Se encuentra usted aquí

Rock al Parque: Memorias de los que han sido protagonistas desde la tarima

Con testimonios de Pornomotora, Ultrágeno, La Derecha, Sangre Picha, la Severa Matacera y muchos otros.
Por
Redacción Shock

Estas son algunas micro historias que se iluminan en el bazar de los recuerdos de quienes han sido o alguna vez fueron protagonistas arriba de algún escenario de Rock al Parque ¡Buen viaje!

Por Diego Leonardo González Rodríguez

Cientos de momentos han quedado grabados en la memoria de los millares de asistentes que ha tenido Rock al Parque: Amós Piñeros implorándole a la raza furia dar pasos atrás para que algunos delirantes pudieran tomar un nuevo aire; miles de jóvenes recogiendo firmas para lograr que el evento fuera política de Estado y patrimonio de la ciudad; quién podría olvidar la inclemencia del clima bogotano y aquella granizada apocalíptica que no logró amedrentar a los espíritus más rockeros; cómo olvidar que cada vez que se anuncia a La pestilencia el público cae en un delirium tremens, en una implacable licuadora humana que convierte la furia en adrenalina, todos los escenarios –Olaya Herrera, Simón Bolívar, Media Torta, Plaza de Toros– han sido testigos del poder de la gente: la unión puede hacer temblar hasta la misma tierra. Cómo olvidar a Andrés Giménez [A.N.I.M.A.L]  clamando por el pueblo U’wa,  o a David Jaramillo de Doctor Krápula pedir un minuto de silencio por 1700 líderes indígenas asesinados, logrando que cientos de miles de almas se pusieran de acuerdo por sesenta segundos.

Estas son algunas micro historias que se iluminan en el bazar de los recuerdos de quienes han sido o alguna vez fueron protagonistas arriba de algún escenario de Rock al Parque ¡Buen viaje!

Una propuesta

Fui al Instituto y simplemente le propuse a Bertha Quintero que ellos pusieran la tarima y el sonido y que nosotros nos encargábamos de la gente y de las bandas, de invitar algunos amigos y de hacerlo. [Mario Duarte, La Derecha]

La iniciación

Me acuerdo mucho de Rock al Parque uno, cuando tocamos ahí por primera vez, en un escenario grande con Morfonia, fue la primera vez que tocamos con monitores, entonces eso fue increíble porque yo personalmente le pegaba al bombo y sentía que me estaban dando un tramacazo en la espalda, eso fue una experiencia alucinante, sentir la batería gigantezca arriba de la tarima. [Gregorio Merchán, Morfonia]

Pogos endemoniados

Muy memorable en el Olaya, el primer Rock al Parque. En el estadio del barrio Olaya, en el sur. Era de los primeros mega eventos rockeros y llevar ese concierto al sur (...) llevar ese concierto allá, fue increíble, la reacción del público, me acuerdo, era una cosa increíble, era majestuoso. Cuando empezamos a tocar nunca se me va olvidar la calaña de pogo que se armó en ese concierto. Era el pogo más grande que yo había visto hasta ese instante en mi vida. [Alejandro Duque, Burning Caravan]

En Rock al Parque –al  principio– había una cosa que se llamaba Fuerza de Paz: eran los muchachos que ponían orden, los de logística. El asunto era tan descontrolado que ellos cuando íbamos a tocar nosotros se retiraban porque los pogos eran endemoniados. Eso era muy duro. Personalmente no me hubiera atrevido a meterme a un pogo de esos. [Alexander Salazar, Sangre Picha]

Cuando no tenía la banda, cuando apenas estaba empezando a salir música, iba a pogos de Rock al Parque, yo recuerdo el primero. Yo escuchaba mucho metal en esa época y los pagos de metal eran agresivos. En Europa, Estados Unidos, Canadá, no se ve eso cuando uno toca, pero los pogos aquí son sumamente agresivos. [Alex Arce, la Severa Matacera]

El público es la ley

Entre el público había un muchacho discapacitado en silla de ruedas y entonces la gente empezó a pasarlo por el aire, porque él quería estar hacia delante, al V.I.P, lograr un autógrafo con nosotros y finalmente lo logró. [Carlos Hoyos, Gaias Péndulum]

Tocamos en la tarima grande, cerrando Rock al Parque, antes de Robi Draco. Tocamos El Perro gozque y la tarima temblaba porque saltaba la gente hasta donde yo alcanzaba a ver, de hecho, en algún momento me pidieron que parara el concierto. [Cristian de la Espriella, Pornomotora]

Hay un tema que se llama A la Bambarabanda, que es un son sureño. Cuando yo lo propuse para el repertorio, los integrantes de la banda me dijeron: oye, pero, vamos a Rock al Parque, no te parece que ese tema está más bien para un festival de música campesina. Yo les dije: no hermanos, ese tema va a poner a gozar a la gente allá como sea.

