Se encuentra usted aquí

Arcade Fire: "Vemos la música como algo que no cede a la superficialidad"

Por
Redacción Shock

Los canadienses Arcade Fire, que recientemente publicaron "Reflektor", su cuarto álbum de estudio, ven la música como algo "extremo y descontrolado" que no debe ceder a "la superficialidad".

"El secreto es ver la música como algo que tiene que ser descontrolado, extremo, que no ceda a la superficialidad, pero que cree una atmósfera feliz que sea socialmente integradora", manifestó en entrevista al semanal portugués "Expresso", Richard Reed Parry, el multi-instrumentalista miembro de Arcade Fire.

Con inspiraciones en el carnaval de Haití, adonde dos de sus miembros, Win Butler y Regine Chassagne, viajaron a finales del 2010, meses después del terrible terremoto que asoló la isla caribeña, Parry resalta la calidad musical del país y lo compara con Brasil.

"Haití es parecido con Brasil. Los dos países tienen una historia negra, repleta de violencia y miseria, pero aún así, crearon la música más eléctrica y feliz que se puede encontrar", juzgó Parry (Ontario, 1977).

La banda de Montreal, liderada por la pareja Butler y Chassagne, cuyos padres son haitianos exiliados en Canadá, recordó algunos momentos de la grabación de "Reflektor" y la dificultad de aprender los ritmos haitianos.

"Nuestro cuerpo no aguantaba. Tocamos a nuestra manera desde hace 15 años, aunque pensamos que tenemos una mente abierta. Pero cuando nos enfrentamos a aquello y nos pidieron tocar, simplemente no conseguíamos, era físicamente imposible", evocó el batería Jeremy Gara.

"Soñamos con que aquel país (Haití) vuelva a ser lo que era", asumió Butler, que hace siete meses vio nacer su primer hijo junto a Chassagne.

Los canadienses están considerados como unas de las formaciones referencia en la escena independiente gracias a su atrevida combinación de instrumentos clásicos con ritmos rock.

"Funeral", su primer trabajo editado en 2004, sorprendió a la crítica por su sonido exuberante y envolvente cercano al rock sinfónico.

En 2007, "Neon Bible" confirmó el talento de los canadienses, quienes produjeron un disco con una factura aún más multiinstrumental, y en el 2010 firmaron "Suburbs", la antesala de su nuevo "Reflektor".

Por EFE

Temas relacionados: