Se encuentra usted aquí

Las 10 prendas que hay que cancelar en estas vacaciones

Qué lástima pero adiós, me despido de ti y me voy.
Por
Mayra Hernández

Está bien que con las altas temperaturas de las vacaciones se pierda un poco de pudor, pero no por eso el estilo a la hora de vestir. Acepten de una vez por todas que es justo y necesario decirle adiós a algunas prendas para no verse más perdido que el gif de John Travolta y tener unas vacaciones dignas de mostrar en Instagram y Snapchat.

Por Mayra Hernández @Mayaelectrik

Llegan las vacaciones de mitad de año con su alegría y diversión. Junio, julio y, los que están de buenas, se tomarán hasta agosto como meses de parranda en los que se baila de noche y día. Claro, eso aplica si y solo si siguen en colegio o universidad y tienen esos dos mesecitos y pico de gracia para planear las vacaciones de escape a la tierra caliente más cercana. Y los que no tienen los dos meses completos, porque ya trabajan duro y parejo, terminarán antojados de escaparse una semanita con tanta foto de personajes “felices” en lugares paradisíacos circulando por el feed de Instagram.

Lo cierto es que la temporada vacacional, aparte de los antojos viajeros, también tiene el misterioso poder de inducir los antojos de compras pre-vacacionales: que el bikini que le falta, que las gafas que se rayaron, que la gorra que ya está desteñida, o que los crocs sin suela. Pero antes de salir corriendo a rayar tarjeta, deténganse por un minuto frente a su closet y descubran esas prendas que ya ni deberían empacar ni comprar por amor propio. Nada de malo hay en que el calor reduzca los niveles de pudor a la hora de vestir. De eso se trata, de disfrutar del buen clima y, eso sí, entre menos ropa más comodidad. El problema es cuando las altas temperaturas fomentan la pérdida de la decencia, porque incluso en la moda de verano hay piezas que aunque no lo crean, están más cerca de hacerlos ver ridículos en vez de hacerle un aporte a sus estilos.

Si no han empacado maletas, aún están a tiempo de ojear estas prendas a las que ya es hora de decirles, “vade retro satanás”.

Minishorts pasados de mini

 

via GIPHY

Desde que Carlos Vives le mostró al mundo que eso de lucir pierna es posible con unos jeans cortados con tijera para crear unos shorts, la historia de las pantalonetas no fue la misma. Mucho menos desde que las tijeras le subieron el tono al asunto con shorts deshilachados que dejan ver media nalga. Y ni qué decir de las que insisten en lucirlos con vestido de baño pero con botón y cremallera abierta. Mírense por delante y por detrás antes de salir, y si ven que hay una delgada línea entre sus calzones y sus shorts, lean bien, déjenlos ir.

Salidas de baño al desnudo

via GIPHY

Sí, las salidas de baño de crochet volvieron con la onda boho, pero eso no significa que haya que anular por completo el propósito principal de una salida de baño. Si la van a utilizar que sea para cubrirse un poco del sol o del ventarrón playero, pero utilizar mallas que parecen sacadas de un sex shop no tiene sentido. Opten por un buen pareo multiusos, un kimono y dejen esa malla guardada para un lap dance privado.

Adiós tanga

 

via GIPHY

De un tiempo para acá la variedad de hormas de vestidos de baño se han multiplicado: vintage, de tres piezas, enterizos y demás. Así que la tanga ya no es una excusa para mostrar traseros por más perfectos que sean. No le hagan ese daño al paisaje vacacional. La regla también aplica para los hombres. Nada de narizonas.

Medias con tenis

via GIPHY

Hombres, ¡no sean tan cachacos en la vida! Mucho menos en tierra caliente o en la playa. Las medias se quedan en la casa y los tenis cámbienlos por unos mocasines, zapatillas o hasta por alpargatas wayúus.

No a la ropa interior a la vista

via GIPHY

Eso de seguir luciendo las tiritas del brasier es un acto muy noventero. Para eso existen los strapless o, si no es lo suyo, existen tops con tirantas más delgadas o incluso con cruces geométricos que le dan cinco estrellas a su look. Y recuerden, aunque el blanco es un color ideal para el calor, no cometan el error de ponerse ropa interior neón, colorida o en su defecto, negra. Traten de que sea imperceptible a la vista.

Superen los crocs

via GIPHY

Podrán ser muy cómodos y económicos en cualquier esquina pero en pleno 2016 ya es hora de dejarlos para uso casero. Y si los van a llevar de paseo, procuren que solo sean en la piscina o la playa. Que no sean el calzado estrella de sus vacaciones.

V de profundo

via GIPHY

Es cierto que las camisetas en v sacan el lado sexy de los hombres, pero no se pasen de listos con el escote. Que se vea el cuello más largo, pero que no encuadre pelos y pezones de más.

Maquillaje en exceso

via GIPHY

Si a la primera zambullida en piscina o mar no quieren ser el payasito del paseo, hagan caso, dejen el maquillaje bien guardado durante el día. Está bien un poco de brillo y hasta un labial de color tropical, pero de ahí a acudir a polvos, rubor, sombras, pestañina y delineador hay mucho trecho. Mejor natural que empastelada. 

Señoras uñas

 

via GIPHY

No se trata de tener el pedicure con el diseño más abstracto de la historia. Hay que aceptar que cuando de las uñas de los pies se trata, mujeres y hombres por igual son culpables de descuido. No por nada suele ser en los paseos de vacaciones donde se conoce el lado más oscuro de sus amigos. Si no les van a hacer un mantenimiento mínimo, traten de exhibirlas con precaución.

Falso bronceo

 

via GIPHY

Sí broncearse es el plan alterno a enfiestarse hasta la madre en plenas vacaciones, entonces ¿por qué carajos hay mujeres que insisten en embadurnase de cremas autobronceadoras? Por lógica, conciencia ambiental y por el bien de su piel, ¡abandónenlas! Y si de broncearse se trata, no olviden el bloqueador. Mejor el color natural que rojas como camarón.

Temas relacionados: