Se encuentra usted aquí

La youtuber-sicóloga que se dedica a curar enfermedades mentales

Psiquecome, un programa en YouTube para dejar tanto malestar mental.
Por
Redacción Shock

Lina García es una sicóloga de 25 años para la que todo malestar tiene un nombre y debería tratarse sin tanto tabú. Por eso decidió crear Pisquecome; un programa en YouTube para hablar abiertamente de todas esas emociones con las que nos cuesta cargar, esas que no hemos identificado y que muchas veces nos dejan fuera de foco. 

Por: Diana Romero // @solopopo – Fotos: Daniel Álvarez // @daniel.alvarez9

A sus 25 años, después de haber explorado innumerables creencias “religiosas” para tratar de resolver el malestar como cristianismo, yagé y ahora Hare Krishnas, Lina García encontró también en la psicología una razón para entender muchas cosas sobre su vida. En especial, le ha servido para manejar un episodio doloroso en el que ha trabajado durante muchos años y que es la base del programa en el que integra psicología y gastronomía. “Después de que una de las personas que más he amado en la vida se suicidó, sentí mucha impotencia. En ese punto de mi vida era muy chiquita y no sabía qué podía hacer. Por eso, siempre he querido llegar a los jóvenes, para poder darles esperanza. Uno no puede dar de lo que no tiene. Sé perfectamente qué significa levantarse y no tener ganas de vivir”.

En su rostro ya no quedan rasgos de un dolor tan profundo. Habla con seguridad de lo que quiere y agradece su proceso con su terapeuta. “Todos los psicólogos deberían tener un terapeuta y me gustaría mostrar que todos los que van al psicólogo no es porque estén locos, pues todos en algún punto de su vida debería ir a un psicólogo para hablar de esas pequeñas cosas que creemos que no están funcionando en nuestra vidas”. 

Hoy, su vida es una secuencia de actividades que la llenan. Trabaja de 7 a.m. a 5 p.m., estudia de 6 p.m. a 10 p.m., los sábados graba, planea y estudia los capítulos de Psiquecome y los domingos monta en bici o escala y medita. Ahora quiere compartir lo que ha aprendido con su programa Psiquecome porque, afirma, que aunque todo el mundo incluya en sus oraciones dramáticas la depresión, la bipolaridad o la anorexia, nadie en realidad sabe qué se siente padecer de alguno de estos trastornos. “Quería compartirlo porque que sé que aquí y ahora, en este momento, en Colombia cada 40 segundos se suicida una persona y son personas que seguro no tienen ni idea de que hay una solución”.

Lina García inesperadamente llego al mundo de los youtubers cuando publicó un vídeo parodiando a la graciosísima mujer que compra una máscara de Chewbacca y se graba dentro de un carro riéndose a carcajadas y disfrutando locamente del regalo que se ha hecho para sí misma

“A mi sobrino le regalaron  la máscara y decidí hacer un chiste con eso, después de que lo subí todo el mundo me empezó a decir que debería ser youtuber, y yo lo vi al comienzo como un chiste. Después conversando con mi hermano pensábamos en que sería chévere tener un canal de YouTube en el que uno pudiera procrastinar de una forma útil. Y pensé en unir las dos cosas que más me gustan: hablar de piscología y comer”. 

Psiquecome ha tomado forma desde entonces y ya ha publicado siete capítulos en los que cualquier persona podrá identificar su malestar. Nos esperan cuatro temporadas más en las que además de psicología podremos tener a la mano un par de sitios en los que se puede comer delicioso y conversar. Hablamos con ella desde Cine Tonalá, su lugar favorito, donde dispusieron un piso completo para que, una vez más, hablara sobre su programa. 

¿Cuándo inicia Psiquecome?

En mayo de 2016 el proyecto tenía otro nombre: Gastronaut. Todos los días hablaba del tema y nunca empezaba. Me cuesta empezar porque, además, mínimo cada tres días tenía que subir algo. En el fondo también estaba el riesgo de que a la gente le pareciera una pavada, pero decidí arriesgarme. Una amiga me impulsó bastante y empecé a hacerlo con mucho amor y con las uñas. Una amiga me grabó el primer video, apareció un amigo que tenía un restaurante, le comenté la idea y me dijo que lo grabara ahí. Me ha ido muy bien en todos. Se lanzó el 5 de septiembre, el día de mi cumpleaños. Aproveché que todo el mundo me escribió para mi cumple y yo respondía los comentarios agradeciendo e invitando a ver el lanzamiento de Psiquecome.

¿Cómo ha sido la evolución?

Me he basado un montón en las críticas constructivas. Hay gente que me ha dicho, “me encanta, pero el audio esta pésimo”. Todo el mundo se ha unido en este proyecto por amor al arte. Por ejemplo, un realizador asperísimo de la Tadeo, que se llama Sebastián Espinosa, me dijo que le encantaba y quería editarlo. Gracias a él y a su dedicación cada vez va mejorando. El logo lo hice en Power Point y una amiga diseñadora luego me lo rediseñó y me lo regaló. Ha sido sin siquiera buscarlo, todos han llegado y me dan de lo que saben.

¿Cuál es la intención detrás de Psiquecome?

Es dejar que todo deje de ser tabú. La sociedad, sobre todo la bogotana, maquilla mucho las cosas. Conversaciones tan simples como la de la amiga sutil que pregunta: “¿Cómo está tu hijo?, ¿cómo sigue del accidente?”. ¿Te refieres al que se tiró de la ventana y se quería suicidar? O comentarios como, “¿Cómo va tu hija? Está divina, se ha adelgazado un montón”, y la niña a la que se refieren tiene bulimia. La gente no es capaz de ponerle nombre a las cosas, nadie es capaz de hablar de eso porque qué oso, qué vergüenza. Tampoco estoy diciendo que se publique en Facebook “Mi mejor amigo se suicidó”, pero yo creo que hay que aprender a manejar las cosas. 

Psiquecome quiere llegar a todas las personas, desde los papás con pautas de crianza, especialmente a las niñas entre 14 y 22 años, hasta adultos, para que identifiquen el problema que sienten en sus vidas y sepan tratarlo a tiempo.

¿Qué te impulsa a grabar el programa? 

Durante mi vida me he enfrentado a situaciones en las que mis amigas se han tratado de suicidar y son las mismas mamás las que le dicen al médico: “No fue un error, es que mi hija quería quedarse despierta toda la noche porque está en parciales y exageró”. Ese era el momento para que la intervinieran y  tristemente esa es la mamá que en tres meses está llorando y preguntándole al cielo por qué se la vida se llevó a su hija. Hay niños que se quedan en piyama una semana seguida, encerrados y jugando Xbox. Uno le dice a los papás que su hijo está en un episodio depresivo mayor aislado, que no se baña, que llora, que lo lleve a un sicólogo, pero son papás que no hablan de esto. Son personas que no hablan de ningún trastorno, sea bulimia, anorexia, depresión, ansiedad, porque qué oso, qué dirán o simplemente a todo le dan unas conclusiones irracionales por pura ignorancia. “Que si la niña se corta, eso es que quiere llamar la atención”. ¡No! Su hija está pasando por un episodio tan doloroso emocionalmente que trata de compensar ese dolor cortándose y no es que quiera llamar la atención. Quizá si se llamaran las cosas por su nombre, la gente no intentaría lastimarse.

¿Cuál es el mayor problema que enfrentan las adolescentes?

Vivimos en un punto de la vida en el que lo que tiene likes en Facebook es subir cosas estando flacas, guapas. Yo subo videos hasta en pijama. Mi objetivo no es que el mundo me vea guapa, sino que las niñas entiendan que no está escrito en ningún lado que uno debe ser flaco, que uno no puede disfrutar, comer, vivir o ser. Pero nos meten unos estereotipos desde niños muy erróneos y que lo hacen sufrir a uno un resto. Yo todavía no soy terapeuta para tratar pacientes, pero desde que yo le llegue a una adolescente que diga: “oiga, yo no soy la única que se siente fuera de parche, que se quiere morir hoy”, con que yo pueda llegar a ella, para que ella decida no lacerarse, no cortarse, o incluso matarse porque no es la única que está pasando por eso, el objetivo está cumplido.

¿Cuál es la relación entre hablar de sicología y comer?

Fue inconsciente. Fusioné las dos cosas que más me gustan. Recomiendo platos y la gente aprende sobre psicología.

¿Cómo escoges la temática de la que vas a hablar en cada capítulo?

Me baso en una de las clases que más me ha gustado en toda mi carrera con un profesor que admiro profundamente, sumando lo que he aprendido con mi terapeuta, diferentes experiencia personales o que me han contado, y con un libro que se llama DSM-IV-TR, escrito por Michael B. First. Ese texto es como la biblia de la psicología para diagnosticar. Cada capítulo tiene un sustento teórico. 

¿Cuál es la estructura de cada capítulo de Psiquecome?

Son videos de máximo siete minutos. Lo que como durante la semana lo comparto, lo califico y escribo una pequeña reseña del sitio con el plato. El capítulo grande se saca los domingos a las 2 p.m. y contiene tres elementos: el restaurante, el plato que se promociona y los invitados. Por lo general llevo personas emprendedoras, porque me parece útil aprovechar la dinámica para promocionar el talento de gente que tiene marcas de ropa, plantas, esculturas, músicos o actores en temporada.

¿Cuántas temporadas tienes programadas?

En este momento tengo cuatro temporadas claras. Cada temporada de 10 capítulos:

  1. Trastornos de ansiedad, que se graban en los restaurantes más ricos de Bogotá.
  2. Trastornos del estado de ánimo y alimenticios, recomendando recetas sanas porque no puedo seguir comiendo tan mal.
  3. Trastornos de personalidad: Lina psiquecome, la mejor fritanga, pizza, empanada o arepa. Cosas más típicas y tradicionales como wild
  4. Soluciones. Me basaré en DBT, una de las terapias más efectivas con experiencia empírica, que consiste en la aceptación, la tolerancia y el cambio con lo que no estoy conforme y que genera malestar al vivir.

Uno de las metodologías principales de esta terapia se llama mindfulness, que significa conciencia plena y está súper enlazada a la meditación. Ahora mismo asisto a meditación en un templo Hare Krishna, porque a través de la meditación es que uno logra estar en el presente. Con mi canal busco que los adolescentes estén conformes, toleren, se sientan plenos, estén presentes con el aquí y el ahora. Se vienen capítulos sobre la ansiedad por separación, sobre la tusa y por último sobre el suicidio, que es el que más he querido hacer. 

¿Por qué cierra los capítulos con la frase “porque el que come solo…”?

El que se come todas esas mierdas de emociones solo, se pudre solo. Mi invitación es a que no se coma todas las emociones solo, a que haga un ritual, escríbalo, háblelo. Somos seres sociales y no hay nada que no se pueda solucionar, más si es en compañía de alguien. 

Redes Psiquecome

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCrwv5JJg8yhTaexd4iX_pmg

Facebook: www.facebook.com/psiquecome/

Instagram: @psiquecome

Temas relacionados: