Se encuentra usted aquí

Tequendama en su 'Laberinto': su EP revisado canción por canción

El nuevo proyecto de 4 grandes de la música colombiana.
Tequendama.
Tequendama.
Por
Redacción Shock

Si bien Tequendama es un proyecto nuevo en la escena musical colombiana, sus integrantes no son ningunos novatos en el rock nacional.

A Amós Piñeros 

Camilo Zúñiga

Jota García

Y Alejandro Duque

Ya los conocemos por bandas como Catedral, Ultrágeno, Ciegossordomudos, Sonorama, Aterciopelados, Bajo Tierra, Zyderal, entre otras. Empezaron a formar el proyecto en 2015 y fue solo hasta ahora que lanzaron Laberinto, su primer EP. “Es como el primer capítulo. Es un grupo de canciones que define el rumbo de esta banda, que está evolucionando muy rápido”, nos cuenta Jota.

Tequendama: la reinvención de los sonidos colombianos

Tequendama une la potencia del rock and roll con lo “groovy” de los sonidos electrónicos. Sin tener guitarra, tienen toda la potencia rockera asociada a este instrumento. “Somos una banda de rock pero más prima de Chemical Brothers que de AC/DC". Su sonido es fresco, enérgico y muy distinto a todos sus anteriores proyectos. No temen experimentar, pues como nos dijo Jota, "Todos nos conocíamos de toda la vida por los grupos con que nos hemos cruzado. Lo bueno es que todos podemos aportar de los que sabemos. Hemos pasado por mucho  y no tememos hacer cosas nuevas". 

Jota y Amós arrancaron haciendo algunas canciones y se dieron cuenta de que había potencial para algo más. Meses después se unieron Camilo y Alejandro para conformar el que según Jota es "el equipo más productivo que han tenido". Amós y Jota empezaron a explorar las emociones detrás de cada riff.  "A partir de ahí salieron las palabras y surgió una narración que, con la intención correcta, está conectada con una inquietud de la vida". Para Amós, "El mensaje es lo que más importa. La música es un vehículo para transmitir un mensaje". 

Las canciones salen de jams en el ensayo. "Yo (Jota) tiro un riff, Alejo sugiere un ritmo, eso me dice algo y Amós y Camilo empiezan a "jammear". Las últimas canciones han salido de los 4 en el ensayo. Cuando ya tenemos algo que nos gusta lo grabamos en el celular y nos ponemos a bajar eso a un demo. Eso hicimos, pasamos de jams a demos". 

Para Amós, Laberinto tiene un hilo conductor que es la búsqueda de respuestas dentro de una realidad compleja. “Las canciones hablan de una búsqueda personal en distintos aspectos de la vida en los que uno no sabe muy bien cuál es el camino. Son reflexiones de lo que se vive como país y como individuos”.

Tequendama nos desglosó canción por canción su nuevo EP.

Laberinto

Fue la segunda o tercera canción que compusimos. De entrada traía esa búsqueda y esa necesidad de tener ese matrimonio entre lo groovy y la potencia del rock. En Laberinto hablo de un momento particular de la vida en el que hay como un laberinto de espejos y hay explosiones. En ellas las partes que más daño te hacen son las más pequeñas. Es un paralelo a cosas que uno puede estar viviendo en Colombia. La imagen de laberinto es muy poderosa. Es el ejercicio de la búsqueda de un centro. Hay mucha mitología alrededor de eso, es una canción que transmite bastante.

Forastero

Es la canción que más claro nos dejaba el camino de cómo iba a ser el sonido de esta banda. Habla de un momento en el que uno se enfrenta a estar lejano a su propia luz y emprende una búsqueda para encontrar ese rayo de sol. 

Libertad

Es la primera canción que hicimos en formato de ‘jam’. Nació en un toque ya todos juntos. La letra es un poco panfletaria y juvenil sobre la libertad y encontrar la comunión con la realidad en las más pequeñas cosas.

Nadie lo sabe

También fue de las primeras. Esa salió tocando. La construimos en un ensayo. Es bastante rockera y clásica. Tiene guiños a los 90. Habla justamente de la incertudumbre como lo único claro que tienes en la vida. Lo único que uno puede hacer es tratar de hacerlo buen. Hay que entregarse a esa incertidumbre.