Se encuentra usted aquí

Star Wars Los Últimos Jedi es todo lo que esperaba y más

Una vez más iremos a esta lejana galaxia en un viaje que promete hacernos sentir que estamos en una montaña rusa cargada de emociones como nunca antes
Cortesía prensa Star Wars
Cortesía prensa Star Wars
Por

 

Por: Kaito @El_Fotis

Disney lo ha hecho, después de una decente primera entrega de lo que será una nueva trilogía de la saga galáctica más importante de todos los tiempos y de la mano de Rian Johnson, quien no solo dirige sino que también escribe, llega Star Wars - episodio VIII, Los Últimos Jedi. Una vez más iremos a esta lejana galaxia en un viaje que promete hacernos sentir que estamos en una montaña rusa cargada de emociones como nunca antes en la historia de la saga.

¡Olvide todas las teorías!

Star Wars, Los Últimos Jedi nos muestra lo que sucede después de la destrucción de la Base Starkiller, el arma de destrucción masiva con la que la Primera Orden destruyó la República (visto esto en El Despertar de la Fuerza) dándole una victoria temporal a nuestros amigos de la resistencia. Ahora es la malvada Primera Orden la que toma cartas en el asunto y planea un gran contraataque a una resistencia que sí o sí tiene que huir para evitar su aniquilación, no sin antes darnos un momento al mejor estilo de una Battlestar Galactica. Todo esto es el gran panorama de la clásica lucha del bien contra el mal pero llevándolo a un nuevo nivel donde entender sobre la naturaleza de las guerras y ver quién o qué sale beneficiado de todo esto, es una fiel manera de reflejar el mundo actual.

Existe un conflicto interno en los personajes 

En esta película existe la idea de desdibujar esa imagen de que todo es blanco o negro y llegan estos matices grises que invaden a los personajes presentado en forma de existencialismo, las dudas asaltan a nuestros héroes llevándolos a cuestionarse si ese es el camino a recorrer. Estamos ante una secuela más oscura y prolongada con mucha disección moral y trágica, que al final termina no como la anterior con aquel cliffhanger sino en un nuevo statu quo interesante.

Es una historia sombría de combatientes de la resistencia moribundos tratando de encender la chispa antes de que ellos mismos se extingan. Se ve el desarrollo de nuevos héroes a medida que crecen, cambian y/o aprenden algunas cosas desagradables sobre ellos mismos. Rey está ante una nueva figura paterna que en un comienzo no es lo que ella esperaba, Finn tiene que decidir si es parte de la resistencia o simplemente un polizón. Laura Dern como Amilyn Holdo tiene un papel pequeño pero fundamental como líder de la resistencia. Finn y Rose hacen una extraña pareja divertida, y precisamente es su trama la que ofrece una mirada a aquellos que viven en lo alto mientras reina la tiranía, mientras que Poe tiene que lidiar con las consecuencias sangrientas de ser un pez rebelde y en consencuencia se cuestiona si podrá ser el líder que la resistencia necesita. El paso de la antorcha a la nueva generación de héroes se ve desde el inicio hasta el final de la trama dejando claro que este podría ser un nuevo comienzo ya que las reglas han cambiado.

Reír para no llorar

Esta película es sobre la niebla de la guerra y las opciones imposibles de luchar contra un mal abrumador. En segundo lugar, el director Rian Johnson logra combinar su peligro y desesperación con un humor alegremente tonto que nunca se interpone en el drama ni diluye lo que está en juego. El tono es firme "reír para no llorar". La nostalgia de ver a la princesa Leia en cada escena (su destacada y conmovedora interpretación es un triste recordatorio de una pérdida en el mundo real) También está claro que los Skywalker han sido la columna de la saga pero también está la certeza de que Star Wars puede ir más allá sin la familia más conflictiva de la galaxia.

Deja el pasado atrás

Star Wars, Los Últimos Jedi es un correctivo deliberado y reflexivo. Resume su tema en el título, con el mayor respeto y cuidado posible, de abandonar algunas de las viejas tradiciones, y va en búsqueda de los próximos pasos para un mundo que se está expandiendo rápidamente, y necesita escapar de su viejo drama familiar si va a crecer. Johnson reconoce, a través de los personajes y el diálogo, que dejar ir las cosas familiares es difícil y sabe mantener a la audiencia en sus manos en el proceso. Pero también es admirablemente despiadado al respecto. Es probable que el público salga de Star Wars, Los Últimos Jedi con algunas preguntas. Pero sabemos que están en manos de alguien que se preocupa por la serie tanto como los fanáticos, alguien que adora su historia, pero también ve el amplio futuro por delante de ella, porque ha hecho una película que tiene la ligereza y la pesadez requeridas, el espíritu inefable y la grandeza para revitalizar un monstruo pop-cultural.