Se encuentra usted aquí

¿Por qué la gente quiso desnudarse para Spencer Tunick? ¿Qué no les gustó?

Arte, liberación del cuerpo, voyeurismo, falta de plan: hagan sus apuestas.
Por

Entrevistas: @ZaCarmenza

Luego de una gran expectativa, el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick llegó a Bogotá para tomar una de sus acostumbradas fotografías masivas. ¿Qué hizo que cerca de 6.000 personas asistieran a la cita con Tunick? Debajo de la curiosidad hubo razones diversas que iban desde el conocimiento personal, el interés por participar en una obra artística o, simplemente, liberarse de los tabús que existen sobre el cuerpo. Le preguntamos a los participantes qué los impulsó a sumarse y qué fue lo que no les gustó de la experiencia.

La cita era a las 4 de la mañana. Prensa, público registrado y uno que otro acompañante que se decidió a última hora, tenían que llegar a la Plaza de Bolívar puntuales. De los 15.000 inscritos, cerca de 6.000 personas atendieron el llamado de Spencer Tunick y el Mambo para participar en una de las series fotográficas más famosas del mundo. Personas de todas las edades acudieron para hacer parte de las célebres composiciones nudistas que este fotógrafo estadounidense ha hecho en todo el mundo. 

Hacia las 5 de la mañana ya comenzaron las empelotadas y en menos de diez minutos, sin pudor alguno, la Plaza de Bolívar estaba llena de gente sin ropa. Los únicos que interrumpían la ola nudista eran los policías y logísticos que ayudaron al fotógrafo a ejecutar las poses planeadas y a evitar que cualquier persona no registrada se colara en el lugar. Durante cuatro horas el fotógrafo realizó cinco tomas distintas de las que la prensa solo pudo atestiguar una. La Plaza de Bolívar, las escaleras del Capitolio Nacional, el Teatro Colón y los tejados de la Centro Cultural Gabriel García Márquez fueron los escenarios de las distintas tomas que Tunick hizo. Solo en las dos últimas locaciones el fotógrafo separó a las multitudes: las mujeres menores de 35 años fueron protagonistas de la foto del Teatro Colón, mientras que solo algunos hombres seleccionados participaron de la toma del Gabriel García Márquez. 

Vean también las mejores fotos de lo que pasó detrás de la empelotada masiva.