Se encuentra usted aquí

Piratería 3.0: ¿Se puede hackear un vuelo transatlántico?

Por
Álvaro Corzo

Por: Álvaro Corzo V. @corzo360

Lo que siempre se dio como un hecho por la comunidad de hackers del mundo entero finalmente fue confirmado por el gobierno de los Estados Unidos.  Hoy es teóricamente posible, con tan solo un portátil y una conexión a internet tomar desde tierra el control de estas gigantescas aeronaves, implantar un virus en sus controles de navegación, cancelar sus sistemas de emergencia y hasta determinar su ruta.

Irónicamente los nuevos Boeing 787 Dreamliner, el Airbus A350 y A380, todas aeronaves que no bajan de los 200 millones de dólares, sufren en su imponencia su mayor debilidad. Sus sistemas son tan avanzados que la mayoría de estos requieren estar integrados por comunicación inalámbrica, la cual está conectada al mismo sistema Wi-Fi que usan los pasajeros en la cabina, haciéndolos vulnerables de ser infiltrados digitalmente, asegura un estudio publicado la semana pasada por la GAO,  Oficina de Responsabilidad Gubernamental de los Estados Unidos.

Los firewall son componentes de software y por lo tanto pueden ser hackeados como cualquier otro programa. Son estos firewalls lo único que separan al sistema de navegación de la aeronave del resto del sistema de comunicaciones, al cual se tiene acceso a través del Wi-Fi del avión. El estudio da una cachetada a las  autoridades aeronáuticas de todo el mundo para que tomen medidas por la seguridad de millones de pasajeros, a pesar que son ellos los que piden más y más interconectividad en la cabina de los aviones. 

El problema radica en que a medida que los sistemas de control aéreo se han ido actualizado se ha optado por comunicaciones basadas en tecnología de internet tanto en tierra como en el aire, abriendo así la brecha de seguridad. Un dolor de cabeza que no existía hace 20 años con aeronaves más anticuadas.
 
Ya lo había demostrado el año pasado, el hacker Rubern Santamaría quien logró infiltrar los equipos de comunicación satelital de las aerolíneas. Por supuesto a través de la red Wi-Fi que surte la cabina así como el sistema de entretenimiento de todos los pasajeros con internet. En su reporte de 25 páginas, el cual entregó a la conferencia de Black Hackers en agosto pasado en Las Vegas, Santamaría de 32 años, explicó paso a paso como lo logró.  A paso seguido colgándolo en la red.

Entretanto más de 3 billones de personas vuelan cada año por todo el planeta en medio de un fanatismo por un interconectividad sin límites. No tardará mucho para que sea del pasado pensar que la mayor preocupación de viajar a más de 30.000 pies de altura en avión transatlántico era si lo hacías  pasillo o ventanilla. 

Temas relacionados: 
Publicidad