Se encuentra usted aquí

Frases cliché de los hombres cuando lo quieren pedir

Dejémonos de pendejadas, todos los hombres tienen algún patrón de conquista, unos más desarrollados que otros y unos no tan buenos.
Por
Johana Arroyave

Dejémonos de pendejadas, todos los hombres tienen algún patrón de conquista, unos más desarrollados que otros y unos no tan buenos. Sin embargo, siempre que quieren llevarse a la chica a la cama, la NASA les queda en pañales e inventan cualquier excusa, frase o cita para conseguir el polvito. 

Por: @JohanaArroyave // Foto: Serie Friends.

Vamos a hacer un ejercicio simple, cierre los ojos dos segundos y piense, en qué estrategia usó en su última cita. Ahora, lea las siguientes frases y dígame si se sintió identificado, si alguna vez uso alguna o si a usted querida mujer la engatusaron con alguna de estas.

Empecemos con las más recurrentes, cuando ni siquiera se quieren tomar la molestia de invertir en una salida, sino ir directo al grano:

-“¿Quieres venir a ver una película en mi casa?”: Por favor, esto es tan evidente. ¿Por qué no mejor dicen, “Traiga una cajita de condones y caigame que aquí la espero”?

-“¿Y si vienes a mi casa y cocinamos juntos?”: Generalmente va a acompañada de, “tomamos una botella de vino, escuchamos música y la pasamos bien”. Aquí equivale el mismo hipervínculo de la frase número 1.

-“Deberías estar aquí arrunchada conmigo, ¿por qué no vienes?”: Esta, creo que la han usado más seguido que las otras y en serio, ¿arruncharse? que poca imaginación chicos.

-“Me caes en mi casa, tomamos algo y de aquí salimos”: Bueno de verdad, no confío en esos chicos a los que se le ocurre esta "gran idea". Generalmente la salida se alarga y uno queda ahí, comido, arreglado y ya sin ganas de salir.

Muy bien, ahora veamos las frases más usadas cuando quieren "cobrar" la cena, la cerveza o en resumen, recuperar lo que invirtieron.

-“Si quieres vamos a mi casa y la seguimos allá más tranquilos”: Ajá y por qué no mejor dicen "camine que tengo ganas de comérmela y aquí no puedo". Sería más fácil y no tendrían que invertir tanto tiempo en el previo.

-“Vamos a un lugar donde podamos estar más tranquilos”: Esta ya no tiene mensaje subliminal, es tan evidente que la única respuesta que se puede decir es: "¿Motel o tu casa?"

-“¿No tienes que llegar a dormir a tu casa o sí?”: Bueno, si a mí me dicen esto espero que me lo propongan mejor, porque la frase es tan a aburrida, que parece mejor el plan de irse a dormir, sola. 

Y si las anteriores parecen mañé, estás rompen todos los protocolos de cursilería  

-“No va a pasar nada, que tu no quieras que pase”: ¿Ay chicos en serio? de qué película salió esto y por qué a todos les quedó taladrado en el cerebro.
-“Eres tan maravillosa que no quisiera que la noche acabara aquí”: A quien le haya funcionado, por favor llámeme, necesito darle un premio.

También existe la invitación escondida, planeada y la casi segura. Si a esta le respondieron "Sí" es polvo seguro.

-“Voy con unos amigos este fin de semana fuera de la ciudad, ¿Quieres venir?” 

Y no faltan las circunstanciales, esas que tienen listas para usar en el momento indicado y que parece las hubieran preparado por años.

-“¿Y estás enferma? Si quieres yo voy a cuidarte”
-“¿Estás muy triste? No me gusta verte así yo puedo ir a tu casa y consentirte”
-“¿Y terminaron, estas muy mal? Yo te puedo ayudar a superarlo”

Y bueno la última que me lanzaron en estos días, no consiguieron nada pero la rompieron, me hicieron reír a carcajadas y pensar en lo necesitados que estaban.

-"Escucha por favor esta canción: Y si te quedas qué de Santiago Cruz”:  Juzguen ustedes.

Entonces ¿con cuántas y cuáles se sintieron identificados? Ya es hora de cambiar la rutina ¿no creen?

 

 

 

Publicidad