Se encuentra usted aquí

El bar para pasar guayabo ya es una realidad

Si no están lo suficiente borrachos, no entran.
Por
Redacción Shock

Un buen colchón, una buena cama y hasta una barra de oxígeno componen el primer bar para la resaca. En Ámsterdam, de viernes a domingo, llegó lo que los borrachines esperaban.

Para poder ingresar al Hangover Bar se debe tener un mínimo de alcohol en la sangre. Si el cliente no lo tiene, no entra. Funciona de viernes a domingo y el genio detrás del que parece ser un exitoso negocio no vende trago, recupera a aquellos que se han inmiscuido más de la cuenta en él.

El primer bar de resaca del mundo funciona en Ámsterdam, abre a las 10 a.m y cierra a las 6 p.m.

La terapia de recuperación es bastante agradable para la generación Netflix, puesto que además de ofrecerle a los clientes una cama y una almohada, les tienen preparada la serie en repetición que los clientes deseen y además la barra no sirve alcohol sino productos de recuperación para el organismo, incluso una zona de vegetación e inhaladores de oxígeno.

El bar se ha vuelto tan popular que ahora hay que reservar en línea.

Temas relacionados: 
Publicidad