Se encuentra usted aquí

.

Cuando el cine y la televisión se la tenían montada a la comunidad trans

Durante décadas se mostró en la pantalla una pésima representación de hombres y mujeres transgénero.
CRYING GAME - ACE VENTURA - DALLAS BUYERS CLUB
CRYING GAME - ACE VENTURA - DALLAS BUYERS CLUB
Por
Redacción Shock

En el marco del Orgullo LGBTIQ+ de 2020 se estrenaron varias investigaciones y documentales en los que se resalta la importancia de la comunidad transgénero en el mundo. En Estados Unidos, la imagen de hombres y mujeres trans ha estado presente desde el principio de la industria del entretenimiento, del cine y la televisión, pero lamentablemente creó en el imaginario de los norteamericanos una representación negativa de estos seres haciendo que se les encasillara en estereotipos que no necesariamente corresponden a la realidad.

En la plataforma Netflix se estrenó recientemente el documental Disclosure, que cuenta con entrevistas de personajes trans importantes para la industria audiovisual. Allí, a manera de reflexión y anécdotas, muchos cuentan cómo lo que veían en pantalla fue vital para perseguir sus sueños de transición y soñar que había un espacio para ellos y ellas en Hollywood.

Inicialmente se muestran películas en las que los personajes trans eran mostrados como asesinos en serie, malévolos y peligrosos generando desconfianza en los espectadores porque en esa era no se le daba la oportunidad a mostrar historias diversas con historias inspiradoras, o por lo menos, más amables con la comunidad. Por ejemplo, muchos de los entrevistados en el documental señalan como nociva la obsesión transfobica de Alfred Hitchcock en películas como Psycho donde el personaje de Norman es un asesino travesti con problemas mentales.

La película muda Judith de Bethulia de 2014 muestra un personaje en el que pone a un personaje de género confundido en objeto de burla. Para la directora de cine Lilly Wachowski esta película inventó los estereotipos de género al cine.

De ahí en adelante se replicó en muchas cintas una imagen extremadamente violente y negativa de la comunidad trans. La productora y actriz Laverne Cox enfatiza en Disclosure que “para algunas personas un hombre negro vestido de mujer lo debilita y hace que se burlen de él y reflexiona en que muchas veces dudo de su cambio por creer que todos la empezarían a atacar o mofarse de ella. En Mixed Nuts uno de los personajes está trasvestido y para muchos logra enviar una idea de que los y las trans solo sirven para comedia.

A lo largo de la historia hay cientos de comedias en las que hombres se trasvisten como mujeres logrando que en el imaginario de los espectadores quede que las mujeres trans no son más que hombres disfrazados y visceversa. Es el caso de títulos como Big Momma’s House, Mrs. Doubtfire, Tootsie, entre otros.

En Dressed to kill también se muestra dos personajes femeninos, pero lamentablemente el que tiene problemas mentales y es asesino es aquel que está pasando por un proceso de cambio de género haciendo que nuevamente se muestre a los trans como enfermos.

Hollywood durante décadas ha mostrado cómo la gente debe reaccionar a la gente trans y lo hace de una terrible manera porque en esas escenas muestra repulsión, miedo y temor. Acá se puede mencionar títulos como Terror Train y Beyond The Valley Of The Dolls.            

Para muchos es doloroso ver que en cierto momento de la historia todos los referentes de la comunidad trans en la pantalla eran negativos porque hacia mucho más difícil el proceso de cambio y generaba que muchos decidieran no contárselo a nadie para evitar discriminación. En M. Butterfly se muestra también cómo un hombre espía se disfraza de mujer para enamorar a otro, mostrando de cierta forma que las relaciones entre un hombre cisgénero y una mujer trans no puede ser profunda y real.

Según un estudio de GLAAD el 80% de Estados Unidos no conoce personalmente a un trangénero así que la mayoría de información que obtienen sobre las personas trans la obtienen de los medios de comunicación y producciones audiovisuales. Otro punto para tocar es que, si las mujeres trans no tienen muchos espacios en la tv, el panorama es mucho peor para los hombres trans que han sido invisibilizado por décadas. En The L World se expone el caso de un grupo de lesbianas que se enfrentan al cambio de sexo de una de ellas, pero que es atacada por su deseo de convertirse en hombre. Para muchos el personaje de Max fue una representación negativa de los chicos trans porque lo mostraban agresivo por la testosterona ingerida.

En Soapdish de 1991 hay una escena horrible en el que el personaje de Whoopi Goldberg revela de forma cruel que la enfermera Nan es una mujer transgénero. En un punto uno de los actores suelta la línea “es un hombre”, estereotipando una vez más a las chicas trans en el cine.

Hay que resaltar también la forma en que se llevan las entrevistas a personas trans en televisión. Desde Oprah hasta Katie Couric han cometido errores ofensivos con las preguntas que le hacen a sus invitadas enfocándose en sus partes genitales haciendo que la conversación sea incómoda.

Una escena en Sex and the City es increíblemente irrespetuosa donde Samantha se refiere a los transexuales con mujeres con pene o hombres con senos, además de encasillar a las mujeres trans como prostitutas.

Igual pasa en las series de contenido medico donde siempre muestran las complicaciones de hacerse la cirugia de cambio de sexo o donde se basan en historias de trans con alguna enfermedad sexual. Además de inducir que las cirugías de reasignación pueden generar cáncer en los cuerpos de las pacientes.  

Muchas actrices, como el caso de Candis Cayne, aseguran que las llaman para papeles que siempre mueren en los unitarios de televisión, “he muerto tantas veces que ya ni lo recuerdo”.

De un tiempo para acá se les ha otorgado a las mujeres trans papeles fuera del estereotipo, haciendo que la comunidad empiece a sentir un cambio en la forma en que la ven y las tratan. En el documental Disclosure se tocan otros temas de relevancia como la masiva contratación de hombres cisgénero en personajes trans y lo ignorados e ignoradas que se han sentido al no ser tenidas en cuenta como actores recurrentes o principales.

La solución de todos los problemas en los medios es mostrar más personajes trans para que representaciones burdas no sean tan graves, porque no serían las únicas que les llegan a los espectadores.

Recomendado | Manifiesto Orgullo LGBTIQ+: un mensaje para la comunidad 

#ElLadoSDelCine

 

Más contenido sobre: