Se encuentra usted aquí

El caso Cuadrado y la clave para romperla en Europa

El crack de la Juve abrió de par en par una puerta que al futbolista colombiano suele cerrársele con doble tranca: la puerta del éxito.
Por
Álvaro Castellanos

Álvaro Castellanos | @alvaro_caste Foto de Cuadrado echando baile con Pogba (EFE)

En épocas de ídolos falsos y doctorados inventados, a Juan Guillermo Cuadrado hay que reconocerle una verdadera y merecida proeza. En cuestión de un año, salió campeón en Inglaterra y luego en Italia. ¿Cuántos colombianos lo habían logrado? Exacto. ¡Ninguno! En Chelsea jugó poquísimos partidos, pero si lo compraron en 35 millones de euros no fue precisamente por su sabrosura al bailar. Ahí se fue a préstamo a la Juventus y esta semana, luego de una temporada en que su equipo fue de menos a más, gritó campeón. "Siamo noi. Siamo noi. I campioni d'Italia siamo noi". En correctísimo italiano, el hijo de Necoclí cantó la obtención del scudetto. Un doble éxito europeo que se debe a su talento para jugar al fútbol, claro, pero principalmente a la capacidad que tuvo para adaptarse a una cultura diferente a la suya.

Temas relacionados: 
Publicidad