Se encuentra usted aquí

.

Will Joseph Cook: Indie británico para sentirse bien

'Something to feel good about', el segundo álbum del artista, se dividió en dos partes.
Foto cortesía del artista
Foto cortesía del artista
Por
Redacción Shock

Will Joseph Cook es uno de los jóvenes artistas más prometedores de Inglaterra. Con apenas 22 años de edad, Cook ha estado dedicado a escribir canciones y componer música desde los 15 años. Su primer disco salió en 2017 y después de una pausa de tres años en la que se dedicó a viajar, conocer otros músicos y trabajar en su podcast, en 2020 prepara el lanzamiento de Something to feel good about, su segundo disco que saldrá bajo su propio sello, Bad Hotel

Con la libertad que le da lanzar el disco a través de su propio sello Will Joseph Cook decidió dividir el álbum en dos partes, y liberó la primera parte del disco el 21 de septiembre de 2020 como modo de celebración el equinoccio de verano. La segunda parte del disco saldrá el 27 de noviembre. 

Hablamos con el joven artista sobre el trabajo detrás de Something to feel good about


¿Qué ha pasado entre el 2017, año en que lanzaste tu último álbum, y el 2020 en que saldrá uno nuevo?

Me tomé un tiempo para hacerlo y para concentrarme en otras cosas distintas a mi música porque creo que me metí de plano en hacer música desde que tenía 15 años entonces pensé que debía vivir una vida fuera de esto. Viajé durante un tiempo y creé un podcast con un amigo, por ejemplo. Igual he sacado un par de sencillos durante este tiempo, a finales de 2019 para volver a familiarizarme con el proceso. La mayor diferencia es que este álbum es mucho más personal que el anterior, me permito ser más vulnerable en este. 

 

¿De qué se trata el podcast?

Se llama Bad Hotel, que es también el nombre de mi propio sello por el que voy a lanzar el álbum. El podcast fue donde comenzó todo, y lo hago con Dan, mi guitarrista. Básicamente es un podcast que cuenta la historia de las carreras de jóvenes creativos. Por ejemplo, hay trabajos muy interesantes como ser fotógrafo de eventos musicales en vivo, DJ de Radio One, alguien que trabaja como parte del crew de una banda cuando están de gira. Es sobre esos trabajos y formas de pasar tu tiempo de las que no tienes ni idea de cómo se entra a ese mundo. ¿Cómo la gente consigue ese tipo de trabajos? Y usualmente es algo al azar, entonces en el podcast invité a personas que tenían este tipo de trabajos para hablar de sus procesos y cómo llegaron hasta allá, solo porque era algo que me interesaba y me daba mucha curiosidad. 

Fue un proceso muy interesante. De hecho uno de los directores de videos musicales que entrevistamos para el podcast va a hacer un video para el álbum. Fue muy chévere tener este espacio para respirar, con buenas colaboraciones y buenas conexiones. 

 

¿Cuál es la diferencia entre hacer podcasts y hacer música? ¿cuál te parece más divertido?

Yo disfruto más entrevistar a otros porque me gusta escucharlos, y creo que la creatividad en un podcast está en preguntarle al otro algo que siempre quise saber pero que nunca les han preguntado y que sé que un entrevistador tradicional no les preguntaría porque no son preguntas que estén promocionando nada. 

La mayor diferencia es que el podcast es muy externo, es sobre otras personas y para conectar con los fanáticos a otro nivel. Y creo que la música necesita que me concentre más en mí mismo y descubrir qué es lo que estoy intentando decir. El podcast no es solo mi voz, sino la de los otros. 

 

¿Cuál fue tu inspiración para el nuevo álbum?

La mayor inspiración fue mi amigo Eric, su nombre artístico es rarísimo, Okudaxij, un nombre terrible, pero él es un amigo de un amigo y escuché su álbum, que es muy sencillo y desde el corazón y me recordó de cuando yo comencé a escribir música que era más enfocada en la guitarra. Lo escuché, comenzamos a hablar y terminé yendo a Estados Unidos a grabar con él, y aunque no hice todo el álbum con él, ahí fue donde empezó todo. Conocí al productor del álbum en ese viaje y creo que podría decir que ese viaje a Estados Unidos fue la inspiración, y luego traté de ser honesto y abierto con cómo ha sido mi vida durante los últimos años.


Es un disco vulnerable.

Seguro. Pero creo que la mejor música lo es. Creo que la mayor diferencia para mí es que he cambiado y ya no escucho la música de la misma manera. Al crecer y al tener más experiencias de vida, incluso experiencias negativas, ahora escucho a alguien hablar de experiencias similares en una canción y a través de su música y siento una especie de sanación o de validación cuando escucho en una canción algo similar a lo que estoy viviendo. Esta fue la primera vez en que la música fue una herramienta de ese tipo para mí. Antes de eso solo pensaba que escuchar música era divertido, era para divertirme. Pero luego de repente sentí que en verdad necesitaba escuchar música para sentir. 

Entonces con este disco quise hacer eso mismo para la gente. Hacer un disco lo más honesto posible con estos temas y lo más vulnerable que me permitiera con la esperanza de que los otros sientan esa conexión que yo he sentido.


¿Ha cambiado tu forma de escribir para este álbum?

Uno de los más grandes cambios ha sido que generalmente me he sentido más confiado con lo que escribo, y por eso me siento más relajado al momento de trabajar con otra gente. No es como si trabajara con escritores y productores que no conozco, sino que me siento mucho más relajado al trabajar con amigos, mostrarles un demo y preguntarles si tienen ideas. He sido mucho más abierto y me he divertido mucho más. No entiendo por qué antes me ponía esta camisa de fuerza para terminar una canción yo solo. Ahora me he divertido más colaborando con otros. 


¿Cómo crees que este álbum será recibido con medio mundo aún encerrado en sus casas?

En este momento la gente probablemente esté poniéndole más atención a las palabras y creo que ahora que la gente está separada, distanciada físicamente, está deseosa de sentir algún tipo de conexión con alguien. En ese sentido creo que conectarse a través de la música está siendo muy importante, porque estamos desesperados buscando esa conexión. 


¿Cuál es tu canción favorita de este nuevo álbum?

Es un álbum muy variado, de verdad lo amo todo. Creo que es la primera vez que hago un trabajo del que puedo decir que realmente me gusta todo en él. Pero me gusta mucho la canción Wayside. Hace poco se la mostré a un amigo y él la describió como si tuviera una melodía muy clásica, como si la hubiera encontrado enterrada, la hubiera limpiado un poquito y así llegado a la canción. Fue una de las canciones más divertidas de hacer, la hice con Okudaxij. Estábamos en un estudio que tenía acceso a muchos instrumentos que no utilizaríamos normalmente. Todas las guitarras estaban afinadas con el modo Nashville, que es que le cambian las cuerdas a la guitarra y le ponen unas muy delgadas y hace que suene como un arpa. Incluimos unas arpas digitales, tocamos la percusión con lápices y borradores y grabamos las primeras voces a través del teléfono. La pasamos bien. 

Todas las canciones tienen historias así. La mayoría las hicimos en ese estudio o en el estudio del productor y la pasamos muy bien.


Cuál es tu historia favorita detrás de las canciones de este disco?

Hay una canción que se llama Down down down. Fue una de las últimas canciones que grabe, justo antes de entrar en cuarentena. Tenía esta canción desde hace un par de meses, la tenía dándome vueltas en la cabeza desde hace rato y decía que la pondría en el siguiente álbum porque no teníamos tiempo de terminarla y grabarla. Pero como comenzó la cuarentena y todo se retrasó dijimos "¡hagámosla rápido!". La hice con un amigo mío que de hecho fue la primera persona con la que grabé una canción y no habíamos trabajado juntos desde que yo tenía 15 años y cada uno tomó su camino en la música. Le escribí de la nada preguntándole si quería hacer una sesión conmigo y le mostré esa canción y la montamos en un día. Fue muy divertido, me encantan esas canciones que se hacen tan rápido que casi no tienes ni que pensar. 

La escribí sobre una experiencia que era muy cruda y reciente para mí. Había estado en una relación larga, de cinco años, que terminó muy mal y yo estaba con el corazón roto. La escribí sobre la primera vez que sales con alguien después de la ruptura. Sentí que tenía una perspectiva muy única de la situación, algo triste, un poco disociado donde realmente no te sientes en el momento y te sientes como muerto por dentro y quieres poner distancia entre tú y tu relación pasada. Quieres alejarte lo más que puedas y es una mezcla extraña de emociones en las que estás feliz de seguir adelante, pero te sientes triste y confundido. La canción lo explica mucho mejor que yo lo acabo de hacer, así que escúchenla.

 
Más contenido sobre: