Se encuentra usted aquí

Consejos para tirar en Semana Santa como Dios manda

Aquí una lista sencilla de recomendaciones
Por
Carmenza Zá

Lo mínimo que podemos hacer es acudir a la biblia y comportarnos a la altura de las creencias, cuando de tener sexo se trata… Aquí una lista sencilla de recomendaciones.

Por: Carmenza Zá @zacarmenza. 

Semana Santa es una tradición católica de la que todos nos pegamos para tener vacaciones y comer pescado; nadie, además de los creyentes, hace ayuno desde el miércoles de ceniza, ni sube a Monserrate de rodillas a modo de penitencia. 

Y como le debemos a los católicos el lujo de darnos unas merecidas microvacaciones en marzo, cuando ya estamos cansados del año nuevo y diciembre parece muy lejos, lo mínimo que podemos hacer es acudir a la Biblia y comportarnos a la altura de las creencias, cuando de tener sexo se trata… Aquí una lista sencilla de recomendaciones:

1. Comparte y reinarás…

Ya sabemos que la Biblia dice que no hay que tener sexo por fuera del matrimonio, pero la Biblia también nos cuenta la historia de Jacob, que se casó con Raquel y con su hermana Lea, y que se acostó con las sirvientas de cada una de ellas, teniendo un total de 11 hijos (sí, en total, entre los que tuvo con sus esposas y las sirvientas). 

La recomendación no es llenarse de hijos, ni embarazar a la muchacha del servicio pero, si tenemos en cuenta que Jacob se metió con las sirvientas, con pleno consentimiento de sus esposas y con el visto bueno de Dios, la posibilidad de darse una vueltica por cama ajena, en esta Semana Santa, es casi un mandato divino… Eso sí, pida permiso.  

2. Bienaventurados los que dan…

Deshágase de todo sentimiento egoísta en esta Semana Santa y hágale caso a Jesús cuando dijo que “hay más dicha en dar, que en recibir”. Haga su buena obra del año, dedicándole esta semana a complacer a su pareja, sin esperar nada a cambio… como el mejor de los cristianos.

3. Que todo quede en familia…

Todo en la Biblia es pecado y el incesto no se queda atrás. Cuando los Israelitas salieron de Egipto y Dios les entregó los mandamientos a través de Moises, fue muy claro en señalar que nadie se podía meter ni con sus hijos, ni con sus padres, ni con sus tíos, ni con sus primos, sobrinos, ahijados, cuñados, yernos, nueras, etc. etc. etc. 

Y aunque en el Génesis, las hijas de Lot lo emborrachan [a su papá], para acostarse con él y tener descendencia (¡y eso que fueron los únicos que se salvaron de la destrucción de Sodoma!) el equipo editorial de esta revista se considera más conservador que el que escribió la Biblia y, como mucho, la recomendación es aprovechar el viajecito de semana santa para hacerle la vuelta al primo al que le carga ganas.

4. Hombre con hombre…

Pocas cosas quedan tan claras en la Biblia, como el gravísimo pecado que significa culear con alguien de su mismo sexo.  “No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación.”  

El mensaje es claro, el pecado está en culear con un tipo como si fuera una mujer, así que olvídese de todo lo que aprendió del sexo heterosexual y clávese a ese tipo como el macho que es.

5. Protéjase…

Dios le dijo a Adán y a Eva que tuvieran sexo para poblar la tierra y, con siete mil millones de personas, es de suponer que ya cubrimos la encomienda divina. Sin embargo, lo que cuenta la Biblia es que Dios mató a Onán, por negarse a eyacular dentro de la esposa de su difunto hermano, para darle continuidad a la descendencia.

No queda claro si a Dios le molestó el reguero, Onán se arrepintió a última hora porque ya venía venir que seríamos siete mil millones o qué, pero la recomendación es que se cuide, no traiga más muchachitos al mundo y se ahorre algún tipo de enfermedad de transmisión sexual que lo ponga a hacer el viacrucis con penicilina... No le aseguro que Dios no lo mate por esto pero, más se perdió en el diluvio.

6. Ámese a usted mismo, como ama al prójimo…

Entiendo que la Semana Santa le traiga mucho tiempo libre y, me alegra decirle que en la Biblia no está muy claro el tema de la paja, no aparece en ningún lado que sea pecado darse amorcito a ud mismo (Ni le van a salir pelos en las manos, si es hombre, ni se le va a caer el dedo, si es mujer) pero, por allá en Mateo, Jesús dice que el que desea a la mujer de otro ya está cometiendo adulterio en su corazón. 

¿Cuál es mi recomendación para hacerse una paja sin caer en la desgracia divina? Mastúrbese sin pensar en la mujer del prójimo, lo que no es difícil si tiene en cuenta que ninguna mujer le pertenece ni al tal prójimo, ni a nadie. Tampoco se masturbe mientras mata a alguien, adora falsos dioses, deja de honrar a padre y madre, o usa el nombre de Dios en vano… ya sabe, nada de “oh my god”.

7. Del hombre son las bestias de la tierra…

Aunque el Génesis dice que el hombre y la mujer tienen autoridad sobre todo ser viviente que hay sobre la tierra, también es pecado la zoofilia o cualquier tipo de contacto sexual con animales. 

Aquí sí recomiendo seguir al pie de la letra el mandato divino y mantenerse alejado de los destinos vacacionales que incluyan zoológicos o lugares petfriendly; no sólo porque hacerle daño a un animal es causal de pasar la eternidad en el infierno sino porque, además, si usted se descuida, lo puede preñar una paloma o estafar una serpiente. 

8. Santifique las fiestas…

Este ya lo llevamos a mitad de camino y es, en principio, el motivo de esta columna. No me queda claro qué es eso de santificar, pero dese la oportunidad de disfrutar cada festivo, en nombre de los estados laicos que siguen constumbres católicas.

Si Dios nos destruye como a Sodoma y a Gomorra, pues tampoco es que seamos la gran cosa… diría que más se perdió en el diluvio, pero en ese entonces no eramos siete mil millones de personas.  (Hágame el favor de devolverse al punto número 5 cada vez que sea necesario.. a diario, si es posible).

¡Amen!

Temas relacionados: