Se encuentra usted aquí

Mónica Lopera: "'Antes del Fuego' es una película para que no olvidemos"

Por
Luis Fernando Mayolo

Hablamos con Mónica Lopera, protagonista de la película 'Antes del Fuego', que se ubica en los dolorosos sucesos que rodearon la toma del Palacio de Justicia en 1985. La cinta colombiana ya está en cartelera.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito

En Colombia hay muchos temas de importancia histórica y social que en el cine nunca se han tocado, por lo menos desde la ficción, como si existiera una especie de tabú o veto para hacerlo o simplemente desinterés por algunas temáticas del pequeño grupo de realizadores colombianos que ha coronado su película. 

Pero más allá de las suposiciones, lo único cierto es que para refutar tal afirmación y callarle la boca a los contradictores que se quejan de que el cine colombiano produce siempre las mismas historias, tenía que surgir otra propuesta que volviera a reivindicarlo poniendo el dedo en la llaga en uno de los momentos más dolorosos de la memoria histórica de nuestro país: la toma del palacio de justicia.

Aunque parezca increíble, nuestro cine no había abordado desde la ficción la cruenta toma del Palacio de Justicia ocurrida el 6 de noviembre de 1985, en la que murieron 98 personas,entre ellos 11 magistrados, dejando además múltiples desaparecidos.

'Antes del Fuego' lo hace bajo la dirección de Laura Mora, con las actuaciones de Mónica Lopera y Luis Fernando Hoyos, en una trama conspiratoria 19 días antes de la toma, que muestra a un país a la deriva, carcomido por la corrupción, afirmando que era un hecho anunciado y dejando sobre el tintero muchas preguntas abiertas sobre un tema que difícilmente conoceremos la verdad de lo sucedido.

Todas estas teorías y preguntas las hace utilizando una historia de amor como hilo conductor, desde el cliché novelesco de la practicante que se enamora de su jefe periodista. Tal vez ahí está nuestro 'pero' sobre la película, porque pensamos que no era necesaria esa relación para soportar la trama de suspenso que se tejía con ingenio, pero que se fue diluyendo en el ir y venir del melodrama.

Pero más allá de nuestra opinión y de si nos gustó o no la propuesta, hablamos con Mónica Lopera, quien interpreta a Milena Bedoya, hija de una de las empleadas de la cafetería del Palacio, quien busca hacer su práctica en la oficina del periodista Arturo Mendoza.

Shock: ¿Cómo fue el paso de una novela como 'La Tusa' a una película como 'Antes del fuego'? ¿Cómo se involucró?

Mónica Lopera: Lo primero que miré fueron las personas que estaban involucradas en el proyecto, eso hizo la diferencia. Yo terminé 'La Tusa' con Caracol, en la que tuve la posibilidad de trabajar con Laura Mora y Alexandro Angulo el productor, y en este proceso conocer a Diana Camargo. Son personas en las que confío en su trabajo, talento y en las historias que han hecho. Cuando hablaron conmigo no lo dudé, a ciegas dije que sí. Luego comenzamos a adentrarnos en los detalles de la toma del palacio y me pareció increíble, porque la verdad no estaba bien informada. Mi impresión es que la gente de mi generación no tiene demasiados detalles sobre lo que pasó. Era una oportunidad para aportar en algo, informar sobre lo que ocurrió a todos los que todavía no lo saben. Tenía los ingredientes que me gustaban y en los que creía.

Cuáles fueron sus referentes para personificar a un personaje en un tema tan delicado y doloroso.

Nunca se había tocado este tema en el cine, nosotros no contamos nuestras historias, por eso teníamos que abrir este espacio, conversar de nuevo y no olvidar a las víctimas del Palacio. Los referentes fueron libros, documentales, entrevistas, pero ninguna película. Ahora se vienen un par casualmente, pero ellas van a hablar de los que pasó adentro, nosotros nos situamos en ese momento histórico del país en el 85, 19 días antes, en la que contamos que la toma estaba prácticamente anunciada.

