Se encuentra usted aquí

Sie7e regresa con ‘Wasamara’, un nuevo hit junto a Feid

El puertorriqueño reconoce que cuando compone para otros es más flexible y que es el juez más duro con sus propias creaciones.
Foto Cortesía Warner Music
Foto Cortesía Warner Music
Por
Alfred Lord

Con más de diez años de carrera artística reconoce que ha aprendido que todo es impredecible, por eso valora todo lo que le sucede alrededor, incluso los momentos malos. “Ha sido un proceso muy loco en estos momentos angulares de mi vida y después del huracán de Puerto Rico. Lo importante es seguir trabajando para el bienestar de mi familia, pero también a través de mi trinchera ayudar a mi país”.

El ganador del Grammy Latino, como mejor nuevo artista, estuvo de paso en Colombia en el Latin Grammy Session y de paso promocionar su nuevo sencillo Wasamara que hace junto a Feid.

Hablamos de sus composiciones, de la música latina y de su nuevo disco.

¿Cuál es la primera reacción que tiene ante la tragedia de su país?

Cómo la de todos, ayudar, pero sobre todo como comunicador y músico, aprovechar el espacio, entrar de alguna manera a esta zona, pero haciéndolo de corazón y con honestidad. Las razones por las que actuemos siempre tienen que ser así. Somos responsables de la comunicación y culturización de un pueblo, entonces no puedo ser parte del problema, trato de ser la solución, eso sí, solito y calladito voy haciendo mi trabajo.

¿Cuál es el mejor momento para componer?

Mi proceso de componer es espontáneo y caótico, no tengo método. Tengo colegas que se levantan, toman un café y a las siete de la mañana escriben lo que sea, bueno o malo, y eso es bueno, porque te ayuda a trabajar en el tema técnico, vocabulario y métrica. Pero a mí me llega la canción, yo soy de la escuela de Rosana. Una vez estábamos componiendo en su casa y no salió nada, y pensaba, he escrito tantas canciones y ella también. Me dijo “no te preocupes que la canción se manifiesta y en esta ocasión no pasó”. Yo creo eso, que uno es casi como una antena y recibe esas ideas cuando pasa esa musa. Lo que trato es de documentarlo lo más rápido posible antes de que se me vaya, porque es momentáneo. El resto del tiempo sí es mecánico, pero así empieza, en un golpe de luz. Yo compongo la canción en media hora o 45 minutos, pero después estoy días, semanas, o meses depurando, simplificándola, para que sea más práctica.

¿Cómo se siente produciendo para otros artistas?

Para mí es divertidísimo producir para otros, no lo hago mucho, pero cuando lo hago me divierto porque quito ese filtro que tengo dentro de mí.  El crítico más duro con mis producciones soy yo, entones soy más flexible cuando trabajo con otra persona. Doy paso a cosas que no me permito y funciona, y esa ha sido otras de las lecciones, estoy aprendiendo a no ser tan duro conmigo.

¿Cómo se crea un éxito musical?

En las canciones la gente no está buscando una pieza perfecta, sino sintonizarse con una canción honesta, que sea pegajosa, que pueda identificarse con la letra.  Creo mucho en la letra y en estos tiempos mucha gente piensa que no es importante, aunque obviamente están garrafalmente equivocados.

¿Qué tan importante es tener un Latin Grammy?

El Latin Grammy me confirmó que estaba en el camino correcto, no solamente con el público, sino con los colegas de la academia. Después de un premio todo se triplica y eso se puede usar para bien. Tengo muchas inquietudes en mi vida, sociales, espirituales y ambientales, y es una necesidad traducirlas para dejar algo tangible en mi carrera.

¿Cómo llega la colaboración con Feid?

Con Feid fue un proceso interesante, porque el AR de Warner con el que estoy trabajando, me propuso darle a la canción un sonido de ahora, un dembow, y no porque sea una tendencia, ya que en Puerto Rico está sonando hace 20 años, sino porque sentía que era el momento. Con Feid fue un clic instantáneo. En el estudio hablábamos de música y fue muy fluido el proceso.  A veces el feat llega porque te conviene y si funciona, amén. Pero en este caso Feid estaba tan involucrado, que parecía estar produciendo su disco. Realmente he contado con suerte, porque en las anteriores colaboraciones me pasó igual con Rosana y Taboo. Casi siempre pasa que somos amigos antes de hacer algo juntos.

¿Cómo percibe el poder de la música urbana?

La identidad latina está ahora en uno de sus mejores momentos. Hay procesos muy interesantes, pero a veces pecamos por exceso. Es una batalla constante para los que no somos nativos del género, y aunque a mí me encanta, siento que ha habido una limitación de los demás espacios. Pero como compositor y creador tengo que aprender a entrarle.

Creo que está pasando algo interesante en Estados Unidos. Los latinos, que son de la tercera generación, que son americanos pero hablan español, no se sienten de ningún país, sino de la comunidad latina, una nueva raza.  No soy fanático de las etiquetas, pero es bueno escuchar que ya no dicen el reggaetón es de Puerto Rico, sino que es latino; la cumbia ya no es colombiana, es latina; culturalmente estamos en un momento muy bonito.

Defínase en dos álbumes, como un antes y un después de Sie7e

Hay dos álbumes que me gustan mucho: Muchas cosas buenas lo grabé sin dinero en una laptop y lo mezclé en la casa de un amigo. Estábamos creando desde la necesidad. Todavía lo escucho y me parece un trabajo bonito. Fue la escuela, cuando lo hacías con el alma. Luego llegó Relax, que era lo opuesto. Firmo con Warner Music y me dicen dónde quieres grabar, en qué estudio, qué modelo de instrumentos quieres y claro suena mucho más refinado. Aproveché todas las herramientas que me dieron. Esos dos álbumes son buenos hermanos que salieron en diferentes épocas, pero que tienen muchas canciones que me gustan.

 

Publicidad