Se encuentra usted aquí

El antídoto secreto del Éxtasis (MDMA)

Por
Álvaro Corzo

Por: Álvaro Corzo V. - @corzo360 / Foto: LatinStock

El 3,4-metilendioxy-N-metanfetamina mejor conocido como MDMA y componente central del Ecstasy (Éxtasis) es una sustancia prohibida en el mundo entero debido a sus efectos narcóticos asociados con extremos viajes corporales llenos de intensa euforia física y mental, la cual ha demostrado una vez más ser una poción casi mágica para miles de pacientes con stress postraumático.

Veteranos de guerra, ex secuestrados, refugiados, así como miles de victimas de abuso físico, sexual y/o emocional en el mundo entero aseguran tener una nueva alternativa con esta droga basado en los distintos estudios clínicos que siguen dando fe de las bondades de este polémico y extremadamente eficaz tratamiento para combatir casos agudos de ansiedad, paranoia, depresión, agresividad extrema y tendencias suicidas, todos síntomas de esta severa condición mental.

El último de estos estudios publicado recientemente en el Journal of Psyquiatry Neuroscience and Therapeutics lo comprueba. Luego de tratar a pacientes con stress postraumático o PTSD con esta  potente droga junto con sesiones de ocho horas de psicoterapia cada dos semanas durante dos meses los resultados fueron nuevamente impresionantes.

Se pudo establecer que el MDMA, la misma substancia que miles de jóvenes consumen en fiestas de música electrónica en el mundo entero produce una reducción substancial de la actividad en la amígdala, lugar que procesa los miedos en el cerebro, al igual que aumenta la actividad en el lóbulo frontal del cerebro ayudando a la reducción del flujo sanguíneo a regiones del cerebro conectadas con emociones y memorias traumáticas. De igual forma su uso libera Oxcitocina y Prolactina hormonas que regulan la euforia y el stress. “Al promover también la liberación de Seratonina y Dopamina los niveles de empatía y sociabilidad aumentan mientras que los de miedo, paranoia e irritabilidad se reducen” explica el Dr. Robin Carhart-Harris del departamento de Medicina del Imperial College en London investigador del estudio.

A diferencia de terapias tradicionales con antidepresivos como Zoloft (Sertraline HCl) o Paxil (Paroxetine Hydrochloride) los cuales han demostrado en estudios clínicos un éxito de tan solo el 20%, la terapia asistida con MDMA en individuos con stress postraumáticos ha demostrado tener una efectividad del 83%, es decir pacientes que han superado por completo su condición sin registrar ningún tipo efecto adverso a largo plazo ni mucho menos dependencia por esta poderosa  droga.

Debido a este éxito se están llevando a cabo distintos estudios con MDMA en países como Suiza, Inglaterra, Australia, Israel, Canadá y ahora Estados Unidos; país donde este síndrome lleva a 22 veteranos de guerra a quitarse la vida cada día. Fenómeno que aseguran los activistas de esta terapia podría llegar a su fin sí se avanza en descriminalización de esta substancia, que al igual que la Coca, LSD o el Psilocybin no está permitida para uso medicinal ni terapéutico.   

Por ahora doctores en varios lugares del mundo siguen arriesgando la perdida de sus licencias y hasta pasar tiempo en la cárcel por ayudar a las miles de personas que día a día sufren los severos síntomas de esta condición mental. Entretanto y mientras el MDMA da los primeros pasos para convertirse en una substancia de uso medicinal como la Marihuana, pacientes de todas partes del globo siguen recurriendo al Dark Web en busca de esta poderosa droga con la cual le puedan dar un segundo chance a su vida.