Se encuentra usted aquí

Todos quieren con Lalo Ebratt: el diamante musical de Santa Marta

Este año el artista nominado al Latin Grammy consolidó su proyecto musical y, hasta la fecha, suma más de 16 colaboraciones nacionales e internacionales
LALO EBRATT CON J BALVIN Y JUANES // @laloebratt
LALO EBRATT CON J BALVIN Y JUANES // @laloebratt
Por
Sebastián Peña

Santa Marta es una ciudad llena de talentos en todas las artes y los deportes, pero hace mucho tiempo no tenía un nombre que arrasara con toda la atención por su propuesta musical; hasta que apareció en el mapa Lalo Ebratt. El artista que se adueñó de las emisoras y plataformas digitales en 2018 con Mocca, una de las 55 mejores canciones de ese año, se ha convertido en el favorito de muchos cantantes latinoamericanos y cada canción en la que participa se convierte en un himno de fiesta con mucho flow. La misión de Lalo, ahora nominado a Grabación del año en los premios Latin Grammy por La Plata con Juanes, es contagiar al mundo con su sabor y estilo, ese que tanto le criticó su círculo al inicio de su carrera y que hoy es motivo de orgullo para su ciudad natal.

Por: Jhoan Sebastián Peña - @SebasNews

Eduardo Ebratt nació en febrero del 93 en Santa Marta, vivió casi toda su vida en el barrio Municipal de la ciudad costera y alcanzó a estudiar un par de cosas en la Universidad del Magdalena. Hoy en día tiene tan rayado su cuerpo que desconoce la cantidad de tatuajes que se ha hecho, lleva las uñas pintadas a lo loco, se tintura el pelo con más colores que el arcoíris y acumula cientos de sellos en su pasaporte al punto que tuvo que solicitar uno nuevo a la Cancillería. Pero no siempre fue así.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by  (@laloebratt) on

‘Lalo’ es un personaje que nació en las calles cuando Eduardo era un pelado e improvisaba con sus amigos del barrio. En su "fucking Colegio Divino Jesús", como lo llama él, siempre participó en las actividades relacionadas con la actuación, pero el amor por la música se apoderó de su ser.

Santa Marta es una zona de Colombia en la que se escucha todo tipo de música y por eso las influencias artísticas de Lalo tienen mucho vallenato, bastante pop anglo y una buena dosis de reggaetón. Desde la secundaria Lalo se pinta el pelo, se raya el cuerpo y adopta una figura extra fashion. Al principio sufrió mucho matoneo y el rumor que más lo perseguía ponía en duda su sexualidad: “la gente no entendía que yo era un concepto, ni que llevar todo este flow encima era algo que me salía del corazón y la forma de exteriorizar en mis pensamientos. Mucha gente decía que yo era gay”.

 
Posted by Lalo Ebratt on Sunday, January 29, 2017

El artista es hijo único, extremadamente familiar y al principio de su historia artística hacía muchas cosas a escondidas de su mamá que no lo dejaba tener el pelo largo y mucho menos pintarse las uñas. En esa época era muy difícil grabar música en Santa Marta y era aún más difícil para alguien que no tenía contactos con otros artistas. Por eso, las primeras creaciones de Lalo quedaban guardadas en archivos de audio del celular; esa era su hoja de vida.

 

https://www.youtube.com/watch?v=DloB4RBMz24

Posted by Lalo Ebratt on Friday, January 6, 2017

En la Universidad del Magdalena el samario estudió un par de semestres de Cine y Medios Audiovisuales y ahí empezó a darle una personalidad visual más definida a su proyecto musical. Luego de eso su mamá lo inscribió a estudiar Comunicación Social y Periodismo, pero se repitió la historia: no paraba bolas a las clases y se escapaba para poder hacer música.

Yera Music, uno de los grandes productores de la música actual colombiana, fue el primero que le abrió las puertas de un estudio musical a Lalo Ebratt y uno de sus grandes maestros. “De Yera he aprendido mucho sobre humildad. Él es importantísimo para mi historia, me permitió dormir en su sofá cuando yo no tenía dónde quedarme y me enseñó bastante de prudencia”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Yera (@yeramusic) on

Ya con un par de grabaciones, el nombre de Lalo empezó a hacer eco en Santa Marta. El inicio fue complicado porque él era su propio mánager; lo contrataban para shows y no le pagaban, le hacían entrevistas en medios y nunca se publicaban. Eso es un golpe fuerte para un artista nuevo e independiente que vive con la ilusión de que alguien crea en su proyecto. 

Cuerpo de guitarra fue uno de los primeros tracks de Lalo que mostraron el potencial que tiene para crear música diferente, traviesa y cadenciosa. Es necesario ver el videoclip oficial del tema para darse cuenta de su evolución y entender que él es un caso de éxito que no surgió de la noche a la mañana.

