Se encuentra usted aquí

My Chemical Romance lanza su cuarto disco 'Danger Days'

Por
Redacción Shock

Tras sobrevivir al majestuoso éxito de su anterior trabajo discográfico, "The Black Parade" (2006), con el que estuvieron de gira durante más de dos años y medio, Way y el resto de la formación regresan con más ilusión que nunca.

"El anterior disco fue un gran éxito para nosotros y nos sentimos afortunados por ello, pero estuvimos más tiempo de gira con él de lo que debíamos. Realmente sentí después de aquello que estábamos quemados. No queríamos ni ver un instrumento", admitió Gerard Way, el vocalista del grupo, de 33 años.

El grupo se tomó un tiempo de descanso y volvió al estudio de grabación para dar forma al nuevo álbum, aunque los primeros intentos por lograrlo fueron infructuosos.

¿La razón? Way se había propuesto homenajear a sus grupos favoritos del rock y el resultado fue "un disco aburrido que no aportaba nada al género".

"La primera versión del disco no nos gustó, así que volvimos a empezar casi desde cero. Llamamos al productor Rob Carvallo y decidimos que debíamos hacer lo que realmente nos gusta. Las mejores canciones de aquel disco se mantienen aquí, pero suenan diferente", comentó el artista.

"Danger Days" cuenta con quince canciones: "Look Alive, Sunshine", "Na Na Na", "Bulletproof Heart", "SING", "Planetary (GO!)", "The Only Hope for Me Is You", "Jet-Star and the Kobra Kid/Traffic Report", "Party Poison", "Save Yourself, I'll Hold Them Back", "S/C/A/R/E/C/R/O/W", "Summertime", "DESTROYA", "The Kids from Yesterday", "Goodnite, Dr. Death" y "Vampire Money".

"Na Na Na" es el primer sencillo, todo un trallazo de adrenalina que es ya un himno entre el público juvenil. Y también es la razón por la que la versión original del disco se descartó.

"Es la canción que lo cambió todo. Nos dimos cuenta de que había que volver a empezar. Nos miramos y dijimos: 'ésta es la canción sobre la que construir el resto'. Y así, destrozó todo nuestro esfuerzo previo. Realmente se convirtió en sencillo por méritos propios", argumentó Way.

El disco cuenta con una portada de estética futurista en la que los miembros del grupo se convierten en héroes de cómic, que también aparecen en los videoclips de los dos primeros sencillos: "Na Na Na" y "SING".

"Suena como un auténtico misil de rock. No hay un concepto como en el anterior disco, que giraba en torno a la vida, la muerte y la venganza. Es un álbum más directo en el que nada suena a ficción", explicó Way, que se casó en 2007 y tuvo a su primer hijo en mayo de 2009.

"Ser padre me cambió personalmente y modificó por completo todo aquello que quería decir con mi música", comentó. "La banda tiene éxito, he podido funcionar como artista, he conocido a la mujer de mis sueños y ya no hay nada que me haga enfurecer. No siento odio por nada. Así que este disco trata sobre un autodescubrimiento", añadió Way, quien luce un aspecto radicalmente opuesto a la estética "emo" que la banda popularizó entre los jóvenes de medio mundo.

"Creo que funciona porque es lo último que se esperaba de nosotros", apuntó el cantante, quien no obstante, dijo que el tinte rojo que ahora colorea su cabellera es el mismo que usaba en la época del instituto.

"Lo echaba de menos", dijo entre risas. "Es el color que he lucido durante gran parte de mi vida. Lo de ir vestido todo de negro fue cosa del disco anterior. Echaba de menos esta alegría, poder ponerme una camiseta amarilla. A los fans les ha gustado mucho. Sienten que han crecido con nosotros", agregó.

Sus admiradores podrán verles tocar en directo en la gira "The World Contamination Tour", que comenzó el pasado 23 de octubre en Londres, e incluso interactuar con el propio Way a través de Twitter.

"Hay momentos en los que uno cruza la línea de la vanidad y la autopromoción, pero me gusta y lo considero divertido porque parece que no hay distancia entre ninguna persona del universo", declaró Way, quien reconoce que la banda ha superado "el momento oscuro" que supuso la marcha del baterista Bob Bryar, durante la grabación del disco, y que ahora mismo sólo tienen un objetivo en mente.

"Nos morimos de ganas por tocar de nuevo", concluyó.