Se encuentra usted aquí

Top 10: los futbolistas más salados del momento

Por
Héctor Cañón

Las lesiones insistentes, los directores técnicos dictatoriales (tipo “Louis Van Hitler”), las descachadas sublimes, los compañeros geniales y hasta sus propios familiares o las guerrillas se han encargado de atravesarse en el camino de estos cracks, que no lograron brillar con más esplendor por su mala suerte. ¿Quién faltó?

Por Héctor Cañón Imagen // Fotos: EFE

1. FALCAO GARCÍA. El exTigre es el más. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es el salado por excelencia. Su vida, dentro y fuera de la cancha, era lujo y confort hasta que un profe de primaria francés, que en sus ratos libres jugaba fútbol en la tercera división francesa, lo cruzó y le jodió la rodilla. Radamel venía del Atlético, que sin él ganaba la Liga y rozaba la Champions, y el Mundial Brasil 2014 lo esperaba. Él llegaba con la chapa de depredador: decenas de goles en Europa con Porto y Atlético y 9 pepinos con la camiseta de la selección en la ruta eliminatoria eran sus credenciales. Tras la lesión, tiene la pólvora mojada. Como si eso fuera poco, fue a parar al camerino de Louis Van Gaal en el Manchester United, donde no vio media, y de ahí directo al banquillo. Ahora, cuando el Chelsea lo necesitaba para su debut en Champions frente al Maccabi israelí, alguna pendejada lo sacó de la convocatoria.

2. JOEL CAMPBELL. El día que Joel Campbell bailó a los bolivianos, en la Copa América de Perú 2011, no se imaginaba que empezaba su mala racha. El Real Madrid le puso los ojos encima, pero el Arsenal se lo llevó. Sin embargo, le negaron la visa de trabajo y fue a parar al modesto Lorient de Francia, donde alternó el banquillo y la cancha y apenas metió 4 goles en 27 partidos, (promedio tipo Falcao). Al año siguiente le dieron la visa, pero fue a parar al Betis, donde su frecuencia goleadora cayó aún más, 2 goles en 22 partidos de titular, ni siquiera la mitad de los disputados por el club en la temporada. Después estuvo seis meses en el Villareal y ya nadie se acuerda de él. Para esta temporada volvió al Arsenal y hasta ahora mucho entrenamiento y  de aquello nada.

3. EMMANUEL ADEBAYOR. El negro es la gloria de Togo, su tierra, pero no es profeta ni en su propia casa. Sus hermanos intentaron matarlo, robarle el dinero que se gana a patadas y él estuvo a punto de suicidarse por la presión de Kola, uno de ellos. Ese tentativa de asesinato fue a cuchillo, pero no fue la única que ha esquivado Adebayor, como si se tratara de alguno de los defensas que se cansó de driblar con la camiseta del Arsenal, durante sus cinco temporadas de brillo (a lo esclava negra de Seru Giran) en la Premier League. Después de haber sido elegido el mejor jugador de africano en 2009, al año siguiente rebeldes separatistas cogieron a bala el bus en el que se transportaba con sus compañeros de la selección Togo.

4. CHICHARITO HERNÁNDEZ. El gesto de “no te lo puedo creer” que le hizo Louis Van Gaal a Ryan Giggs, su asistente en el banco del Manchester United, cuando el goleador se resbaló al patear un penali en su última aparición con los red devils, lo dijo todo. Chicharito, un buen delantero mexicano, es un man de malas. Lo primero es que lo hayan bautizado chicharito (del mexicano, traduce arvejita en español). ¿Quién puede temerle a un delantero con ese alias tan blandito? Después de su paso por el Real Madrid, donde Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema, lo condenaron a chupar banca, se fue de Guatemala a Guatepeor. Volvió al Manchester United, y cuando se abría une pequeña rendija para que se quedara una temporada más, se resbaló en un penalti y Louis Van Gaal dijo “basta”.

5. EDWIN VALENCIA. La racha de mayor seguridad en la selección Colombia, cuando se ganaron cinco partidos seguidos en la eliminatoria hacia Brasil 2014, empacándole cinco a Bolivia, cuatro a Uruguay y tres a Chile y apenas se recibió un gol en contra, tuvo a Edwin Valencia como un capo en la tarea de desbaratar el juego rival. Hasta entonces, era el elegido por Pékerman para liderar a los perros de presa, pero ahí empezó una racha de lesiones, que lo marginó de lo que quedaba de eliminatorias, del Mundial y del partido definitivo de cuartos frente a Argentina en la Copa América Chile 2015. Ni modo, parce, Edwin vive lesionado y así no se puede.

6. DAVID OSPINA. El arquerazo de la selección, a pesar de ser uno de los mejores del mundo en el momento (en el once ideal de la Copa América quedó Bravo porque Chile fue campeón, pero a nadie se le va a olvidar de lo que hizo David frente a Argentina), está en la banca. Llegó al Arsenal a mitad de la temporada pasada y se adueñó de la titular cuando Sczsesny, el arquero polaco, se empacó dos goles bobos y pasó la pena fumando en las duchas. David se convirtió en la valla menos vencida desde que llegó, en el pequeño gigante pues era el más bajito de todos, en el jugador con mejor porcentaje de victorias en la historia de la Premier League mientras que su equipo Arsenal ascendió a puestos de Champions.  El premio: los gunners compraron a Peter Cech y lo mandaron otra vez a la banca, muy sala’o papá.

7. JACK WILSHERE. El Arsenal es el equipo de los salados. A Campbell y Ospina, par de lujos en su banca, se suma el centrocampista inglés, que de nuevo tendrá que pasar por el quirófano, tras no superar un problema en el peroné que arrastraba desde hace varios meses. La temporada pasada, cuando se esperaba que a sus 23 años se convirtiera en uno de los líderes de la necesitada de renovación selección inglesa, tuvo una racha de lesiones que lo mantuvo cinco meses por fuera. Ahora, cuando toda parecía cosa del pasado, volvió a caer en cama.

8. ELKIN SOTO. Cuando se preparaba para jubilarse tranquilamente en el organizado fútbol teutón, El Sultán, campeón de la Liberadores con el Once Caldas en 2004, sufrió una de las lesiones más terribles de toda la historia del fútbol. El holandés Rafael Van der Vaart del Hamburgo, en el minuto 33 del cotejo que habría de perder el Mainz por 1-2, se atravesó en el camino del Soto y lo siguiente fue ver una rodilla que se quebraba sin remedio. Si vuelve a jugar con buen nivel, será un milagro que ningún futbolero querrá perderse o negar. A principio de mayo fue operado y habrá que esperar, según los médicos más optimistas, un año para saber en qué nivel quedó el crack.

9. THOMAS VERMEALEN. El defensor belga llegó a la titular del Barcelona después de pasar diez meses recuperándose de una lesión, ¡por fin!, pero una lesión en el partido frente al Atlético de Madrid el fin de semana pasado, lo alejó de los entrenamientos de nuevo y, en consecuencia, de la titular en la que empezaba a afianzarse tanto en su club como en la dinámica selección de su país. Vermealen había pasado toda la temporada pasada jodido y cuando todo parecía cambiar, volvió a lesionarse. ¿Así o más de malas?

10. GONZALO HIGUAÍN. Cuando alguien se come un gol cantado, en algunas recochitas colombianas, se le grita “Higuaiiiiiiiin”. El Pipita, artillero aceptable si se tiene en cuenta que nació en la tierra de Kempes y Batistuta, debe tener pesadillas cuando se acuerda de los goles que erró en la pasada final del Mundial, uno de ellos que debe estar en el top 10 de las cagadas mundialistas. En la pasada Copa América falló penal contra Colombia, pero Murillo y Muriel tuvieron piedad y patearon peor que él. ¿Pipita, para qué te trajimos?

Temas relacionados: