Se encuentra usted aquí

Sin miedo: el disco con el que ChocQuibTown se la juega toda por un nuevo sonido

Goyo, Tostao y Slow presentan un sexto álbum de estudio arriesgado e inesperado para muchos.
Foto Cortesía Sony Music
Foto Cortesía Sony Music
Por
Mariangela Rubbini

Los estudios de Árbol Naranja en Bogotá fueron la guarida perfecta para este encuentro entre Shock y ChocQuibTown. Días antes de la salida de su sexto álbum de estudio, nos sentamos con ellos a escuchar cada uno de los tracks de Sin Miedo.  El álbum cuenta con colaboraciones de artistas que ya sabemos que convierten en hit radial todo lo que tocan como Nicky Jam, Wisin y Carlos Vives, pero también participa, en una canción que lleva el título de Somos los Prietos, uno de los fundadores y primeros integrantes de CQT: el grandioso Alexis Play.

En una conversación entre amigos, de la que se desprendieron anécdotas divertidas, una que otra lágrima e infidencias, recorrimos juntos Sin Miedo. Sin duda alguna, esta es una placa discográfica arriesgada y difícil de digerir para quienes esperaban que ChocQuibTown siguiera sonando a Somos Pacífico y De dónde vengo yo. Aunque sí, suenan a eso, pero evolucionado. Slow, quien se puso la diez como productor de todo el disco, se encargó de llevar a Goyo y Tostao al límite. Incluso hasta en la manera de cantar. Tal vez es por eso, que para entender el nuevo camino sonoro del grupo hay que escuchar este álbum, no una, sino 2, 3 y hasta 5 veces. Funk, hip hop, dancehall jamaiquino, afrobeat, reaggeton, R&B, la insipiración del General y de los sonidos de Panamá que también se hace evidente, e incluso, un CQT que se samplea a sí mismo en una de las canciones, es solamente una partecita de todo lo que encontrarán. Aquí hay hay temas para levantar, para ponerse la corbata en la cabeza y prender la fiesta, para celebrar la cultura afro, pero también para llorar a moco tendido por la pérdida de un ser querido. Incluso se encontrarán con un vallenato en el que la marimba de chonta reemplaza al acordeón. Es inesperado, sí. Es decidir salirse de la zona de confort y proponer algo distinto, cuando todos esperaban la canción de su preferencia, pero con otro título.

Como productor del disco, no habíamos visto a un Slow tan satisfecho con el resultado. Este es un álbum vanguardista, dicen ellos. Y sí, es un poco osado sin duda alguna, pero lo más valioso de todo es que los tres confabularon y se mandaron a hacerlo de frente y sin miedos o reparos. Muy seguros de donde vienen, pero también de a dónde quieren llegar.  

Acompáñennos en este recorrido por las historias detrás de cada una de las canciones del nuevo álbum de una de las grandes de esta casa. Son 13 paradas en total.