Se encuentra usted aquí

¿Les queda tiempo para otra afición? Prueben con la NBA

¿NBA? ¿Qué es eso? ¿No era donde jugaban los de Space Jam?
LeBron James vs. Stephen Curry (foto: Getty)
LeBron James vs. Stephen Curry (foto: Getty)
Por
Álvaro Castellanos

¿NBA? ¿Qué es eso? ¿No era donde jugaban los de Space Jam?

Por Álvaro Castellanos | @alvaro_caste

Uno de los elogios más unánimes a favor del fútbol es que “cualquier cosa puede pasar”. En efecto, un partido que va 2-0 fácilmente puede terminar 2-3; o un arquero puede irse a buscar el cabezazo en el minuto 97 y anotar un gol milagroso. El fútbol sorprende, lo sabemos, pero su componente “impredecible” se ve sólo de vez en cuando. En cambio, en la NBA, uno de los espectáculos deportivos más increíbles del mundo, lo impredecible se ve todo el tiempo, ya que un par de milésimas de segundo son suficientes para cambiar un marcador. Si es por todo lo que sorprende y emociona, la NBA puede que sea lo suyo, sólo que usted no lo sabe.

NBA on Twitter

En países como Colombia, la afición hacia los deportes gringos destapa un chauvinismo más insoportable que un hincha de la selección borracho, con trompetica y camiseta metida entre los pantaloncillos. Es como si el cerebro le ordenara a muchos odiar lo que no conocen. Y este rechazo ocurre a muchos niveles. Con la religión, la música, la inclinación sexual o las costumbres culturales. Es un complejo patriotero difícil de aceptar. ¿Quién dice que al ser colombianos automáticamente somos católicos, heterosexuales, nos gusta tomar tinto y ver a la selección Colombia? ¿Por qué hay que calcar esa plantilla? Muchos otros, eso sí, andan encaramándose a modas efímeras, como el Super Bowl, lo cual es un fastidio, pero eso no quiere decir que uno no pueda generar una afición hacia el fútbol americano, el béisbol, el básquet, el vóley; o hasta el rugby, el cricket o el curling (ese deporte chistoso con escobitas y un plato).

Ya que el fútbol hace mucho tiempo trascendió las barreras del deporte, compararlo con cualquier otro se me hace injusto. La carga sociocultural del fútbol, la posibilidad de explicar el mundo a través de él y el poder que tiene sobre la sociedad hace que cualquier otro deporte le quede chiquito. Pero, por suerte, eventos como los Juegos Olímpicos suelen abrirnos la mente sobre la grandeza de otras disciplinas que tradicionalmente hacen parte del paisaje. Es el caso del básquet, que se juega a muy alto nivel en países como España, Serbia o Turquía, pero que es mucho más espectacular en EE.UU. En ese sentido, así como es más fácil cultivar afición futbolera con un Barcelona-Real Madrid que de un Patriotas-Boyacá Chicó, la NBA es mil veces más dinámica y atractiva que un partido con gigantes rústicos de Europa Oriental que parecen salidos de la película Búsqueda Implacable.

Es cierto que somos animales de costumbres y, por eso, lo que no nos gustó o no conocimos desde chiquitos difícilmente nos enganche de viejos. Pero si alguna vez usted sintió afición hacia el básquet porque jugaba “rebota-uno” con sus amigos en el colegio, o se emocionaba viendo Space Jam o partidos de Michael Jordan, tal vez sea momento de reactivar esa pasión que el trabajo, el estudio, la familia, los noviazgos, el matrimonio, Facebook, WhatsApp, el fútbol, la bicicleta y Netflix le quitaron. Así que acá van nueve fáciles pasos a criterio del colaborador para engancharse con la NBA, si es que milagrosamente siente que le queda tiempo para otra afición.

