Se encuentra usted aquí

¿Podrán Bomba o Periné ganarse el Grammy anglo?

Por
Chucky García

Es complicado, pero no imposible. Las dos bandas colombianas que llegan por primera vez a los premios de la academia de la grabación estadounidense tendrían como un 50% de posibilidades, y su rival más fuerte dentro de la categoría en la que compiten es justamente un artista con el que la industria musical gringa ha sido bastante complaciente y hasta permisiva: Pitbull.

Por: @chuckygarcia

A Pitbull le han dado tratamiento de megaestrella y ha mojado pantalla en cuanto evento o entrega de premios se ha realizado en los últimos años para la audiencia norteamericana (cómo olvidar, por ejemplo, su show en la apertura de la última Copa Mundial de Fútbol, un show con más pena que gloria). De los cinco nominados en la categoría 42 de los Grammy 2016 (ver nominados) (“Best Latin Rock, Urban or Alternative Album”), de hecho es el único nacido en los Estados Unidos (en Miami, exactamente en el seno de una familia de exiliados cubanos); e incluso este año recibió las Llaves de la Ciudad de manos de su alcalde Tomás Regalado, quien además declaró el 15 de enero como “El Día de Pitbull” (valga aclarar que no solo fue por su ascenso en la música sino por su contribución a la comunidad, y que junto a Regalado estaba el gobernador de Florida, Rick Scott).

Más allá de que Pitbull haya contribuido a mejorar las condiciones de su gente (lo que es aplaudible), yendo al grano en todo caso es a la vez el único que debería recibir las llaves a la poca innovación musical. “Dale”, el álbum por el que está nominado para la categoría en donde figuran –además de Bomba Estéreo y Monsieur Periné, los nicaragüenses La Cuneta Son Machín y la mexicana Natalia Lafourcade– tiene de originalidad lo que Donald Trump tiene de conciliador, y su éxito más que nada está sustentando por dos grandes hits (“Como yo le doy” y “El taxi”) y la aparición en el repertorio de varios colaboradores con recordación entre la audiencia de la música urbana y el pop mainstream de América como Wisin, Yandel y Ricky Martin.

Por lo demás, bien puede dedicarse Pitbull a fundar escuelas de deporte y educación para la comunidad latina en Estados Unidos, en últimas una forma de mitigar lo que a la vez él empobrece con el mensaje de la mayoría de sus canciones. 

El 50% de no posibilidades de ganar el Grammy anglo para Bomba Estéreo y Monsieur Periné lo viene a completar Natalia Lafourcade, quien sí tiene un disco con una propuesta musical fresca, atenta y contemporánea: “Hasta La Raíz”. Posiblemente es el mejor álbum de la mexicana en toda su trayectoria, y viene de ganar cinco de las seis categorías en que estuvo nominado para los Latin Grammy (incluidas las de “Mejor Álbum de Música Alternativa” y “Mejor Canción Alternativa”, dos gramófonos que justamente tienen mucha empatía con aquello de “Best Latin Rock, Urban or Alternative Album”).

Sobre el 50% a favor de las dos bandas nacionales están justamente los alcances y el impacto que tuvieron en la más reciente entrega de los Latin Grammy; la proyección musical de los álbumes por los cuales están nominados (“Amanecer” y “Caja de Música”, dos producciones que sin duda mantienen un tono localista respecto a las músicas tradicionales o populares colombianas pero al mismo tiempo se sitúan en esta época de la música y en los intereses musicales de los demás públicos de la región); y el poder de lobby del sello multinacional que los representa (Sony Music, aunque a la vez es el sello que representa y vela por los intereses de promoción de Pitbull y de Natalia Lafourcade).  

El año pasado, en el apartado de “Best Latin Rock, Urban or Alternative Album” se alzó con el premio una banda que a pesar de ser considerada como “urbana” tenía que ver más con la música alternativa latina, Calle 13 (ganadores por su disco “Multiviral”), lo que deja abierta una posibilidad final y es que de nuevo se premie la capacidad de reinvención musical frente a un público trasnacional y mayoritariamente de habla hispana y no los productos latinos pensados primero para los top charts gringos y que por rebote resuenen en el “patio” que hay de ahí para abajo.