Se encuentra usted aquí

Flappy Bird, un juego que se resiste a morir

Por
Lo Más Geek

Por: Pilar Rendón - @MariaMarchita

Luego de que Dong Nguyen (creador de Flappy Bird) retirara este “adictivo” juego de la Play Store de Android y la App Store de Apple, surgió una ola de comentarios en su contra (en los que las amenazas de muerte no se hicieron esperar) que impulsaron a otros desarrolladores a invadir dichas tiendas online con aplicaciones similares a las de este “pájaro” con pico de yoyo.

Según el afamado vietnamita, “Flappy Bird fue diseñado para distraerse por unos cuantos minutos” mientras estamos en nuestra hora de descanso laboral o sin plan para el fin de semana, sin embargo, el mutante vertebrado (que de alguna manera intentó imitar el aspecto de los peces Cheep Cheep de Mario Bros.) “se convirtió en un vicio del que ya no podías escapar una vez que le dabas play a la pantalla de tu celular” razón por la que la pequeña “ave” dejó de volar por el ciberespacio hace unos cuantos días atrás. 

Pese a que se rumoraba que la muerte de este pajarito, poco agraciado a la vista, se debía a una disputa legal entre Nguyen y Nintendo (pues vale la pena resaltar que el entorno de éste era bastante similar a las tuberías que se ven en las diferentes entregas del fontanero más reconocido en el mundo de los videojuegos) el gamer procedente de Hanoi (Vietnam) señaló en declaraciones dadas a los medios de comunicación que esto era completamente falso.

“Mi vida no ha sido tan confortable como era antes, no he podido dormir”, comentó el desarrollador con respecto a la fama que lo empezó a asediar luego de hacer público su juego exclusivo para dispositivos móviles. Según estas confesiones, podríamos llegar a pensar que Dong se convirtió en toda una “estrella de rock” en cuestión de minutos por hacer unos “pequeños acordes” que aunque no sonaban bien e irritaban a quien los escuchaba, con el tiempo se fueron transformando en ese hit radial del que todo el mundo quería saber, todos… menos su mismo creador (algo así como el suceso de los “one hit wonder”). 

La situación se convirtió en un dolor de cabeza para su creador, no quería lidiar con el reconocimiento de la gente ni mucho menos ser el responsable de una adicción más que afectaría la vida de niños, jóvenes y adultos, razón por la que de un solo “machetazo” dio fin a Flappy Bird, confesó su “crimen” en Twitter y salió absuelto luego de una serie de señalamientos que lo “sentenciaban a la silla eléctrica” (no es literal, claramente) .

Para quienes nunca fuimos seguidores de este juego su desaparición no tiene importancia alguna, pero para aquellos que fueron víctimas de sus encantos verlo morir tan repentinamente fue un golpe profundo al corazón. Por esta razón, el pájaro con aspecto de pez ha resurgido entre las tinieblas, mucho más feo y adictivo que antes.

Invadiendo las tiendas online de Android y Apple con títulos como “Flappy Dragon” y “Flappy Bee”, el juego de Dong Nguyen se resiste a vivir en el mundo de los muertos. Sin embargo, todo espíritu chocarrero (como bien nos lo enseñó La Bruja del 71 en el Chavo del 8) tiene su contra y su manera de pasar al más allá. 

Los directivos de la Play Store y App Store manifestaron esta semana su descontento frente a la gran cantidad de imitadores “Flappy” que invadieron su sección de entretenimiento y decidieron tomar “medidas severas al respecto” bloqueando a los creadores de estas copias aún más simplonas a la original y haciendo un escaneo de los títulos que se asemejen en su jugabilidad y entorno al de este vertebrado volador.

Lo que nos deja como moraleja que LA HIERBA MALA SÍ MUERE.

¡Hasta nunca Flappy Bird!