Se encuentra usted aquí

Pensándolo bien, Messi y otros cracks no son tan afortunados como parecen

Messi encabeza la selección de futbolistas más salados que un paquete de maní
Por
Héctor Cañón

El astro argentino nunca ha ganado nada con la selección de mayores de su país. Ahora llega a la Copa América Centenario arrastrando una nueva lesión. Para colmo de males, acaba de terminar el juicio en el que se comprobó que su papá lo engañó a la hora de hacer cuentas y podría terminar en la cárcel por fraude al fisco español. Por eso encabeza el once de jugadores de malas con la camiseta de su país.

Por Héctor Cañón Hurtado @CanonHurtado // Foto: Getty

En el fútbol, como en la vida, no basta con una férrea mezcla de talento y disciplina para lograr los exclusivos triunfos de aquellos que se levantan por encima de las masas anónimas para lograr en vida la inmortalidad. La suerte también cuenta a la hora de consagrarse en las canchas del balompié. Ahora, en estos tiempos vertiginosos en los que todo aquel que no rinda al cien por ciento puede ser remplazado inmediatamente por cualquiera de los que espera su turno, el más mínimo desliz en la fortuna puede pasar una costosa cuenta de cobro.

Las lesiones de última hora, la animadversión de los directores técnicos, la traición de los familiares en los que confiaban, la demente violencia de los fanáticos o la competencia contra un súper dotado que no cede un centímetro en la pelea por el protagonismo son algunas de las razones por las que algunos jugadores, que han brillado hasta el cansancio con sus clubes, no han logrado desarrollar todo su potencial con la camiseta de la selección de su país.

No basta, en el fútbol y en la vida, con tener calidad y ser un trabajador consagrado para triunfar. El señor dinero, que es la vara mágica con la que los grandes clubes de Europa hacen y deshacen en el planeta fútbol, controla a su antojo el reino del balompié. Los futbolistas actuales llegan a las citas con sus selecciones desgastados por las exigentes temporadas, estresados por la presión que ejercen hinchas, directivos y prensa deportiva y andan ansiosos por confirmar que pueden lograr por amor a su país lo mismo que logran para facturar los exorbitantes sueldos que tienen en los equipos para los que trabajan casi todo el año

Además de los dones y la disciplina, los cracks modernos necesitan tener una estrella que los libre de los innumerables males que los aquejan en la actualidad. Aquí tenemos el once ideal de futbolistas que no han podido brillar con sus selecciones como lo hicieron con sus clubes. ¿Quién se nos quedó por fuera?  

Arquero: Keylor Navas (Costa Rica)

La pregunta en el caso del súper arquero costarricense es si la tendinitis que le impidió hacer parte del equipo que disputa la Copa América Centenario apareció justo después de que se coronará campeón de la Champions League con Real Madrid o si, por el contrario, no jugar para su selección es una orden del club que lo espera en un mes para retomar labores.

Defensa: Dani Carvajal (España)

Cuando se alistaba para despuntar por fin con la selección España, tras ser sacado de la lista de convocados para Brasil 2014 a última hora, el defensor del Real Madrid se lesionó en el último partido de la temporada. ¿Así o más de malas? 

Defensa: Andrés Escobar (Colombia)

La mala suerte de Andrés Escobar fue haber nacido en un país en el que hay gente que es capaz de matar a un futbolista por cometer un error en el terreno de juego. ¡Grande, Andrés!

Defensa: Marcelo (Brasil)

El lateral brasilero no le cae bien a Dunga, el director técnico de su selección, y esa es la única razón para que no haya sido convocado, a pesar de ser uno de los pocos futbolistas de ese país que aún recuerda como jugar con la pelota.  

Volante: Kaká (Brasil)

El brasilero, a pesar de ser un consagrado cristiano, no es un hombre de suerte con su selección. Nunca ha podido jugar una Copa América. Hace un par de semana fue convocado tras la lesión de su paisano Douglas Costa, pero le hicieron un examen intempestivo cuyo resultado dictaminó que debe estar veinte días reposando. Plop. ¿Será verdad que arrastra una nueva lesión o quienes dirigen a la peor selección Brasil de la historia se echaron para atrás con su convocatoria?

Volante: Fernando Redondo (Argentina)

La mala fortuna del crack argentino fue que nombraran a Pasarella director técnico de la selección Argentina. De inmediato, prohibió a los mechudos en el equipo y Redondo prefirió no motilarse a ceder ante esa facha medida que nos recuerda las leyes de las Farc en El Caguán. 

Volante: Lionel Messi (Argentina)

Que el propio papá lo traicione a uno a la hora de sacar cuentas es el colmo de la sal. Messi llega a la Copa América Centenario arrastrando una de esas lesiones que solo aparecen cuando sale a vacaciones del Barcelona y con la cabeza hecha, literalmente, un lío porque su papá puede terminar en la cárcel por administrar como bandido la fortuna que él se gana pateando el balón.

Volante: Luiz Gustavo (Brasil)

El patadura brasilero es otro de los grandes ausentes de la Copa América Centenario. Una nueva lesión le trajo la mala fortuna de perderse el torneo, pero libró de su juego sucio a los rivales, quienes deben reconocer su buena estrella con el suceso.

Delantero: Luis Suárez (Uruguay)

Después de haber dejado atrás, a punta de fútbol y goles, las secuelas de su mordisco a Giorgio Chiellini en Brasil 2014, Luchito vuelve a perderse la oportunidad de jugar para su selección. Esta vez el motivo no es una excesiva sanción de los hampones de la Fifa, sino una lesión en el último partido de la temporada.

Delantero. Dorlan Pabón (Colombia)

Pékerman aún no le perdona el hecho de que haya pateado un tiro libre que le correspondía a James Rodríguez. Por eso, a pesar de su estelar momento en la liga mexicana, al popular “Memín” no lo dejan ni oler la camiseta de la sele. Lástima: todos merecemos una segunda oportunidad.

Delantero: Falcao García (Colombia)

A pesar de tener todo el dinero del mundo, el Tigre es muy de malas con la selección y si lograra volver algún día podríamos reconocer que los milagros existen. 

 

Temas relacionados: 
Publicidad