Se encuentra usted aquí

Cristiano Peinaldo y los nuevos y raros peinados del fútbol

Los cracks mandan la parada de la moda mundial con sus looks estrambóticos.
Por
Héctor Cañón

Los cracks mandan la parada de la moda mundial con sus looks estrambóticos. Recorrido visual desde los afros y las largas cabelleras de los ochenta y los noventas hasta los dibujos y las crestas de la actualidad. ¿Quién faltó y a cuál corte se le mediría usted?

Por: Héctor Cañón  

Cristiano Ronaldo, en medio de la crisis futbolística que vive el Real Madrid en la actual liga española, publicó esta semana una foto en su cuenta de Twitter con su nuevo corte de pelo. Un escueto “Hair cut” fue el texto que escribió junto a la imagen en la que exhibe su último look.  Los tres hermanos Siero, afortunados estilistas que se encargan de dejarlo guapo para los más de 200 millones de seguidores que tiene en Twitter, le han hecho crestas, figuras a los lados y mechones dorados en el último par de años. Además, lo han embadurnado con gel para que ni los hachazos de sus rivales, la idolatría loca de sus fans, el sudor de los noventa minutos o las impertinencias de los periodistas lo vayan a despeinar. Estos célebres peluqueros han confesado que horas después de que CR7 publica fotos con sus raros peinados nuevos empieza la romería por su peluquería en busca de una copia fidedigna.

Lo mismo sucede en miles de peluquerías de todo el planeta. Al fin y al cabo, Cristiano Ronaldo y otros futbolistas como Falcao, Neymar Jr, Cissé o Piqué (por citar solo cuatro ejemplos) son referentes de la moda mundial y miles de fanáticos de todo el planeta copian sus nuevos peinados una vez ellos chicanean en las redes sociales.

¿Es este un fenómeno nuevo? Claro que no. Desde que, en la década de los setenta, la Copa Mundo empezó a verse en millones de televisores de todo el planeta, los futbolistas y sus raros peinados nuevos pasaron a ser paradigmas de la imagen como ya lo eran los de las estrellas del cine, las artes y la televisión.

Más de un barra brava emuló a Diego Maradona cuando, en su tragicómico regreso a Boca Juniors en 1995, le dio por salir a la cancha “luciendo” el azul y el amarrillo de la bandera xeneize en su confundida cabeza. Muchos también soñaron con sacudir un afro rubio como el del Pibe Valderrama y otros dejaron de visitar a su estilista para que sus melenas crecieran como las de Leonel Álvarez o René Higuita. Más recientemente, el sex symbol David Beckham o el excéntrico Neymar han dictado las tendencias de la moda tras pasar por las peluquerías.

Sin embargo, el insaciable auge de las redes sociales ha potenciado este fenómeno de una manera vertiginosa. Al fin y al cabo, los cracks son tan idolatrados en la cancha por sus jugadas como en internet por sus estrafalarios looks, sus lujosos autos nuevos, sus guapísimas chicas o sus viajes a destinos exóticos. 

Cristiano Ronaldo, por ejemplo, es el ser humano –en todos los campos, no solo el deportivo– con más seguidores en Facebook en todo el mundo y ocupa el tercer lugar en la lista de cuentas más populares del mundo, apenas superado por el fan page de la red social y por el de la aplicación de la misma para teléfonos móviles. 

Es bastante probable que cuando usted lea este texto los 109.913.886 seguidores que tiene en este momento el futbolista hayan aumentado en varios centenares y su fan page les haya sacado aún más ventaja a los de Shakira, Vin Diesel, Brad Pitt o Martin Scorsese. Aún más probable es que miles de hinchas de disímiles lugares del mundo luzcan hoy el nuevo corte que le hicieron los hermanos Siero al astro luso la semana pasada.

Precisamente, esa es la razón para que el portugués haya publicado la foto de su último peinado en Twitter y no en Facebook. En la primera (donde cobra más de 800 millones de pesos por un tuit publicitario), a pesar de ser el deportista mejor ubicado, no está entre las diez primeras cuentas con más seguidores. Por ese motivo, la estrategia actual del magnate Peter Lim, quien le compró al futbolista los derechos para manejar su imagen en junio de 2015, es trabajar para descontarles terreno a Justin Bieber, Lady Gaga y Obama, entre otros. El consumista mercado asiático es una mina para lograr el objetivo. Las citas con los hermanos Siero y la respectiva publicación del nuevo look en las redes sociales son la punta de laza de la estrategia. Por algo será que le dicen Cristiano Peinaldo y él feliz… facturando.

Cristiano se une a una larga tradición de deportistas que han pasado a la historia, tanto por lo que hacían con los pies, como por lo que hacían con la cabeza o, mejor aún, con sus cabezas. 

 

Temas relacionados: 
Publicidad