Se encuentra usted aquí

Sobre la canción de Víctor Manuelle y Farruko ¿Misóginos o estúpidos?

¿Por qué son así?
Youtube
Youtube
Por

¿Por qué Víctor Manuelle se le mide al juego de buscar viralidad a toda costa? ¿Creen estúpido al público con sus explicaciones? Estás y más reflexiones en otro capítulo de: ¿Por qué son así?

Por: Nadia Orozco // @ladyempanadia

“Would you rather” es el juego de Snapchat que le proponía a los usuarios elegir sobre diferentes cosas y una de esas elecciones era darle una cachetada a Rihanna o un puño a Chris Brown. A la cantante de Barbados no le cayó nada bien el juego sobre ella y su ex, el mismo que en el 2009 fue declarado culpable por agredirla. No tardó en alegar que la aplicación estaba apoyando la violencia doméstica.  Snapchat salió casi que inmediatamente a pedir disculpas públicas y retirar el juego. Sin embargo, no fue suficiente; Rihanna pidió a sus fanáticos que la ayudarán a armar boicot y tal fue el escándalo que los medios informaron el inminente desplome de las acciones de Snapchat en la bolsa.

Tal y como están las cosas es muy probable que la historia se repita; pero esta vez Rihanna Vs. Victor Manuelle y Farruko. ¿Pero qué tienen que ver los puertorriqueños con una de las máximas estrellas pop del mundo? mucho. En su última canción bautizada Amarte duro - de entrada, el nombre ya nos dice un poco dónde va la letra- al reggaetonero Farruko le da por traer a colación el episodio de la cantante de su ex novio una vez más.

Tengo vicio de ti, comerte es necesario

A diario, te juro que no aguanto las ganas

Y te voy a dar bien duro como Chris le daba a Rihanna

Y remata además con una dedicación especial a la ciudad de Medellín:

Donde yo pongo el ojo, pongo la bala y no fallo,

Esto que yo siento es puro como la coca 'e Medallo .

Y no soy Pablo, pero tú sabe' lo que te hablo, Que si va' a jugar con fuego, má' me va a llevar el diablo.

Me tienes enfermo como drogado usuario.

Así tal cual lo canta Farruko, mientras Víctor Manuelle, lo acompaña en la parte salsera. La canción se volvió viral en las redes y no precisamente por su melodía, sino por lo delicado de sus letras y su efectivo trabajo para herir sensibilidades.

 Hicimos algunas reflexiones intentando entender qué es lo peor de esta canción:

-Es claro que Farruko no ha estado pendiente de la exposición que últimamente se le da al tema del abuso contra la mujer, entendiendo el 2017 como uno de los años con mayor exposición mediática a una problemática que históricamente ha sido delicada. Y si sí estuvo pendiente tenemos que decirle a Farruko que no entendió nada, pero nada nada de la tarea. Profe, póngale cero.

-Sería un error fatal hablar de censura, de empezar a elegir las letras de los músicos y a hacer una tarea de acompañamiento a todas las canciones. El valor de la música también tiene que ver con la libertad, con la posibilidad de sacudirse la doble moral, con la necesidad de contar realidades sin necesidad de maquillar. Pero es aquí donde entrar a jugar el oyente, su capacidad de discernir qué escucha y qué no, a quién se le da poder y a quién no.

-Hoy por hoy es imposible escudarse en la idea de que el reggaetón nació como un género cuyo lenguaje siempre fue tosco. Hace años pasó de ser de la calle y underground para entregarse de lleno a la industria e incluso ser más poderoso y mediático que el mismo pop. Y con ese afán mediático, vienen las consecuencias y las responsabilidades. 

-Víctor Manuelle fue presa de su propio invento – o el invento de su disquera- y del afán de volver al ruedo a toda costa. En este caso juntándose con el género urbano. Él, como los cientos de artistas que seguramente alguna vez le dieron un no rotundo al reggaetón, hoy le rinden pleitesía para entrar en los listados, en las nominaciones y en la radio. En este caso, Víctor Manuelle no lo supo hacer bien y aunque es muy factible que la maquinaría detrás de él supiera lo que se venía cuesta arriba con esa canción, hoy tiene dos desenlaces: lograr con el cometido de volverse viral o terminar quemado en la hoguera viral y callado por algún tiempo.

-Esta reflexión es más un consejo para el sonero de la juventud: algo peor que el error de la letra misógina es creer que su público no tiene dos dedos de frente. Sus explicaciones y excusas frente al tema fueron vacías y ridículas: “La parte que dice ‘te voy a dar bien duro, como Chris le daba a Rihanna’ todo el mundo debe saber que ellos fueron una pareja que tuvo una relación amorosa e intensa y se estaba haciendo referencia al amor vivido antes del incidente vivido entre ellos dos”. ¿En serio Víctor? ¿En serio?

-Hace mucho, pero mucho, que Pablo Escobar se volvió un ícono pop. Hay series de las que el mundo habla mientras imita un acento inexistente, hay carros con stickers de Pablo Escobar, camisetas con la cara del personaje (y sí, gente que las usa). Intentar censurar cada vez que se habla de ese episodio es como querer borrar un capítulo de la historia de una ciudad y un país: imposible. Mejor concentrémonos en los problemas más terranales, por ejemplo, que se siga manteniendo el legado del narcotráfico en la cotidianidad; el mismo de la plata de la fácil y de tantos antivalores que quedaron en el aire.

-El video es tan pobre como la letra. ¿Qué pasó ahí muchachos? 

- Rihanna, di lo tuyo.