PASO #1: conozca las generalidades

La NBA tiene 29 equipos. Los 29 equipos están repartidos en 2 conferencias. Hay 14 en el Este y 15 en el Oeste y no existe el riesgo de bajar a segunda división. Cada equipo juega 82 partidos entre octubre y abril y los 8 mejores de cada conferencia pasan a los playoffs (rondas de eliminación directa). Entre abril y mayo, en el Este y el Oeste, se enfrentan el primero contra el octavo; el segundo contra el séptimo; el tercero contra el sexto; y el cuarto contra el quinto, en series al mejor de 7 partidos. Y en junio, los ganadores de cada conferencia juegan, también al mejor de 7 partidos, para definir el campeón de la liga. Las reglas de la NBA son más exigentes que las de la FIBA en aspectos como el tiempo (4 cuartos de 12 minutos cada uno) y la distancia entre la línea de 3 puntos y los aros.

PASO #2: repase alguito de historia

La National Basketball Association surgió en 1946 como Basketball Association of America (70 años después del béisbol profesional y 25 años después del fútbol americano profesional) y tiene a los Boston Celtics y Los Ángeles Lakers como máximos ganadores históricos, con 17 y 16 títulos. En tercer lugar están los extraterrestres de Chicago Bulls de los 90 liderados por el que para mí es el mejor deportista de la historia, Michael Jeffrey Jordan. Otras leyendas de la NBA son Bill Russell (años 50), Wilt Chamberlain (años 60), Julius Erving (años 70), Kareem Abdul Jabbar y Magic Johnson (años 80), Karl Malone (años 90), y Tim Duncan y LeBron James (en la actualidad).

PASO #3: asuma su poder sociocultural

A punto de asumir como Presidente con su racismo, su exclusión y su peluquín rojizo, Donald Trump ya tiene a la NBA como opositor declarado. El racismo es la gran pelea histórica que ha librado EE.UU. a través de los siglos y la NBA ha contribuido como pocas instituciones a pañetar las grietas raciales y reivindicar el orgullo afrodescendiente. En 1950, Earl Lloyd fue el primer negro en llegar a la liga y cambiarla para siempre, siguiendo el legado de Jackie Robinson en el béisbol. Desde ahí, la raza negra ha encontrado en el baloncesto su máximo nicho deportivo en EE.UU. y construido a históricos ídolos idolatrados en todo el mundo. Junto al Real Madrid, el Barcelona y los New York Yankees, Los Ángeles Lakers son la franquicia deportiva más popular del mundo.

PASO #4: reconozca a los ídolos

La cantidad y calidad de los ídolos del presente, hace que la NBA pase por su mejor momento histórico en dinero y popularidad internacional. Así por encima, los 5 cracks de la liga en la actualidad son LeBron James (Cleveland), Stephen Curry (Golden State), Kevin Durant (Golden State), Russell Westbrook (Oklahoma City) y James Harden (Houston). Veteranos ultra-famosos como Kobe Bryant (Los Ángeles) y Tim Duncan (San Antonio) o Kevin Garnett (Minnesota) se retiraron en los últimos meses, y en paralelo hay una gran cantidad de jóvenes que también dominan y dominarán la liga en la próxima década, como Kyrie Irving (Cleveland), Damian Lillard (Portland) y Anthony Davis (New Orleans).

PASO #5: elija su equipo

Casualmente, los equipos que históricamente dominaron la liga hoy en día están en la olla. Si usted es un romántico, puede elegir a los Los Ángeles Lakers, Boston Celtics, o Chicago Bulls, esperando que próximamente retomen grandeza. También puede ir a la fija, subirse al colombiano bus de la victoria y volverse barra-brava de Golden State Warriors o Cleveland Cavaliers, que protagonizan la rivalidad más poderosa de esta época. O, como punto medio, tal vez pueda quedarse con San Antonio Spurs, que ganaron sus 5 títulos en los últimos 17 años y todavía son uno de los equipos más poderosos. Finalmente, si es más hípster, tal vez Brooklyn Nets, Sacramento Kings o New Orleans Pelicans, equipos perdedores que ni fu ni fa, sean los ideales para usted.

