Se encuentra usted aquí

¿Quiere comer GMO´s?

Por
Álvaro Corzo

Científico de Monsanto confirmó por error que la multinacional tiene un departamento entero dedicado a desprestigiar los estudios científicos que señalan los riesgos de estos alimentos.

Por Álvaro Corzo V. @Corzo360

Los GMO son organismos genéticamente modificados, frankensteins biológicos con  ADN alterado que los hace más grandes, fuertes, así como con propiedades de crecer más rápido y ser inmune a pesticidas. Una receta multimillonaria que en las últimas dos décadas ha invadido al planeta. El 70% de la soya y el 80% del maíz que se consume en el mundo hoy día proviene de estas semillas GMO.

En otras palabras, viva donde usted vida, Bogotá, Mumbai o Londres, el chance de que usted lleve los últimos, por lo menos cinco años de su vida, consumiendo alimentos genéticamente modificados es casi absoluta.  La soya, el canola y el maíz son ingredientes con los que prácticamente se fabrica hoy todo en día. Además de ser los alimentos más baratos para engordar el ganado, aves y peces que nos comemos a diario.

El problema son, los vínculos entre los GMO y el Cáncer así como con cambios hormonales, problemas inmunológicos, de infertilidad, deficiencia hepática entre otros. Así lo señalan estudios científicos publicados en el Journal of Hematology & Thromboembolic Diseases de 2013, la Academia Americana de Medicina Medioambiental en 2010, también reportes del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba en Argentina que encontró que el número de personas con Cáncer es el doble del promedio nacional en áreas de su región donde cultivos genéticamente modificados GMO son cultivados con el uso de sus respectivos pesticidas.

Monsanto Cargill, Nestlé, Syngenta, Dupont, los actores más grande de la industria bio-agrícola mundial han desestimado por años estos estudios, al tiempo que se les ha acusado de financiar directa e indirectamente investigaciones que dicen que los GMO son totalmente seguros para la salud.

Por eso cuando William Moar, un científico de Monsanto dijo a sus estudiantes hace una semana,  sin sospechar que lo estaban grabando, que la compañía más poderosa de la industria tiene un departamento dedicado estrictamente a desprestigiar cualquier estudio científico en contra de los GMO, se terminó de confirmar las sospechas que muchos ambientalistas siempre tuvieron.

¿Tendremos algún día el derecho a saber lo que comemos?, sigue siendo la pregunta. En Colombia estamos a tope. Según cifras del ICA tan solo en 2012 se cultivaron más de 75 mil hectáreas de maíz GMO en el país.  Sumado a las cerca de cuatro millones de toneladas que importamos al año de este grano desde los Estados Unidos, mayoritariamente GMO, no la pone de para arriba.

¿Quiere saber más sobre lo que se está metiendo a la boca, así como el movimiento mundial para parar con esto?, vea GMO OMG, la joyita del estadounidense Jeremy Seifert con la que dejó pegado al techo al festival de cine de Berlín el año pasado. Una radiografía milimétrica sobre lo que ocurre cuando las corporaciones se toman la cadena alimenticia mundial y nadie hace nada. Véala en Netflix. 

Temas relacionados: