Se encuentra usted aquí

Los 5 álbumes imperdibles de Rock al Parque 2017

Desafían lo convencional y serán presentados en vivo durante el festival.
Por
Chucky García

Dos bandas de Argentina, una de China, una de México y una de Venezuela tienen entre sus manos cinco de los mejores álbumes internacionales que se van a escuchar este año en sus tarimas en el Parque Simón Bolívar.

Por: @chuckygarcia

No es fácil reducir a solo cinco álbumes la lista de los mejores o más interesantes álbumes internacionales que este año se podrán escuchar, en vivo, en la vigésimo tercera edición de Rock al Parque. Y no es fácil porque las posibilidades son 24, que es el número total de invitados extranjeros que tiene el festival entre su programación, y entre los cuales los latinoamericanos son mayoría.

Incluyendo a La Santa Cecilia, banda de origen latino y radicada en EEUU que ganó el Grammy anglo a Best Latin Rock Album, en total son 18 las agrupaciones latinoamericanas que tocarán en Rock al Parque 2017, haciendo de esta versión posiblemente la de mayor presencia de artistas del continente en toda la historia del festival, y en cuanto a número de invitados solo comparable con las ediciones 2015 y 2001 (que contó con siete escenarios más y se llevó a cabo durante una semana).

Pero, siendo solo cinco, los candidatos no podrían ser otros que los álbumes de dos bandas de Argentina, una de China, una de México y una de Venezuela, y que por sus características desafían no solo a las cuatro paredes en que algunos quieren que el rock se quede enclaustrado para el resto de sus días sino que tiene su propio universo, estética, lenguaje y hasta humor, conciliando influencias y caminos ya recorridos por otras bandas con ideas nuevas y nuevos senderos sonoros.

1. La Promesa de Thamar  de Sig Ragga (Argentina)

Cuando se habla de “banda revelación” muchas veces se toma por hecho que se trata de una agrupación a medio camino o por mucho por construir. Sig Ragga, con 20 años de trayectoria encima, más que una “revelación” –como se le cataloga habitualmente, incluso en su país– es una realidad tan sólida como una roca, y este álbum que lanzaron hace unos pocos meses es un trabajo redondo, de peso, con fondo y forma y una evocación a esos compositores clásicos del rock argentino como Spinetta.

2. Agua ardiente  de Los Espíritus (Argentina)

La psicodelia latinoamericana está de vuelta, y más que de vuelta (porque en realidad nunca se fue) agita de nuevo su bandera. Los Espíritus lo vienen haciendo desde hace una década, cuando debutaron con un EP homónimo en 2007, y ahora lo reconfirman a rabiar con este álbum titulado Agua ardiente y que bien pudo llamarse Agua bendita, porque sin duda resulta purificador y, como dirían en redes, afortunado y bendecido. Mucho sonido de guitarras, y pasajes instrumentales que invitan a liberarse y despojarse de toda atadura.

3. Intoxicatingly Lost  de Zhaoze (China)

La primera banda china en participar en la historia de Rock al Parque esconde, entre muchos otros logros en una veintena de años de trayectoria en su país, una serie de grabaciones de muy buen nivel y no menos que interesantes por su mezcla de post rock, instrumentos tradicionales chinos y cortes instrumentales que parecen como frágiles barcos atravesando su propia e inmensa tormenta musical. Las canciones son en principio lentas pero a medida que avanzan se van transformando en grandes olas y bloques de sonido, agradables y muy emotivos.

4. Dama Fina de Titán (México)

En Shock ya habíamos hablado de este álbum, uno ciertamente oscuro, retorcido y con mucho groove, diseñado por los mexicanos Titán tras muchos años de no lanzar nada nuevo. De Titán hacen parte Silverio (conocido también por su desfachatado y corrosivo proyecto en solitario) y Jay de la Cueva, productor, multi instrumentalista y cantante que también ha sido reconocido por su trabajo en otras bandas como Fobia y Moderatto. Este álbum incluye un tema en colaboración de Gary Numan.

5. De Película de Los Crema Paraíso (Venezuela)

Los Crema Paraíso es un experimentado power trío de músicos venezolanos radicados en Nueva York, entre los que se encuentran el percusionista Neil Ochoa (quien toca con la banda de cumba trasnacional Chicha Libre) y José Luis Pardo, quien durante varios años fue el guitarrista de Los Amigos Invisibles. Y De Película tiene la particularidad de ser como un ritual de rock progresivo, jazz y música tradicional venezolana, con las dosis perfectas de pogo y baile; humor negro y desacato.

 

Publicidad