PASO #6: maneje vocabulario básico

Más allá de lo obvio, le será clave entender qué quiere decir, por ejemplo, un “triple doble”, que viene siendo la estadística más preciada para un jugador y consiste en registrar dobles dígitos en tres destrezas diferentes. Es decir sumar al menos 10 puntos, rebotes y asistencias en un partido. Existen jugadas como el “pick and roll”, que consiste en tapar al jugador que cubre a mi compañero y luego en desmarcarme de él para recibir el balón; o el “Alley-Oop”, cuando elevo el balón hacia el tablero y un compañero lo toma en el aire y lo deposita en la cesta. Una “falta técnica” es la infracción que violó el reglamento o tuvo exceso de fuerza o violencia y la “cancha atrás” es la pérdida del balón al devolverlo a la primera mitad de la cancha. Sobre las posiciones, hay 5: base, escolta, alero chico, alero de poder y pívot. A los tres primeros se les dice “externos”, por jugar alejados del aro, y a los dos últimos, “internos”, por jugar cerca o debajo de él.

PASO #7: aprenda a soportar los “time-outs”

Deporte gringo que se respete tiene un millón de “tiempos fuera” para que la televisión pueda vender la mayor cantidad de espacios comerciales y hacer más billete. Los time-out suelen usarse al final de los partidos cuando el marcador está apretado para que los entrenadores preparen jugadas en momentos decisivos. En la NBA, cada equipo puede pedir hasta 7 y 3 más en caso de prórroga, lo cual hace que los finales de los partidos se pausen una y otra y otra vez. Para los futboleros esto puede ser muy molesto porque los partidos pueden llegar a durar 2 horas y media, pero con el tiempo uno se termina acostumbrando.

PASO #8: elija los líderes de opinión correctos

La NBA tiene grandes líderes de opinión especializados en básquet que pueden explicar particularidades del juego o asuntos contextuales sobre la liga y los jugadores que no conocemos. Un punto medio entre Diego Latorre y Gary Lineker llevado al básquet es Isiah Thomas (@iamisiahthomas), excampeón de la NBA y actual comentarista. Sobre todo sus comentarios en video son magia pura. En español, Álvaro Martín (@alvaronbamartin), Carlos Morales (@coachcmorales) y Bruno Vain (@brunovain), comentaristas de canales de cable, son biblias del básquet suelen responder por Twitter casi todas las preguntas o comentarios que les hacen. Para revisar números, el sitio oficial de la NBA (nba.com) es impecable, como también uno llamado Basketball Reference, con estadísticas y récords que uno jamás hubiera imaginado.

 

PASO #9: compare a los ídolos

Relacionar cualquier deporte con el fútbol, ya lo dije, suele ser una desfachatez. “Nada puede malir sal”, como dicen en Los Simpsons, pero a veces puede ser efectivo. Hecho este disclaimer, acá algunas comparaciones didácticas entre ídolos de un lado y del otro.

  1. LeBron James – Cristiano Ronaldo: LeBron es más histórico para la NBA que CR7 para el fútbol, pero a ambos se los devora el personaje soberbio y ultra-competitivo que los hace ganar títulos.
  2. Michael Jordan – Lionel Messi: son los mejores de la historia en sus deportes. Después de ambos, el baloncesto y el fútbol no volvieron a ser los mismos. Y nosotros tampoco.
  3. Russell Westbrook – Luis Suárez: el temperamento los traiciona a veces, pero la intensidad con la que juegan les exalta ese talento explosivo que tienen.
  4. Stephen Curry – Ronaldinho: magos con el balón. A veces son irregulares, pero también virtuosos, espectaculares y efectivos como ningún otro.
  5. Kyrie Irving – Neymar: jugadores de potrero. Desordenados, silvestres, van para adelante y son tan talentosos que tienen la licencia para saltar esquemas y ganar partidos con su inventiva.
  6. Derrick Rose – Falcao: estuvieron destinados a hacer historia por su talento y sacrificio, pero las lesiones los hicieron retroceder varios escalones posiblemente irreversibles.
Publicidad