciertas cosas que me hacen conectar con la naturaleza muy profundamente, sumado a que sigo estando en esa situación de sensibilidad muy a flor de piel.  Este disco tiene mucho de lo espiritual de la naturaleza, de hecho, hay una canción que se llama Aguaribay, que es un árbol que en Latinoamérica se conoce como Molle peruano o como Pirul en México. Creo que el amor es como la flor del Aguaribay, muy chiquita blanca, muy delicada, perfumada, pero que dura muy poco tiempo, muta y se transforma en una bolita de madera roja picante que es la pimienta. El amor tiene eso, la sutileza, la pureza de una flor pequeña blanca iluminada, pero también cambia.

Ha participado en dos realities de talento, ‘La Voz Argentina’ y ‘Elegidos’. ¿Cómo ha sido esa experiencia tan directa con los nuevos talentos?

Lo primero fue La Voz. Por cierto, ya me llamaron para el año que viene. Cuando analicé como era la dinámica me encantó poder descubrir el talento de una persona solo por su voz. No te condicionaba la imagen, lo que es muy paradójico en la TV. Elegidos, La música en tus manos, fue tan exitoso que hicieron dos temporadas el mismo año. A mí me encanta ser parte de estos programas, porque descubrís no solo en Argentina, sino en toda Latinoamérica, la cantidad de talento emergente que hay y es desconocido.

¿Y no ha apadrinado alguno de estos chicos que conoce en los realities?

Yo sigo en contacto con muchos, tengo el plan de hacer algo con algunos de esos talentos. Estoy buscando eso porque cuando yo tenía la posibilidad de surgir, no tuve ningún contacto o dinero para grabar un disco, un EP, nada, y sentí que nadie me daba una mano. Fui ganándome todo paso a paso y quisiera de alguna manera hoy que estoy en otra posición, devolver esas bendiciones, darles mi apoyo siempre. Ya se enterarán de lo que voy a hacer.

Dele play a 'Ser'

 

Temas relacionados: