Se encuentra usted aquí

¿Es James el Milhouse de Cristiano?

Por
Chucky García

¿Llegará un día en que la vida escolar y extracurricular del pequeño Milhouse Van Houten no esté gobernada por la figura de Bart Simpson? ¿Podrá acaso zafarse de esa especie de voluntaria subordinación en la que no mueve un solo dedo si es que no cuenta con la consabida congratulación de su compañero de clase? ¿Ejercerá alguna vez el protagonismo absoluto y no uno momentáneo, como sí pasó en el capítulo en el que sus padres se pierden en altamar y él decide convertirse en un niño solitario cuya popularidad llega a crecer incluso por encima de la del propio Bart?

Por: @chuckygarcia. Foto: Archivo (ver más columnas). 

Preguntas que en la ficción de la popular y veinteañera serie animada, Los Simpson, tan solo pueden contestar sus creadores y guionistas, pero que si las llevamos al plano de lo real, específicamente a la relación que ha existido entre James Rodríguez y Cristiano Ronaldo arrojan respuestas no menos que concretas.

A juzgar por las noticias que nos llegan, sin duda es James el abnegado Milhouse Van Houten de Cristiano, quien incluso ahora al parecer también le sugiere hasta lo que debe responder a la prensa. Recién llegado el colombiano al Real Madrid, era el portugués quien le indicaba con qué grupo de jugadores debía tocar la redonda durante los entrenamientos (ver el video); luego vino un “túnel” con aire a El Baile del Gorila (ver el tunel); una celebración de gol en la que el luso ignoró al cucuteño y además un acrobático adelantamiento en carro a la llegada de la ciudad deportiva del equipo merengue.

Y sí, todo podrá tratarse simplemente de una extraña camaradería o de un matoneo amistoso, como cuando en la premiación de los mejores futbolistas de la Liga BBVA, Cristiano mandó a sentar a James; pero en esto de que “James y Cristiano se han vuelto inseparables”, como alguna vez lo promulgó un titular, sin duda hay un trasfondo tan serio como cualquier elucubración que sale de la cabeza de Lisa Simpson o cualquier entrega de ciencias de Martin Prince.
    
Que James pague su derecho a piso en el Real Madrid se entiende, y que un socarrón Cristiano le haga saber quién es la estrella de estrellas en el equipo galáctico, también, pues de bobo no tiene un pelo y su nombre, como marca, hoy vale 54 millones de euros, para no hablar de lo que pesa su tercer Balón de Oro como el mejor jugador del mundo. Pero así su nombre no cueste lo mismo, por obvias razones, lo que no puede dejar pasar el 10 del Real Madrid es que en su camiseta lleva un número destinado, casi siempre, para quienes no agachan la cabeza dentro de la cancha ni fuera de esta.