Se encuentra usted aquí

La pelea de Jackson y Falcao

Por
Héctor Cañón

Cha Cha Cha y El Tigre quieren la titular y la cinta de capitán en la Copa América. Uno es el goleador histórico de la Selección y el otro la rompe en el presente. ¿Por quién se decidirá Pékerman (y usted)?

Por: Héctor Cañón Imagen

Fiel a su estilo, Pékerman nos tendrá debatiendo hasta pocas horas antes del cotejo contra Venezuela si el 9 inicialista de la selección Colombia será Falcao o Jackson.

La polémica está caliente (y eso nos encanta a los futboleros de aquí y de todos lados) y es posible que no pare hasta el 14 de junio en Rancagua, día del debut de la selección en la Copa América Chile 2015. Unos dicen: “Si no es ahora, cuándo”, para referirse a las gambetas, una para cada lado, que Cha Cha Cha le hizo a Nuer, el mejor arquero del mundo, y que lo pusieron al lado del Tigre en la pelea por el puesto de centro delantero de uno de los equipos favoritos (lo dicen Messi, el técnico uruguayo Tábarez y el Chileno Aléxis Sánchez) a llevarse el título. (Ver gol y jugadas de Jackson contra Bayern)

Otros, anuncian dos meses antes de la hora, que no solo la 9, sino la cinta de capitán le pertenecen desde ya a Radamel porque “Pékerman sí le da bola” y argumentan a favor del Tigre que en el Manchester United es un fantasma al que no le llega un balón desde los pies de sus compañeros.

Ambas opiniones son válidas, pero el asunto es que la polémica apenas arranca. Falcao por su experiencia y liderazgo en el grupo y Jackson por su momento en el Porto merecen la titularidad y la cinta de capitán. Aunque el negro viene enchufado y es tan titular que Guardiola aseguró que jugó infiltrado en el partido de la semana pasada, Radamel también dejó ver que tiene con qué salir a guerrear contra Venezuela. En el clásico contra Chelsea, como no se la pasaban, se inventó dos solito: una le pegó en el palo y otra, después de que rematara desde fuera del área, pasó mirando uno de los postes de Courtois (Ver resumen Manchester vs Chelsea).

Sin embargo, en las cuentas largas el chocoano siempre ha sido la sombra del samario. Y con razón: los goles del Tigre en finales de Europa, en batallas decisivas de la eliminatoria y en cualquier partido que le pusieran al frente lo convirtieron en titular indiscutible de la era Pékerman.

Eso se ha visto claramente reflejado en los números de cada uno con la tricolor. Falcao tiene 24 goles en 57 partidos y comparte el título de goleador histórico con el Guajiro Iguarán por lo menos hasta el próximo cotejo, mientras Jackson apenas alcanza 10 en 34.

Los mejores días del chocoano con la tricolor fueron, precisamente, cuando Falcao aún no tenía edad para vestirla. En la eliminatoria a Sudáfrica 2010, la peor (séptimo lugar y eliminados desde la penúltima fecha) de la historia reciente, hizo tres goles en 4 partidos, mientras que en la pomposa ruta a Brasil (en la que el Tigre cobró 9 veces y ayudó a sumar puntos a la lata) jugó apenas 3 partidos y no la metió.

Después vino la lesión de Radamel en enero del año pasado y con ella la obligación de pensar una selección sin sus rugidos. Ahí se bailó Cha Cha Cha con soltura. Jackson tuvo 180 minutos en Brasil. A Japón le empacó dos y  fue elegido la figura del contundente 4-1, después de mostrar elegancia en el armado y contundencia en la definición. (Ver goles de Jackson a Japón).

Contra Uruguay peleó, abrió espacios y la sudó. Lo que pasa es que la locura de James hizo que el negro pasara desapercibido una vez más, a pesar de que cuando Pékerman le dio chance la rompió.

¿Qué habría pasado si en vez de poblarle el medio campo a Brasil con cinco volantes hubiéramos dejado a Ibarbo y su temperamento estilo selección de los 90 en el banco y le hubiéramos dado la confianza a Jackson? Esa es una de las dudas que puede haber rondado al cuerpo técnico desde el mundial y que le hará sopesar la decisión definitiva sobre el encargado de meterla en la selección de la Copa América.

Tras el mundial, el regreso del Tigre devolvió a Jackson a un puesto del que no puede zafarse: el goleador suplente en espera eterna de minutos para probar quién es. En las fechas Fifa, cuando el samario estuvo presente fue titular y capitán, relegando el debate a escaramuzas mudas de uno que otro seguidor del chocoano. El asunto es que ni siquiera esos dos golazos mundialistas en unos de los momentos de emergencia del equipo en Brasil, lo elevaron de categoría en el banco de emergentes y entre las exigencias de los hinchas de la selección.

Falcao le metió una tripleta al Chelsea con 300 millones de testigos alrededor del planeta fútbol y un doblete a Chile el día en que volvimos a los mundiales y eso pesa más que los constantes cobros de Jackson a Rio Ave, Nacional y Marítimo en la liga portuguesa. (Ver goles de Jackson en Liga Portuguesa 2014-2015)

Sin embargo, los números de Jackson en Portugal son de no te lo puedo creer y lo mantienen en la pelea por ser uno de los mejores delanteros del mundo. En tres temporadas con Porto (2012, 2013 y 2014) lleva 63 gritos en 85 encuentros (0,65 por partido). Ha sido goleador en las dos últimas temporadas (con 26 y 20 dianas respectivamente) y fue el mejor jugador de la temporada 2013. En esta liga, a pesar de haber estado cuarenta días ausente, sigue en la cabeza de la tabla de máximos anotadores con 17 pepinos. Su frecuencia goleadora es una de las mejores de la próxima Copa América (un gol cada 124 minutos). Apenas Messi (81), Agüero (105) y Neymar (113) lo superan y Tévez (129), Bacca (138), Sánchez 172), Higuaín (179) y Cavani (232) lo escoltan. Falcao, por supuesto, no figura ahí.

Además, sus víctimas recientes son más preciadas. Neur y Bayern cayeron rendidos a los pies de Martínez y lo que puede darse en su camino por la Champions calienta el debate como nunca antes desde que el par de cracks se disputa la 9 de la selección.

Por ahora, Cha Cha Cha tiene siete goles en el torneo europeo y comparte un estrecho escalón con Tévez, Suárez, Cavani, Benzema y Agüero (eliminado de la competencia) en la tabla de goleadores, que lideran con ocho tantos Messi y Cristiano Ronaldo. Como si eso fuera poco, se consolida como el goleador histórico colombiano en el torneo europeo con 10 goles, seis más que Falcao y James, sus escoltas.

Esos números son credencial suficiente para que la posibilidad de que Jackson sea titular sea considerada por los seguidores y dirigentes del equipo, que debe ir a Chile a pelear el título porque tiene jugadores de nivel mundial, ideas trabajadas de equipo y un presente fluido y compacto.

¿Se imaginan a Pérkerman decidiendo entre un Falcao que siga teniendo minutos en el Manchester United de aquí a junio y un Jackson finalista de la Champions y montado en la cima en la tabla de goleadores del campeonato más fashion de la interminable lista de campeonatos de fútbol? (Ojo que las dos únicas veces en que Porto llegó a cuartos de final salió campeón:1987 y 2004).

Además, si la cuestión que inclina la balanza es el liderazgo de los delanteros, Cha Cha Cha, con nadadito de perro (gigante), viene dos años como capitán del Porto mientras que Falcao solo se ha puesto la cintilla de la selección en unos cuantos partidos.

Si es que Pékerman tenía decidida en un elevado porcentaje su apuesta por Falcao (así lo dejo ver en la pasada fecha Fifa, aunque debemos tener en cuenta que Jackson no estaba disponible) la actuación del chocoano en cuartos de final contra el Bayern lo debe tener tasando los momentos de los delanteros, más si se tiene en cuenta que venía de una cuarentena sin oler las canchas ni los balones. (A propósito Lopétegui jura que no hubo infiltración como aseguró Guardiola).

¿Y por qué no juegan juntos? Preguntan algunos hinchas que no se someten tan fácilmente a los mandamientos tácticos con los que en la radio se enarbolan verdades indiscutibles. Dos veces lo hicieron y aunque no se puede decir que brillaron, que montaron el tiki taka ni que se reconocían con los ojos cerrados, la selección le empató a Brasil en un amistoso (1-1) y a Argentina a domicilio en las eliminatorias al Mundial (0-0). A Jackson, incluso, le anularon un pepino en Buenos Aires.

Ese, entonces, sería el plan C: ni Falcao ni Jackson, sino ambos al tiempo. Lo mejor del debate es que, como dijo el propio Falcao en Medio Oriente, quedan dos meses para el debut y “cualquier cosa puede pasar de aquí a allá”.

Publicidad