Otro de los tracks más importantes en la historia de Lalo es La carita, una canción en la que se muestra la creatividad que tiene el samario para jugar con las palabras. El video oficial deja expuesto que su proyecto no solo es musical, sino que se complementa con la parte audiovisual. Este clip llegó a las manos de Universal Music y ahí se dio el primer acercamiento del artista con la que hoy en día es su disquera.

Santa Marta es una ciudad hermosa y tranquila, pero Lalo sabía que sus sueños tenían que empezar a materializarse en la capital del país. Por eso tomó la decisión de agarrar una flota, aguantarse un viaje de 16 horas y probar suerte en Bogotá. Las cosas ahí no se pusieron más fáciles; Lalo dormía en la silla de la casa de un amigo, se montaba en Transmilenio a cantar y le mentía a su mamá diciéndole que todo estaba fluyendo en su camino a ser un músico con una economía estable.

Ya en Bogotá conoció a Skinny Happy y empezaron a hacer música en conjunto bajo la dirección de Yera, grabaron un montón de canciones y sabían que entre manos tenían tracks llenos de flow con mucha calidad. Cuando el samario se quedó sin plata, tuvo que regresar a Santa Marta y empezar a vivir con su esposa e hija en la casa de sus suegros. Lalo es creyente y recuerda con mucho cariño una reunión que tuvo por esa época con su actual mánager Sergio Rodríguez en Barranquilla: “en un momento en que me sentía super solo y estancado llegó él a decirme que quería trabajar conmigo. Estoy seguro de que el mismo Dios intervino para que eso pasara”.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Checho Rodriguez (@chechorodriguez) on

TRAPICAL MINDS

Luego de mucho tiempo de trabajo el que ahora es su equipo de managment les propuso a Yera, Skinny, Happy y Lalo ser un colectivo de música y así, de forma natural, fue como surgió el proyecto Trapical Minds, “el nombre de nosotros cuatro era el que yo le iba a poner a mi primer álbum, nosotros somos diferentes mentes tropicales que crearon un nuevo género musical porque hacemos una mezcla de muchas cosas”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Trapical Minds (@trapicalminds) on

El 27 de abril de 2018, ya siendo parte de Universal Music Spain y Trapical Minds, se lanzó Mocca, canción que cambió la vida de Lalo. Este sencillo tiene un coro adictivo, una letra coqueta y el flow necesario para ser parte de las mejores canciones de ese año. “Tu me encantas más que el chocolate” se convirtió en la frase que prendía las fiestas de Colombia, Latinoamérica y España. El tema se pegó por todo lado, fue parte de un montón de listas de Spotify y la responsable de que los Trapical Minds empezarán a girar y ofrecer conciertos por todo el mundo.

Mocca llegó al #1 de Spotify destronando a J Balvin y en ese momento les llegó una propuesta difícil de rechazar. El hitmaker paisa quería hacer su propia versión y ser parte del remix oficial metiéndole el flow que lo ha hecho ser el nuevo rey del reggaetón.

Luego de Mocca han pasado mil cosas … o bueno, muchas más. A la oficina de Lalo empezaron a llegar solicitudes para que el artista participara en temas de otros cantantes y le metiera el flow necesario para convertirse en hits.

En 2018 fue parte de Baby Girl del músico-youtuber Mario Bautista, canción que se viralizó en México y que le abrió las puertas de ese país a Lalo y a Trapical. Gracias a este tema el samario pudo cantar en vivo ante más de 40.000 personas en el imponente Estadio Azteca de la Ciudad de México.

Ese año también se sumó al proyecto de la dominicana Sharlene en el track El vecino.

Luego de un gran 2018, la mejor forma de empezar el 2019 era impactando desde el inicio. El 11 de enero Juanes hizo el lanzamiento del track La plata; una guasca vallenatera en la que Lalo le inyecta de forma magistral su flow. La canción tuvo un impacto mediático envidiable y todo el mundo empezó a preguntar “¿quién es ese man que le metió el sabor a una canción de Juanes?”.

Belinda, Los Ángeles Azules, Sebastián Yatra, Ventino, Lola Indigo, Joey Montana, Reik, Mahmood, Saak y Tini Stoessel entienden el poder artístico de Lalo y es la razón principal por la que lo han invitado a formar parte de sus temas. Muchos de ellos han llegado al #1 de listados en plataformas digitales.

¡Todos quieren con Lalo Ebrat y ya nos queda claro por qué!

Recomendado: El diccionario coleto y costeño de Trapical Minds

#LaMúsicaNosUne