Se encuentra usted aquí

Tiempos violentos en la Eurocopa 2016

Después de todo lo que está pasando, que no se atrevan a seguir diciendo que los problemáticos somos nosotros.
Por
Álvaro Castellanos

Después de todo lo que está pasando, que no se atrevan a seguir diciendo que los problemáticos somos nosotros.

Por Álvaro Castellanos | @alvaro_caste // Fotos: Gettyimages y EFE.

Una de las mejores cosas del fútbol es que siempre se convierte en una lección gratis e interminable de historia, geografía y sociedad. Y en la Euro 2016, detrás de las figuras, los partidazos y el pantalón de sudadera motoso del arquero de Hungría, hay un montón de historias y personajes contextuales al fútbol que le dan cara a los múltiples de conflictos que sufre Europa. Y después dizque los violentos somos nosotros. Acá, un recuento.

La plaga hooligan

Más de 1000 hinchas rusos viajaron a la Euro, pero no a mirar los partidos de su Selección, sino a emborracharse como si no hubiera mañana, y a romperse la cara con otros hinchas, especialmente ingleses, a quienes les guardan un resentimiento particular. “Vinimos a demostrar que son unas niñitas”, declaró a la prensa francesa un barra-brava ruso que viajó a Marsella exclusivamente a darse en la jeta y que seguro ni se enteró de que su Selección le empató a Inglaterra en el último minuto de su debut por el Grupo B.

Una semana después del arranque de la Euro, el Gobierno francés ya deportó a más de 20 ultras rusos, incluida una joyita neonazi llamada Alexander Shprygin, líder de los “All Russia Supporters”, una asociación de barristas de ultraderecha. La bronca de estos dementes hacia los ingleses (los “hooligans originales”) va más allá de la rivalidad futbolera y toma rumbos raciales. Por eso Shprygin celebra la localía de Rusia en el próximo Mundial de 2018 con el eslogan de “once patriotas de rostro eslavo”. Qué peligro.

Lejos de condenarse, la violencia de los barras-bravas rusos ha sido bien recibida por el Gobierno de su país. “Bien hecho muchachos, han defendido nuestro honor. ¡Sigan así!”, dijo un diputado oficialista y directivo de la Federación de fútbol. Peor fue la declaración de un vocero del Gobierno que, de paso, se burló de los ingleses: “Ven demasiadas marchas gay y se sorprendieron al ver a verdaderos hombres”. Sin comentarios.

En el arranque de la Euro podría decirse que ha habido más peleas que goles y el Gobierno francés apenas ha atinado a prohibir la venta de alcohol en las cercanías de los estadios, pero a este paso no se descartan muertos, los heridos se seguirán multiplicando, y mucho más trago inocente seguirá derramándose durante las peleas. Por eso fue tan heróica la reacción de un hincha inglés que, en medio de una monumental gresca entre hooligans, regresó a salvar su cerveza.

Temas relacionados: 
Publicidad