Se encuentra usted aquí

Los colombianos no merecemos a Nairo Quintana

Nuevamente, ser ídolo en Colombia termina convirtiéndose en un castigo
Nairo Quintana (foto Getty Images)
Nairo Quintana (foto Getty Images)
Por
Álvaro Castellanos

A los ídolos en Colombia, palabras más palabras menos, se la tenemos adentro. De un tiempo para acá se volvió costumbre crucificarlos apenas se destacan. Que James no se sacrifica. Que Falcao es un lisiado. Que Nairo es conformista. Hay una tremenda fijación por bajar la caña.

Por Álvaro Castellanos | @alvaro_caste // Foto: Getty Images

 
En tiempos de ser foodie, runner, pet friendly, entrepeneur y barrabrava ocasional de la Euro, el Leicester City, el ciclismo y todo lo que esté pasando, poco lugar hay para la autenticidad. Si nos gusta todo al mismo tiempo, en realidad no nos gusta nada. Vivimos en una carrera de aficiones de mentiritas. Posando, yendo a Google para fingir gustos e indignándonos con todo sin entender nada. Por eso le reclamamos a Nairo Quintana por no atacar a Chris Froome en el Tour de Francia. Porque claro, desde el desconocimiento y la comodidad del cubículo todo parece muy fácil. Tenemos a uno de los mejores ciclistas del mundo, pero claramente no lo merecemos.
 
“Usted, cuyo máximo logro ha sido beber todos los fines de semana a lo largo y ancho de su juventud, por favor no critique la labor de Nairo”. El descargo del periodista Mauricio Silva Guzmán es buenísimo. Va contra todos los energúmenos coyunturales que le cobran a Quintana por no ponerse líder, por perder segundos en la clasificación general y por no dejar botados a todos sus rivales, como sin entender que se trata de la carrera ciclística más jodida del planeta y que hay momentos y estrategias planeadas para atacar.
 
A sus 26 años, el gran Nairo Alexánder ya ganó un Giro de Italia, tiene dos subcampeonatos en el Tour de Francia, terminó tercero en la clasificación mundial de la UCI el año pasado, ganó 26 carreras del World Tour y en 2016 ya fue campeón del Tour de Cataluña, el Tour de Romandía y la Ruta del Sur. Nairo suele quedar un paso detrás de Froome, que básicamente parece un robot, un muñeco que desarman y meten en una caja luego de cada etapa, pero eso no le quita la chapa de superestrella mundial. Permanecer en el top-3 del ciclismo mundial es una proeza extraordinaria. Pero no. Al analista ciclístico de Twitter nada le sirve. De nuevo, ser ídolo en Colombia termina convirtiéndose en un castigo.
 
A los ídolos en Colombia, palabras más palabras menos, se la tenemos adentro. De un tiempo para acá se volvió costumbre crucificarlos apenas se destacan. Que James no se sacrifica. Que Falcao es un lisiado. Que Nairo es conformista. Hay una tremenda fijación por bajar la caña. Por desmeritar lo que hacen nuestras figuras deportivas. No se puede ver a alguien destacándose porque, de una, comenzamos a exigirles vainas absurdas y, rapidito, a prender las antorchas para chamuscarlos. Soberbios, desmemoriados. Frustrados. Colombianos.
 
A la bajada de caña permanente a nuestros referentes, sumémosle nuestra insoportable y repetitiva subida al bus de la victoria, o en este caso, a la bicicleta. Hoy vuelve a ser Nairo Quintana, pero hace unas semanas era la selección de Islandia, el Leicester City, o lo que sea. Y así como la afición llega, la afición se va. En realidad, la fiebre efímera por el ciclismo es apenas una anécdota. Hoy manoseamos a Nairo, pero anteriormente lo hicimos con Camilo Villegas en el golf, con Juan Pablo Montoya en el automovilismo y con Mariana Pajón en el BMX.
 
Y, ni más faltaba, el furor ocasional también pasa por otros ámbitos. Recordemos, hace unos meses, cómo entramos en locura con Ciro Guerra y su posibilidad de ganar un Oscar. A menos de que sean las ramplonerías de siempre, al cine colombiano no lo apoyamos y las películas se van de los cines antes de llegar. El oportunismo es sin duda otro rasgo de la colombianidad y nos devora todos los días.
 
Para los desmemoriados, ¿por qué en Colombia es importante el ciclismo? O mejor aún, ¿por qué debería ser mucho más que un fenómeno de ocasión? Antes del Mundial de 1990, el ciclismo era el deporte nacional. Apareció inicialmente como un recurso cotidiano para comunicarnos entre regiones distantes. Se sabe que la geografía montañosa colombiana siempre ha hecho más largos los caminos y ha complicado la unión y comunicación entre pueblos. De esta lejanía probablemente viene nuestra desconexión cultural y nuestros regionalismos. Sin embargo, con la aparición de la Vuelta a Colombia a comienzos de los años 50, el ciclismo contribuyó tremendamente a comunicar nuestras regiones y construir relatos de país. Más o menos así se puede explicar su importancia para Colombia y gracias a la existencia de grandes ciclistas actuales como Nairo, Urán, Járlinson Pantano, Anacona, Sergio Luis Henao o Esteban Chaves, el ciclismo vuelve a ser importante.
 
Ahora bien, si en Colombia estamos lejos de construir una verdadera cultura de fútbol, ni se diga sobre pensar en una verdadera cultura en torno al ciclismo. No excuso a los energúmenos coyunturales del ciclismo, pero la prensa, cuando no, tiene mucho que ver con su existencia. Es que, claro, los grandes medios asoman la cabeza frente al ciclismo siempre y cuando haya un ídolo que encienda televisores, venda periódicos o genere “usuarios únicos”.
 
Sin embargo, en cuanto a los reclamos hacia Nairo por no darle sopa y seco a Froome, Mollema, Yates, Cavendish y los demás, mucho tiene que ver la falta de sentido común. Eso de pedirle todo el tiempo a Nairo que “¡Ataque! ¡Ataque!” parece como cuando se le exige a un futbolista que le pegue al arco desde la mitad de la cancha. Es cierto que vivimos en una democracia con libertad de expresión, pero, hermanos, si no sabemos de lo que hablamos, mi invitación -desde el respeto y la cordialidad- es para que cerremos el pico que nos vemos muy mal escupiendo juicios de valor sobre lo que no entendemos. Por tanto descriterio y por todo lo demás, no te merecemos, Nairo.