Increíble que nadie haya hecho una película antes sobre el tema

Es un tema muy delicado, en donde hay más preguntas que respuestas, nadie quiere hablar. Además Colombia se debate entre los que consideran que es un capítulo cerrado de nuestra historia, otros no aceptan reflexiones sobre lo ocurrido, muchos como yo desconocíamos lo sucedido y otros que esperan la respuesta a lo que pasó. Lo interesante de ‘Antes del Fuego’, independientemente de la posición política, y quién fue el bueno o el malo, es el poder conversar sobre lo ocurrido, la oportunidad de tener su propio punto de vista, no estamos manipulando, es simplemente una historia que incluso queda abierta. Es una película para que no olvidemos.

De todas las teorías que plantea la película, cuál o cuáles considera cercanas a la realidad

Lo duro del tema es que así todos tengamos nuestras hipótesis nunca realmente sabremos la verdad. Es un tema sin conclusión, con la película, ni nada. Hay muchos misterios, un manto de humo, y la película no es la excepción. En ella abordamos temas como qué pasó con el M-19, Belisario Betancur, pero al final no sabemos nada. Lo importante es abrir el chance de mirarnos a nosotros mismos y sobre cosas que cambiaron el país para siempre.

¿Considera que la película logra conmover al espectador?

Es una película oportuna que toca un tema importante y valioso. También es ficción, suspenso, un thriller emocionante que nos tiene pegados a la silla pensando que va a pasar,  llena de sensualidad, sorpresas y que paralelamente ocurre con un marco político como el que estábamos hablando. Es emocionante, no es un documental. Queremos entretener no produciendo risas sino invitando a pensar y salir conmovido. Eso mismo me pasó cuando vi ‘La Tierra y la sombra’. El cine tiene que conmover, mover fibras internas que con el día a día no lo hacemos. Para eso voy a cine. Para sentir. Con esta película creo que lo logramos. La he visto tres veces y esa es la reacción que veo en la gente.

¿No le parece que la historia de amor en la película es para suavizar un poco el tema central que es el de la toma del Palacio de Justicia?

La película no es solo política, tocamos el tema, pero el centro de la historia es de amor. Este es el vehículo para contarnos lo demás. Es ficción, no un documental, por eso no hablamos solo de la toma, de esa manera la película sería otra cosa.

El regreso de Luis Fernando Hoyos a un protagónico es importante para el cine colombiano

Luis Fernando Hoyos lo conozco desde Francisco el matemático. Es nuestro tercer proyecto juntos. Lo mejor de él es que es un gran ser humano y después de tantos días de rodaje es vital. Un gran profesional que me ayudó por ejemplo a hacer esas escenas íntimas tan duras que nunca antes había hecho. Sentí una gran tranquilidad al trabajar con él.

Al principio nos contaba que antes de la película no conocía bien lo sucedido en el Palacio de Justicia. ¿Cuáles eran sus recuerdos?

Nací en el 85, el año de la toma y aunque no nací alejada porque lo hice en Colombia, en mi colegio no me enseñaron nada. Un tema tan doloroso e incierto que en los colegios también era tabú. Crecí oyendo sobre la toma asociada al M-19 y los Extraditables, pero de forma muy confusa. Gracias a este proyecto tuve la oportunidad de leer, documentarme un poco más. Laura es una directora joven y junto a Diana Camargo llevan investigando años el tema. Hablamos, vimos películas sobre lo que pasaba en Latinoamérica en los 70 y 80, fueron doce días de ensayos dolorosos. Tuve un mes y medio antes para llegar bien documentada a los ensayos, 12 días más con el equipo y el rodaje fueron otros 18. En mí la película abrió la inquietud de profundizar en nuestra historia, antes no tenía el interés, eso fue lo más interesante de todo este proceso. Eso quisiera que le pasara también a la gente.

Temas relacionados: