Se encuentra usted aquí

Lo que amamos y odiamos de Batman Vs Superman

Hablar de una película sin hacer spoiler es una labor titánica, pero intentamos reducir el daño colateral en nuestra selección.
Por
Luis Fernando Mayolo

Hablar de una película sin hacer spoiler es una labor titánica, pero intentaremos reducir el daño colateral en nuestra selección de lo que amamos y odiamos de Batman Vs Superman, una de las películas más esperadas del año.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito

Una producción que desde ya se declara como de amores y odios, porque no es fácil desligarse de la emoción que nos produce el universo de DC Comics y aceptar que muchas de las decisiones que se toman en el guion para resolver los conflictos son un fiasco, en medio de una puesta en escena realmente maravillosa. La crítica también está dividida, pero como siempre usted tiene la última palabra, eso sí, advirtiéndole lo siguiente:

*Si tiene mil afiches de Batman y Superman, utiliza los calzoncillos encima del pantalón y el cómic es su hoja de ruta, estos comentarios podrían parecerle fuera de lugar, porque son específicamente realizados con una mirada cinematográfica.

Lo que amamos

1. La apuesta en esta película por seguir en el tono oscuro en la narrativa que Batman: El Caballero Oscuro inmortalizó para la historia como una de las mayores genialidades en la historia del universo del cómic en el cine. En Batman Vs Superman se respira, corre por la sangre y se siente con ferocidad, con mucha mayor potencia que en Man of Steel, desarrollando su historia entre el deseo de venganza de Bruce Wayne y su desesperanza en la humanidad, y la cruz que tiene que llevar Superman al sentir la responsabilidad de ser una especie de Dios para el mundo y ser visto como una amenaza.

2. Que en una película de superhéroes se privilegie el drama sobre la acción siempre será la mejor decisión, porque le da sentido a las batallas que todos queremos ver recreadas en la pantalla. Mi referente memorable más cercano tal vez está en la televisión con Jessica Jones, la serie de Netflix. Y en el lado opuesto está Avengers, en donde el esfuerzo argumental se centra en la comedia y la destrucción. En esta película, por lo menos en los personajes de Batman y Superman se toman el tiempo necesario para explorar el porqué del peso que cada uno tiene que llevar, antes de empezar a darse en la jeta. El continuo recuerdo de la muerte de los padres de Bruce o la convicción de Clark Kent de estar siguiendo el legado de su padre y no su propio camino, son testimonio de ello.

3. Escenas maravillosas: Una película que no las posea está condenada al olvido y ocurre muy frecuentemente. En Batman Vs Superman hay muchas para recordar, pero con el propósito de no ser tan spoiler, sólo mencionaré una del principio, cuando en pleno entierro de sus padres, Bruce Wayne corre, cae en un hueco y miles de murciélagos lo envuelven y empiezan a elevarlo.

4. La experiencia audiovisual: Brutal, increíble y pulida hasta en el más mínimo de los detalles. Primeros planos y cámaras lentas hermosas, que llevan por ejemplo a otro nivel el a veces tan mal utilizado recurso del flashback. Escenas de batalla convincentes que incluso nos hacen recordar la tragedia del 11-S.

5. Buena esa Ben Affleck. Aunque nadie daba un peso por su actuación y su elección generó toda la polémica del mundo, en la película deja callados a los contradictores. Su carácter melancólico y atormentado nos deja satisfechos, sobre todo porque es tan verosímil en una historia tan sombría como esta, en la que la fe y el respeto por un dios como Superman se pone en duda y aflora el sentimiento de la venganza como su combustible.

Lo que odiamos

1. La pelea entre Batman y Superman, el conflicto principal que nos llevó al cine, lo solucionan de la peor manera. Dos años de odio creciendo en el corazón de Bruce Wayne termina por diluirse producto de una casualidad sin demasiado peso de disuasión en veinte segundos. Mientras tanto las escenas de pelea contra los villanos de turno duran esta vida y la otra.

2. El afán por introducir en Batman Vs Superman las próximas películas del universo DC Comics se siente forzado. Aunque Gal Gadot luce maravillosa, su aporte a la trama es básico y La Mujer Maravilla entra en acción casi que de forma gratuita, porque no se tomaron el tiempo suficiente para vincularla a la historia.

3. Aunque muchos celebran la actuación de Jesse Eisenberg como Lex Luthor, comparándola incluso con algunos matices de Heath Ledger en Batman el Caballero de la noche, su interpretación está más del lado caricaturesco que de la oscuridad, y eso es ya una gran diferencia, sobre todo cuando el tono de la película es otro.

4. La insistencia romanticona y cliché del amor por una persona como el eje del mundo de un superhéroe, por encima incluso de la humanidad, llevaron la relación de Superman con Lois Lane (Luisa Lane) a un terreno similar al de la saga Crepúsculo o al descrito en la canción Every Thing I Do, I Do It for you, de Bryan Adams. Casi que si soltaba una lágrima el Hombre de Acero estaba ahí para recogerla o para enmendar sus imprudencias. Elemento distractor innecesario para una historia con tantos elementos a desarrollar. Con Batman en cambio no perdieron el tiempo explorando su vida nocturna.