Se encuentra usted aquí

Cómo ser un buen fuckfriend y no morir en el intento

Manual para ser ese amigo follador con el que todos sueñan.
Por
Johana Arroyave

Si usted es de las que se enamora fácil o de los que se elevan a la luna con un beso y que creen que después del sexo, obligatoriamente viene la relación, ni se les ocurra tener un fuckfriend y menos convertirse en uno, pues ese acuerdo le va a doler bien profundo... Aunque si se quieren arriesgar, aquí les tenemos una serie de recomendaciones.

Por: Johana Arroyave @JohanaArroyave / Foto: Película Amigos con beneficios

“Sexfriend”, “follaamigo”, “pelo”, “amigovio”, “compañero sexual”, “el machuque”, “amigo con derechos”, “el de des atrasarse", etc, etc y etc.  Díganle como quiera, al final el orden de las palabras no altera el resultado: un amiguito para tirar y solamente para tirar.

Para muchos es muy fácil decir que quieren alguien solo para que les apague los días de verano y para otros aún más fácil aceptar el reto. Sin embargo ser el fuckfriend no es un trabajo tan relajado, tienen que entender y meterse en la cabeza que además de ser el plan b del otro, son un personaje al que lo van a bajar de la cama cada que llegue el titular.

Entonces si se le mide a este acuerdo que no tiene nada de amor-romance-boda sino solo “sexo a lo moderno”, como dice Golpe a Golpe: “sin preocupaciones, sin condiciones  sin ataduras y no por mi nombre”. Saque papel y lápiz y empiece a anotar estas recomendaciones.

Se hace con el repitis: no llegue nunca con la idea de que este es el de coger de “parche”, sólo se puede escoger a un buen fuckfriend después de haber tenido relaciones sexuales exitosas, de esas que dan ganas de repetir. Para tener polvos básicos se hacen con cualquiera y sin cita.

Temas relacionados: 
Publicidad