Se encuentra usted aquí

El ABC del Sexting

Las recomendaciones de mujeres expertas en chats XXX
Por
Johana Arroyave

El tráfico de mensajes sexuales y fotos vía WhatsApp se ha convertido en el ritual moderno de seducción de muchos, el sexting es el nuevo término que ya está evaluando la RAE, para referirse al envío de contenidos explícitos y el nuevo método favorito de esta generación experta en mover los dedos y no precisamente dentro de los pantyes, sino en el celular.

Por: @JohanaArroyave Foto: IStock

Sin embargo, como en las relaciones sexuales (con penetración), es necesario pasar ciertos filtros y tener claro que no todo se vale y que si lo hace muy mal, puede terminar hasta bloqueado; es necesario saber muy bien a lo que se va jugar. Es por esto, que en una ronda de amigas y conversaciones calientes, teniendo en cuenta, que las mujeres sí hablamos de sexo y puede que mucho más que los hombres, me puse a indagar sobre lo que nunca se debería hacer a la hora del sexting.

Según las expertas en seducción virtual (mis amigas), graduadas en doctorado de “Horny and sexys messages”, estos son los errores que no se pueden cometer, ni de riesgo, a la hora de “sextiar”, así que tomen nota e interiorícenlo:

Desactive el autocorrector: Nada mata más la calentura que un mensaje mal enviado. Que el autocorrector se apodere del chat y quedé como un completo idiota. Hará que la persona que está al otro lado del teléfono muera de un ataque de risa y no de un orgasmo virtual.

(Creo que a nadie le gustaría que le dijeran que quieren a su papá dentro)

Las cosas por su nombre: Según Vanessa, a la hora de tener sexo virtual no se vale la vergüenza, las palabras tienen que salir sin filtro con el nombre real y anatómico que les pusieron, nada de apodos ni frases mañés: “si me van a sextiar que se saquen la pena de la cabeza y que me demuestren que no tienen la verga de juguete”.

(Matar pasiones nivel experto)

Emojis: Según Cata, con dos emojis es suficiente, “al principio es divertido, luego me siento viendo Discovery Kids”. Entonces en este punto lo mejor que pueden hacer es aprender a usar una o dos combinaciones y escoger muy bien en qué momento enviarlas. No vaya y sea que le corten la calentura cambiando el chat. Aquí una guía de emojis calientes para que no desaprovechen la oportunidad. (Guía básica para tener conversaciones calientes en Whatsapp)

Créanlo, la  de ustedes no es la verga más grande que existe, ni la más rica: Los psicólogos tienen la razón en decir que antes de querer a alguien es necesario quererse uno mismo, pero de verdad no exageren. Si van a mandar la foto de su pene, háganlo para mostrar la erección que les produjo los mensajes, no para vanagloriarse del tamaño. Lo dijo Natalia: “Mejores vergas se me han caído de la cama y no los estoy presumiendo”.

(Zzzzz / Zzzzzz)

Sin compromiso: Aquí se vale meter la canción del sabio y conocido reggaetonero J Balvin, “yo te lo dije no me iba a enamorar”. Según Vanessa, un mensajito caliente no significa cita y menos pico, la conversación puede quedarse en solo un pasatiempo y no convertirse en realidad. Así que los mensajes de amor después de terminar. No aseguran más que unos chulos azules.

Nunca es suficiente: Si le acaban de detallar con pelos y señales como se lo quieren hacer, la descripción es digna de un premio nobel y viene acompañada de material digital, no responda con un “dime más”, no hay algo más aburridor que dar y dar y dar y no recibir.

Saquen el Flash que llevan dentro: A menos que sea una muerte inesperada o la casa se esté incendiando, no corte la conversación, ni se demore en responder, lo de “hágase desear” en el sexting no funciona. Aquí el que espera, pierde.

Una mentirita piadosa: Tal vez no se la mejor sesión de sexting en la historia de sus chat, pero un piropo así sea mentiroso, le puede generar más entretenimiento seguido, a las mujeres se les convence con palabras. 

(Hombre sincero, confesó que tiene más polvos virtuales)

Pero lo más importante y que tiene que quedar muy claro es que si son perezosos en las palabras, son igual de perezosos en la cama. La frase, “te voy a dar tan duro” repetida 500 veces, solo va a lograr que se le aburran, así que saquen sus dotes de escritores, pongan a volar su imaginación y aprovechen las ventajas que les puede dar la tecnología. 

Temas relacionados: