Se encuentra usted aquí

Al salmo respondemos: No siempre un videojuego de una película resultará bueno

Una de las discusiones eternas que siempre tendremos es de si en todos los casos una película justifica la creación de un videojuego o viceversa.
Por
Insert Coin

Una de las discusiones eternas que siempre tendremos en esta industria que tanto nos gusta es de si en todos los casos una película justifica la creación de un videojuego o viceversa. Es obvio que por temas de mercado y hasta económico, el primer caso siempre será tentador para los empresarios pero,desafortunadamente no siempre será la mejor decisión.

Por: Alejandro Cifuentes // @shigeru_san

Empecemos porque, para mí, el orden de las ideas debe ser videojuego a cine y no cine a videojuego. El videojuego tiene un despliegue en su historia extenso del que se pueden sacar varios productos: en muchos casos no solo un par de películas (como ha sucedido con Resident Evil, Tomb Raider, Mortal Kombat o Silent Hill, solo por nombrar algunos), sino también pueden llegar otros contenidos como libros, por ejemplo, y que terminan de mucha más alta calidad que las cintas. 

En el caso de llevar una película original a un videojuego, el tema cambia. Pienso y no se me vienen ejemplos exitosos tan rápido a la mente. Quizás los mejores de la historia hayan sido el mítico GoldenEye 007 de Nintendo 64, el clasicazo The Goonies de la NES, El Padrino de Xbox, Batman Returns de Super NES y Las Tortugas Ninja de la NES también. De seguro quedan muchos por fuera pero estos son mis recurrentes cuando pienso en este aspecto. 

Gracias al vertiginoso crecimiento de las aplicaciones para dispositivos móviles, en los últimos años ahora es más fácil ver que casi todas las películas traen su app o videojuego debajo del brazo, caso Los Minions (que es muy buen juego) y otros tantos que quedarán abandonados en el pozo del olvido. Recientemente me puse a probar la app de Dioses de Egipto y aunque no es tan desastrosa como la película, es un juego que ni quita ni pone. Este es el caso en donde no siempre contenidos extra resultan siendo buenas extensiones de una historia.