Cuando llegamos a Rock al Parque [2009] Teníamos que tocar después de una de las bandas insignia del punk en Colombia, como es I.R.A. Empecé a temblar, y les dije: ¿y ahora qué hacemos? Teníamos aproximadamente 30 mil punketos esperando nuestro show y nosotros íbamos a salir con ese tema, sin embargo lo tocamos y fue muy extraño y muy chistoso mirar como toda esa cantidad de punketos bailaban A la Bambarabanda, un tema de música tradicional campesina. Fue muy divertido mirarlo porque no sabían cómo bailarlo. [Yeimy Argoti, Bambarabanda]

Fue en Rock al Parque de 1996. Nuestro baterista (Antonio Aristizábal) tenía 15 años en ese momento, nosotros teníamos como 20, a él le dio por hacerse en el pelo como chucitos con gel y todos los punks que habían en el festival se enamoraron de él porque era muy buen baterista y cuando se bajó de tocar, varios fueron en grupo a saludarlo, a felicitarlo y el chino se asustó y salió corriendo por las escaleras de la Media Torta, arrancó de la mitad, desde donde queda la cabina de sonido, y terminó en la 3ª, convencido de que lo iban a matar. [Fernando Melgarejo, La Gardenia]

[2005] Como a eso de las 5 o 6 de la tarde ya habían como unas 40 o 30 mil personas, yo no lo podía creer. Me volteo y alguien me está tomando una foto y yo me mando la mano al corazón, en mi vida era la primera vez que tenía tanta gente al frente y aprendí mucho de eso y me hizo crecer mucho como músico y como persona.  [Juan Antonio Murillo, Rey Gordiflón]

Los Héroes

En el 2005 cuando estábamos haciendo nuestra presentación –tipo 6 de la tarde– en la tarima principal, en la Plaza, se fue el sonido, nos quedamos sin bajo y sin guitarra, se habían quemado unos amplificadores. Solamente quedo el audio de mi voz (…) Mientras hacían todo ese arreglo técnico, me paré de la batería, cogí el micrófono y le dije a la gente: Bueno, cantemos una canción sin instrumentos mientras esta gente se organiza... Empecé a cantar 'Sin monopolios' (...), para mi sorpresa, unas 100 mil personas me contestaron la canción y se pusieron a cantar conmigo, me puse absolutamente arrozuda, porque estaba tirando era cancha. [Mónica Moreno; I.R.A] 

Había bastante gente en nuestro escenario [escenario Bio], alrededor de la tercera canción nos dicen que por favor paráramos porque no había sonido afuera (...) Tocó cambiar todo el cableado de la consola digital a la consola análoga, fueron alrededor de 10 minutos, fueron 10 minutos bastantes largos (...), la banda estaba un poco colapsada, un poco asustada. Camilo Ferrer –dijo– "toquemos, hagamos un jam".  Decidió saltarse todas las vallas de seguridad; llegar hasta el público; animar a la gente que estaba ahí mientras se resolvía el problema. Fue increíble ver como saltaba del escenario –seis, siete metros– y saltar cada valla casi como un atleta olímpico. [Javier Pabón, Divagash]

En Rock al Parque 1999 nosotros íbamos entre Café Tacvba y Molotov, se alargó y al final nos tuvieron que  cancelar el concierto, ese día había un sobrecupo en el parque, estaba desbordado, había que pedirle a la gente que diera pasos atrás para que pudieran respirar los que estaban adelante y sacar a la gente que se había desmayado. Salí y les pedí que dieran un paso para atrás cuando yo contará hasta tres. Todo el mundo, en bloque, echó para atrás. Tres veces. Eso es un concierto y eso es una experiencia de rock and roll, aunque parezca de logística. [Amós Piñeros, Ultrageno]

Se me rompió en ese toque [Rock al Parque 1996] una cuerda y quedé sin guitarra, llegó un tipo, mono, alto, me dijo: "tomá, tomá, seguí, seguí". Me puso una guitarra, yo no sé ni quién era, y el man se fue, yo seguí tocando mientras me arreglaban la cuerda.

Fui a entregar la guitarra y el tipo me dijo: excelente, está buenísimo, te felicito. El guitarrista de Los auténticos me prestó la guitarra pa'que siguiera tocando. [Alejandro Monroy ENEPEI]

El Profeta

En el 2001 o 2002 nos presentamos junto a varias bandas que estábamos incursionando con sonidos nuevos en el metal. Estaba: No Silence, De2, Injury, Raíz. Me acuerdo que a nosotros nos ponían a tocar muy temprano en la tarde; recuerdo que nos bajamos; nos hicieron una pregunta en la rueda de prensa respecto a qué pensábamos de esos nuevos estilos de metal o rock pesado. Les dije que creía que toda esta movida de bandas iban a estar más adelante, iban a poder compartir tarima con bandas de metal duro. Recuerdo que en ese Rock al Parque, Elkin Ramírez estaba ahí; se acercó y me dijo: "sí viejo Zetha, tiene toda la razón, ustedes son de las bandas que a futuro van a estar representando el país". [Zetha, Koyi K–Utho]

El desaparecido

Pedimos que para el lanzamiento del álbum en Rock al Parque [1999] mandáramos hacer unos globos de metro y medio de altura, globos inflables –balones inflables que decían Sha–i, Kit de poder– para tirarlos desde el público. La disquera mandó a hacer cuatro. La disquera mandó a un personaje sin acreditación, casi que no puede ingresar los balones. A última hora nos tocó inflarlos a punta de boca, los roadies, el baterista, uno de los músicos de Manu Chao nos ayudó a inflarlos. Cuando fuimos a tocar, sólo teníamos tres y los tiramos al público. A la gente le gustó mucho (...) después un amigo nos contó que Manu Chao se había quedado con uno de los globos, lo desinfló y se lo llevó pa' la casa. [Kamilo Olaya, Sha–i]

El sobre actuado

En Rock al Parque [2014]. El Sagrado tocaba a las 6 de la tarde –horario estelar– en medio de Pro Pain, de Estados Unidos y Carajo, de Argentina. Un aforo de más de 90 mil personas. Al estar en pleno show, resbalo en tarima porque estaba mojado el piso. Nadie se dio cuenta, pensaron que era la furia del cantante en vivo.

Me acordé de una caída que sufrió Beyonce –la cantante– por las escaleras y se paró como si nada [risas]... Alice, la guitarrista, pensó que estaba muy sobre actuado. [Jhon Jairo Velasco, El Sagrado]

El niño

Una de las cosas que más me ha marcado fue una presentación de El Sagrado en donde cantó mi hijo con nosotros, fue la primera presentación de él, tenía 11 años en ese momento y ha sido el artista más joven en el festival. [Pájaro Bass, El Sagrado]

Los condenaditos

Nos hicieron caminar una cuadra descalzos, con los zapatos en la mano, a lado y lado policías mirando yo no sé qué. Digamos que íbamos directo al tren de Auschwitz. Yo sé que no es una imagen muy positiva, pero me impactó mucho del Rock al Parque. Porque también uno ve y siente la represión del Estado sobre los jóvenes. [Camilo Velázquez, La Rebeca]

Los fuera de serie

Surgió una versión que decía que nosotros íbamos a hacerle propaganda un grupo guerrillero. Como no nos podían descalificar, nos pasaron al horario de las 11:00 de la mañana del sábado en el Simón Bolívar. No había nadie. De todas maneras el show tuvo un calibre tan alto que nos censuraron. Fue muy fuerte la presentación de nosotros, desde la puesta en escena, lo que se decía y lo que hicimos. A Héctor Mora que era el director ese año [2000], lo amenazaron con quitar la energía de Rock al Parque y de cancelarlo [Jorge Luis Vanegas, Vulgarxito]

Esa noche se cerraba Rock al Parque [2005] y tuvimos la oportunidad de cerrar el foro con una gran audiencia, una gran expectativa junto a Jaguares; lo que pasa es que cuando estábamos cuadrando sonido nos abrieron el telón y nos dijeron que teníamos que empezar. Aquella noche el sonido no fue lo mejor, pero creo que la gente sintió y volvió a tener en sus oídos y en su cabeza a Estados Alterados. [Ricardo Restrepo, Estados Alterados]

En el año 2007 Nepentes fue la banda nacional invitada para abrir el festival, inmediatamente terminó nuestra presentación se lanzó una granizada histórica, una llovizna con nieve que paralizó a la ciudad durante casi 10 horas, lo extraño fue que Nepentes abrió y cerró ese día el festival. Lamentablemente las otras decenas de bandas no pudieron tocar. Recordamos a mucha gente haciendo angelitos en la nieve, algunas gentes con dificultades de salud por hipotermia. [Juan Carlos Sánchez, Nepentes]

De tú a tú

Remitiéndonos al año 1984, habíamos varios amigos que guardábamos lo que nos daban, con eso comprábamos música. Nuestro primer LP que compramos fue el Anti Nowhere League, el concierto en Yugoslavia, fueron dos copias las que llegaron a Medellín, nosotros tuvimos una de esas. Lo bueno es que nos tocó ser teloneros de esa banda [2013] y eso me pareció algo bacano [Ringo, Peste Mutantex]

Se subió a cantar Ama–zonas Rubén Albarrán de Café Tacvba, fue un momento mágico, la gente se conectó bien fuerte con la banda. Creo que tal vez ese fue de los momentos más importantes que hemos tenido [2014] [Sergio Acosta, Doctor Krápula]

Estaba al lado del Titi, baterista de Tierra Adentro, y Juanma que era su roadie, estábamos viendo a Suicidal Tendencies –para el cierre– Mike Muir le estiró la mano a uno de los que estaba en esa zona, lo subió a la tarima.  Dijimos: afortunado este man que lo montaron por allá… Cuando de un momento a otro Mike Muir mira a todos y dice: todos pa'rriba, nos volteamos a mirar entre Tití, Juanma y yo; nos vamos pa'rriba; terminamos pogueando en tarima con Suicidal Tendencies [Javier Carmona, Pr1mal]

Un dios impaciente

Estuvimos 2 años esperando para entrar a Rock al Parque y cada vez que llamábamos, terminamos discutiendo y colgando el teléfono con la persona encargada de conformar el cártel. Al tercer año fue la vencida, fuimos a tocar a Rock al Parque con muchas dudas porque íbamos a tocar el día del metal, digamos que Kronos era la banda menos metalera de todas.

 Fue muy chévere, incluso, muchos amigos y mucha gente que estaban viendo el show por televisión, apenas nos bajamos del escenario, nos llamaron y nos dijeron: hicieron llorar a los metaleros, todos los metaleros estaban cantando Fuego en mis venas. [David Corkidi, Kronos]

Hasta las lágrimas

Me ha tocado que de 80 mil [espectadores] quedan 5000 o 10,000, me ha tocado unas cosas que ¡Uy pobrecitos! Estábamos muy asustados por eso. Nosotros tocábamos después de Ellos [Dead Kennedys] y el parque [2011] estaba llenísimo y nos daba susto que se nos fuera la gente, cuando acabaron, la gente empezó [imita una multitud de voces ovacionando] <<Peeeeeste, peeeeeste>> ¡Uff! ¡Qué emoción! Dilson se puso a llorar. [Carlos Marín, La Pestilencia]

[Rock al Parque 98] la primera canción la tocamos con una tribu indígena que tenía un grupo musical, los invitamos a tocar una canción con nosotros; al final el vocalista dijo unas palabras frente a la gente. El público se levantó de una manera apoteósica; yo nunca he sentido en tarima un grito tan unísono de todo el parque, todas las 100 mil personas al tiempo levantaron las manos. Levantaron las manos con nosotros, esa imagen yo la tengo como si fuera una fotografía. Es algo que nunca se me ha borrado. En este momento, ahí mismo, se me salieron las lágrimas.  [Alfonso Pinzón, Agony]

Este fin de semana se cumplirá la vigésima tercera edición de algo que parecía improbable. Sábado, domingo y lunes servirán para que propios y extraños agreguen más memorias a la extensa colección de sonidos, imágenes, olores, colores, sentimientos [etc] de un festival alucinante.

Publicidad