Se encuentra usted aquí

Las lecciones del “sold out” de Bomba Estéreo y Los Petit

Dos bandas colombianas demostraron que es posible conseguir sold out sin palanca
Por
Chucky García

En menos de dos semanas y tan solo con promoción en redes, la banda vendió tres shows seguidos en Bogotá y dejó para los registros un caso de éxito que no se debe pasar por alto.

Por @ChuckyGarcia - Foto: Alejandro Gómez 

De las bandas nacionales que cruzaron el umbral de lo independiente para adentrarse en terrenos de la llamada ‘gran industria’ nunca faltará quien diga que sus logros son resultado de la suerte, cuando no del azar de la ‘rosca’, si no es por la ‘palanca’ entonces es por el lobby, y si no es cuestión de lobby es que en todo caso algo les están regalando. Si un artista colombiano, de los que no pagan para sonar en radio, de los que no tienen una gran maquinaria detrás sino una pequeña oficina de promoción haciendo bien su trabajo, o de los que en vez de comprar seguidores para sus redes sociales se han dedicado a formar una audiencia desde cero se gana un Latin Grammy, por ejemplo; nadie se toma la molestia de pensar qué vio la Academia Latina de la Grabación en este sino cuántos amigos con influencias tienen entre los miembros votantes. Palabras más, palabras menos, así pasa, la noticia del galardón que ganó el susodicho grupo saldrá en medios y publicada la novedad quienes más deberían -que no es la gente- le da darán vuelta a la página para no volver a reparar en eso.

Pero ¿por qué pocos medios de alto alcance y pocos músicos revisan los casos de éxito de las agrupaciones de corte independiente o de sus colegas? Los primeros posiblemente porque desconocen el contexto y las dinámicas de otros entornos de la música que no sean los mismos de siempre; y los segundos porque muy seguramente creen que el ‘sold out’ de una banda como Bomba Estéreo no tiene que ver con la música que interpretan, con lo que ellos buscan como banda o con el público que esperan la consuma. Una mirada tan distante y minada de diferencias, que un ‘sold out’ aquí, tanto como lograr un Latin Grammy afuera, levanta más sospechas que certezas en nuestra comunidad artística.