Se encuentra usted aquí

Monsieur Periné revela infidencias de su segundo disco

Por
Redacción Shock

Por: Mariangela Rubbini @Bilirubbini 

Cuando Monsieur Periné apareció en la escena musical colombiana, el voz a voz alrededor de este proyecto se regó de manera natural y espontánea. No se necesitó de lobby ni de payola para que el público, los medios y la industria de la música en nuestro país volteara hacia ellos y les prestara detenida atención.

El mesié, su madame y sus perinés se hicieron fuertes en la escena underground, se colaron en el mainstream y, en menos de nada, se convirtieron en uno de los grandes referentes de las nuevas músicas colombianas al lado de grandes como Puerto Candelaria, Systema Solar, y ChocQuibTown, entre otros tantos. Su nombre se hizo recurrente en los mercados musicales y los compradores internacionales se sintieron atraídos por una propuesta visual y musicalmente llamativa, como no se veía hace rato en Colombia. Vinieron giras internacionales e invitaciones a importantes festivales para ellos. Incluso artistas muy reconocidos del continente se declararon abiertamente fanáticos suyos. 

A excepción de su participación en entregas de Premios como los Shock, de shows muy bien escogidos y de contrataciones de importantes marcas, fue poco lo que se vio a Monsieur Periné presentarse en Colombia en los últimos dos años. Los chicos se dedicaron a recorrerse el mundo con su Suin Romanticón y con un disco que ya cumple poco más de tres años de estar rodando con ellos por distintas latitudes y destinos. México los adoptó de manera especial y Europa fue el continente que le dio uno de los primeros espaldarazos internacionales que necesitaban en su hoja de vida como agrupación.

Hoy Monsieur Periné presenta “Nuestra canción”, primer sencillo de su segundo álbum titulado "Caja de música", que está listo para ver la luz en solamente unas pocas semanas. Ese esperado lanzamiento no solo cuenta con la colaboración del cantautor dominicano Vicente García y de Esteman, entre otros invitados especiales, sino con el respaldo de una discográfica como Sony Music, e incluye en sus créditos a un productor de la talla de Eduardo Cabra, el famoso Visitante de Calle 13 y el responsable de que Periné se mudara durante un mes a vivir a Puerto Rico hasta finalizar la grabación de este nuevo disco.

Este es un pequeño adelanto de una noche de conversa con Catalina García y Santiago Prieto, y de escucha de este viaje sonoro maravilloso, que exhibe a un Monsieur Periné mucho más maduro, viajero, exigente, osado y atrevido. Un encuentro en el que hablamos del camino recorrido hasta hoy, de los aprendizajes, las anécdotas más divertidas de las que se nutre su nueva producción y de la dolorosa salida de uno de sus integrantes, Camilo Parra, a finales del año pasado.

¿Cuántas canciones incluirá en su tracklist Caja de música?

Serán máximo doce en total, pero puede que queden solamente 11 al final, porque hay una que todavía no sabemos si dejaremos o no.


Hay una canción bien especial incluida en ese álbum. Una que incluso ya hace parte de los shows en vivo y en la que participa Rubén Albarrán de Café Tacuba. ¿Qué nos pueden adelantar de ella?

Se llama Cempasúchil y trae un verso compuesto por Joselo Rangel pero que es interpretado por Rubén Albarrán, ambos de Café Tacuba. Ese es el nombre de la flor que se toma México cuando se acerca la celebración del Día de los muertos y que adorna los altares que rinden culto a esta colorida celebración. 

Este segundo disco saldrá a la venta bajo el sello Sony Music. Tanto ustedes como la disquera están felices con la negociación final a la que lograron llegar. ¿Por qué?

Logramos firmar con un socio gigante como Sony, pero preservando y protegiendo la independencia artística de Periné. Eso es algo muy importante para nosotros porque Sony recibió un disco ya finalizado y tal cual se los presentamos, les gustó.

¿Por qué dicen ustedes que este segundo disco de Periné es muchísimo más arriesgado que el primero?

Se trata de un álbum mucho más conceptual y experimental. Hacer eso en Colombia, por supuesto es muy difícil y arriesgado. Todos sabemos que la radio colombiana es absolutamente tropical, reggaetonera y vallenatera. La verdad ni entendemos cómo van a hacer para sobrevivir tantos proyectos alternativos que se vienen. Para masificarse en Colombia se necesita la radio y es por eso que nosotros tenemos claro que como proyecto no podemos vivir solamente de lo que hacemos en nuestro país. Incluso hemos pensado en irnos a vivir a otra parte. 

"Tenemos claro que como proyecto no podemos vivir solamente de lo que hacemos en nuestro país. Incluso hemos pensado en irnos a vivir a otra parte"

¿A dónde?

México, por ejemplo.

¿Qué más podemos ir adelantando de lo que será este segundo disco?

Es un álbum mucho más diverso en muchos aspectos. Desde los temas de los que se habla, las composiciones, los arreglos y el sonido. Es, incluso, un disco más rockero y más latinoamericano, pero preserva la esencia de lo que es Monsieur Periné. Hace su metamorfosis natural. Algo así como pasar de oruga a mariposa. El proyecto creció sin que se perdiera la esencia, es lo que creemos que pasó. Ya la gente nos dirá. 

¿Están felices con el resultado final?

Estamos seguros de que como compositores, como arreglistas, como intérpretes y como gestores que somos, dimos lo mejor que pudimos dar. Salió algo que sí es como un masacote, por así decirlo, pero que en últimas es un Periné más maduro. Y lo que nos hace sentir más orgullosos es que no recurrimos a las fórmulas exitosas del disco anterior. No quisimos quedarnos con lo que funcionó en el álbum pasado y no quisimos repetir lo mismo. Tomamos riesgos y decidimos mezclar bastantes cosas que, además, fuimos descubriendo con los viajes que hicimos durante estos tres años. Quisimos preservar, eso sí, ese gypsy jazz, así como la parte más orgánica, medio nómada y medio gitana, pero elegante que nos caracteriza.

"Lo que nos hace sentir más orgullosos es que no recurrimos a las fórmulas exitosas del disco anterior"

Ustedes dicen que este disco es un viaje. ¿A qué se refieren con eso?

Es un disco que resume un poco lo que nos ha pasado a nosotros en los últimos tres años, que es eso: estar de viaje. Caja de música cuenta muchas historias, no se trata solamente de canciones de amor y de desamor, y está hecho de forma muy cinematográfica. Eso, en especial, se lo debemos básicamente a Visitante, a Eduardo Cabra, quien nos enseñó cómo agarrar una idea y convertirla y exagerarla como si fuera una animación. 

Si el anterior fue un disco “Hecho a mano”, este literalmente fue un disco “hecho de forma intensa”, como ustedes mismos lo definen.

Fue un disco que se creó, se produjo y se compuso en tres meses. Vivimos un mes entero en Puerto Rico. De hecho, fue un mes en el que no paramos un minuto. Por las mañanas íbamos un rato a la playa que nos quedaba al lado de la casa, pero el resto del día, desde la 1 de la tarde y hasta las 2 de la mañana, estuvimos encerrados y concentrados en la casa de Eduardo. Visitante se dedicó a nosotros un mes completo. Sin break. No tuvimos tiempo libre. El último día salimos de su casa a las 4 de la mañana.

Hace rato que vienen documentando la historia de Periné. ¿Qué van a hacer con todo ese material?

Vamos a sacar un documental de 7 capítulos de todo el proceso, no solo de este nuevo disco, sino de Periné, en general, con imágenes que hemos recogido desde la primera gira que hicimos a Europa. Ese documental lo está haciendo Santiago Mora, que fue quien dirigió el video del Suin Romanticón. No saben el material tan increíble que hay recopilado. 

Ustedes dicen que este disco es algo así como si hubieran cambiado la carta del restaurante pero no el chef. 

Este disco es un sancocho de sonidos y de ritmos muy bien escogidos que no están ahí al azar o porque sí. Hay una canción que empezó siendo un bolero pero que luego terminó siendo una bachata. También le metimos un merengue lento a una de las canciones y hay un tema que fue escrito en francés. Compramos una guitarra portuguesa para una de las canciones, pero también aparece por ahí un requinto colombiano, y hay bandola, tiple, didjeridu, berimbau, gaita. En últimas, muchos colores de world music y eso hace que se sienta el viaje.

“Nuestra canción” es el inicio de ese recorrido sonoro.

Déle play aquí y en nuestro home cuantas veces sea posible: 

Sígale la pista a @MonsieurPerine