Se encuentra usted aquí

Razones de peso para no perderse a Nicolas Jaar en Colombia

Uno de los músicos electrónicos más importantes del mundo en la actualidad estará tocando en Cali, Medellín y Bogotá.
Por
Redacción Shock

¿Qué une al Jaar fiestero –que ya ha enamorado a Bogotá en dos ocasiones (en el Teatro Odeon en el 2011 y en el Estéreo Picnic 2016)– con el Jaar experimental de los discos donde se para muy cerca de las fronteras del ruido? Vuelve a Colombia en tres imperdibles shows, uno de los músicos electrónicos más relevantes del mundo.

Por: Johana Arroyave @johanaarroyave y Juan Pablo Castiblanco Ricaurte @KidCasti 

Hablar de música electrónica es meterse en un territorio amplio, etéreo y abstracto (casi tanto como la “música clásica”; ¿alguien sabe qué es?). Todo y nada. Son múltiples las vertientes, las influencias, los usos, los modos de producción. Lo que hoy domina el circuito comercial, la gran figura del DJ superestrella y los productores de EDM, es apenas un punto en un mapa donde también hay posturas políticas, testimonios de la era digital en la que vivimos, estados alterados de consciencia, rebeliones contra la tecnología, preguntas profundas sobre nuestra existencia y, por supuesto, ganas de bailar hasta el amanecer. El músico chileno-estadounidense Nicolas Jaar, hijo del influyente artista plástico chileno Alfredo Jaar (protagonista de las vanguardias de los años 80), se para en varios de estos puntos y se ha proyectado, a sus 27 años, como de los productores más ambiciosos, experimentales e interesantes de esta era.

Sería injusto y banal enmarcarlo como DJ, por más que sus inicios se hayan dado a sus 17 años, cuando era conocido como “un experimental de sonidos finos”, tocando house, funk, techno y hip hop, en exclusivas y legendarias fiestas organizadas por el dueto de dj Gadi Mizrahi y Zev Le Wolfe, dueños de, nada más y nada menos, el mítico sello Wolf + Lamb.

A pesar de estos inicios, lo de Jaar realmente es una exploración profunda en el sonido, en su construcción, en su destrucción; algunas veces esto podía coincidir en un himno fiestero como Mi mujer, El bandido o el remix de la canción de Nina Simone Feeling Good, o terminar en piezas más cercanas al noise o el ambient como sus celebrados álbumes Space Is Only Noise (2011), Nymphs (2015) o Sirens (2016: incluido en nuestra selección de los mejores discos del año).

¿Qué une al Jaar fiestero –que ya ha enamorado a Bogotá en dos ocasiones (en el Teatro Odeon en el 2011 y en el Estéreo Picnic 2016)– con el Jaar experimental de los discos donde se para muy cerca de las fronteras del ruido? ¿Quién es ese artista que comenzó haciendo tracks como Angles para hacer reír a su mamá y luego terminaron sonando en los clubes más importantes de Nueva York? A su manera ha sido un músico caprichoso y que en vez de perseguir un lugar más relevante en el mainstream, que bien podría lograr, busca romper con la monotonía de lo que entendemos por “música electrónica”. Incluso, algunos de sus movimientos han sido gestos políticos, como sucedió en el 2010 cuando decidió publicar Mi mujer y El bandido, respondiendo a lo que él consideraba “la muestra de explotación de la cultura latinoamericana por los DJ blancos europeos”.

Nicolás Jaar vuelve a Colombia para dar tres shows soberbios. Repetirá Bogotá este viernes 20 de enero en el Royal Center, y tocará por primera vez en Cali este jueves 19 en el Antiguo Teatro Bolívar, y en Medellín el sábado 21 en el Orquideorama del Jardín Botánico. Aprovechando que se nos está cumplido el milagrito, les dejamos las razones por las cuales ver a Nicolas Jaar tiene que estar en su lista de conciertos imperdibles, sobre todo para empezar el año.

 

  1. Activista electrónico

Aunque sus padres son chilenos, Nicolas nació en Manhattan por culpa del exilio masivo que provocó en su momento el dictador chileno Augusto Pinochet.A sus tres años sus padres se separaron y Nicolas regresó con su madre a Chile. La distancia entre su ciudad natal y su familia lo marcó de por vida y a eso atribuye parte de la nostalgia en los sonidos de sus canciones. Es hijo de Alfredo Jaar, famoso artista y activista político que se ha destacado por su pensamiento de resistencia ante el poder económico y político en Latinoamérica. De hecho, entender al padre ayuda a entender al hijo y por qué en la portada de Sirens está la foto de la obra Un logo para América; un registro de una intervención que Alfredo hizo en 1987 en pleno Times Square, donde a través de la instalación de una valla gigante con el aviso “Esto no es América”,cuestionó la mirada norteamericana hacia América Latina.

 

  1. Autor de bandas sonoras

Sus temas A prophet y Rust and bone fueron parte de la banda sonora de Dheepan, película dirigida por Jacques Audiard y ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes 2015. También recuperó la vigencia de la película The color of pomegranates de 1969, cinta de culto dirigida por el soviético Sergei Parajanov, al componerle una banda sonora de 20 tracks.

 

  1. Amado por la crítica

Se metió en los 50 mejores artistas de música electrónica del 2016 de los Billboard y lo reseñaron como “el genio de los genios”. Con el álbum Space Is Only Noise logró obtener también en los Billboard el octavo puesto de los álbumes electrónicos más importantes del mundo. Pitchfork lo incluyó en el número seis de lo mejor del 2016 con Sirens y habló de su música como “un registro histórico nunca antes visto”. La revista Rolling Stone habló de él tildándolo como “la mente más lúcida del circuito electrónico” y en BBC Radio 1 (el programa de electrónica más importante del Reino Unido) fue votado como la mejor presentación en vivo del formato. El diario The Guardian afirmó que “es el representante más importante de la música electrónica en este momento”

 

  1. Veremos a un headliner de los principales festivales del mundo

Nicolas es invitado frecuente de los festivales del mundo. Este 2017 va a ser uno de los headliner de Sónar Barcelona, pisará el Golden Plains en Inglaterra, el Coachella de abril de este año, NOS Primavera Sound en Portugal y otros 30 festivales en el mundo, sumado a la actual gira por Latinoamérica que incluye sus tres presentaciones en Colombia.

 

  1. Versatilidad extrema

La música de Jaar es de extremos contrastes. Mientras que sus discos son sonidos íntimos y crudos que exigen tiempo y atención, y no están hechos para bailar, sus primeros cortes, remixes y EP son clásicos modernos de las pistas de baile. Con mínima parafernalia en su puesta en escena, Jaar crea ambientes donde lo único relevante es su música.

 

  1. Es el creador del sello musical Other People, un espacio a donde llegan artistas emergentes y a los que Nicolas se encarga de escuchar y analizar con detenimiento para luego producirlos y apadrinarlos. De este proyecto han salido las obras de artistas como Lydia Lunch, William Basinski , la colombiana Lucrecia Dalt y  Will Epstein. La idea de este proyecto es mostrar cada domingo al público un trabajo de un artista distinto y abrirle la puerta en el mundo artístico.
Temas relacionados: