Se encuentra usted aquí

Siete razones por las que aseguramos que 'Misión Imposible 5' no es un bodrio

Por
Luis Fernando Mayolo

Persecuciones, peleas, balaceras, chicas bonitas, música, chistes malos y los últimos gadgets para potenciar todo lo anterior es lo mínimo que esperamos cuando vemos una película de acción hecha por Hollywood. 

Si cumple con estas expectativas reunidas en una historia verosímil y que nos permita descargar litros de adrenalina, seguramente no nos sentiremos estafados, así sepamos en nuestros interior que el verla no cambiará nuestras vidas y mucho menos cultivará nuestra inteligencia. Es simple y delicioso entretenimiento empaquetado por la industria que hace parte de esos pecados culposos.

Misión Imposible 5: Nación Secreta reúne todo lo anterior, aunque dudemos un poco de si realmente era necesario hacer una nueva película para ensalzar a Tom Cruise como héroe de la humanidad. El caso es que estuvimos en su estreno y nos divertimos. Esto fue lo mejor:

1. Aunque hay algunos coqueteos y apuntes romanticones, la película nunca pierde el horizonte sobre lo realmente importante: la amenaza a la paz mundial por culpa de una poderosa organización conformada por exespías. Esta vez el sexo fue devorado por la acción y la intriga.

2.  Su protagonista Rebecca Ferguson es increíble. La sueca luce más agresiva que la misma Ronda Rousey, pero mucho más bella y delicada. Sus coreografías de artes marciales nos hacen desear tenerla en Rápido y Furioso 8, así sea una primípara en el universo de los espías y la lucha contra el crimen. 

3. Superarse en los gadgets no debe ser fácil, pero hubo varios que nos dejaron fascinados. Aunque las gafas inteligentes que utiliza Simon Pegg (Benji Dunn) de una u otra manera nos recordaron las Google Glasses (aunque sirvan de intercomunicadores), la forma de abrir los carros apoyando las manos en los vidrios nos hizo desear adaptarlos a la realidad. Los lentes de contacto que funcionaban como cámaras con transmisión de datos en vivo tampoco pasaron desapercibidos. Por supuesto las máscaras para suplantar personas nunca pasarán de moda.

4. Las Persecuciones: Sin ellas no existiría el género policiaco y tampoco el de espías. La oportunidad perfecta para hacer lucir los carros deportivos y llevarnos por los rincones clásicos de Europa. Sin embargo la mejor de esta película es en motocicletas de alto cilindrare en plena urbe y las peligrosas curvas en carreteras montañosas, así cuando Tom ni se raspe cuando se cae.

5. Las coreografías de acción: Cuando nos fuimos a ver la película conocíamos por los tráilers la primera de ellas: la lucha de Ethan Hunt por no caerse de un avión carguero que despegaba de un aeropuerto. En la cinta hay muchos encuentros memorables, pero tal vez el mejor es en el que tienen que sumergirse durante minutos bajo el agua en una misión para robarse un listado de espías de la organización enemiga en una especie de planta. Un verdadero reto para aguantar la respiración, de esos que hay que advertir el no repetirlos en casa.

6. Simon Pegg (Benji Dunn) es el encargado de darle un toque de humor a la historia con su propia mezcla de imbecilidad e ingenio. En la película será el escudero de Tom Cruise para no desfallecer en su misión imposible.

7. El poder burlanos de como Alec Baldwin siempre parece estar interpretando los mismos personajes. En esta ocasión como el director de la CIA.

 

Temas relacionados: