Se encuentra usted aquí

Sostenibilidad y estilo: el último grito de la moda en 5 proyectos nacionales

No hay que ser hippie para que la ropa que usan se identifique con la protección y el cuidado del planeta.
Por
Mayra Hernández

Poco a poco la sostenibilidad se impone como el último grito de la industria de la moda y Colombia no podía faltar con cinco representantes dignos de una medalla de honor por conciencia ambiental.

Por Mayra Hernández @Mayaelectrick // Foto apertura: Ciro Garnica para True Love & Poems

Como diría una verdadera fashionista: “gracias a Dior” la sostenibilidad es la nueva tendencia en el mundo de la moda. Ya era hora que una de las industrias que más aporta a los niveles de contaminación global después de la petrolera, dejara de imponer el consumo acelerado de prendas hechas con materiales de baja calidad por niños y mujeres en condiciones infrahumanas de trabajo. 

Y aunque la tendencia hasta ahora está dando sus primeras avanzadas y no se ha apropiado del 100% de la industria, el hecho de que grandes marcas estén abanderando y amplificando sus campañas de consumo sostenible son señales claras de que por lo menos el discurso de los directos responsables está cambiando. Para la muestra dos botones. En primer lugar Rewear It, la resonada unión entre la cantante MIA y la cadena sueca H&M que incentiva a los seguidores y compradores de la marca a llevar su ropa usada a los establecimientos a cambio de vales de descuentos.

A la par, la marca se compromete a sacar nuevas colecciones reutilizando los kilos y kilos de ropa que reciben bajo esa dinámica. En segundo lugar está Pasarela Detox, una campaña en la que se enlistan las marcas de ropa que están comprometidas con cambiar sus materias primas por unas menos tóxicas para el planeta Tierra. 

Claro, no se sabe a cierta ciencia si estas intenciones son genuinas o realmente efectivas, o si sus cadenas de producción efectivamente están cambiando, pero lo que sí es cierto es que estas intenciones están marcando el camino que poco a poco va tomando la industria de la moda. No solo se trata de una conciencia internacional y muchos menos liderada por grandes marcas.

Es más, es una tendencia en expansión que ha empezado en manos de unos pequeños nichos. Tampoco es un secreto que los activistas textiles ya venían predicando formas de consumo responsables abanderados por movimientos como el slow fashion, lo vintage, la ropa ecológica, la cosmética natural y otra infinidad de formas de nombrar el mismo espíritu. Incluso, se podría sumar el último invento de un grupo de genios de la Universidad de Santander que crearon un producto llamado nanofique que es capaz de degradar o eliminar más del 99% de los colorantes (uno de los activos más contaminantes de la ropa), dejar los textiles como nuevos para ser reutilizados en otra creación y de paso purificar el agua que se utiliza para ese proceso.

Esta tendencia ya venía calando y haciendo de las suyas en Colombia desde el 2007 con proyectos como el Trueque Eco-Chic, dedicado a generar experiencias de consumo responsable de moda en el país. Hoy en día más iniciativas siguen ese sendero. Conózcanlos y síganles la pista.

True Love & Poems 

Temas relacionados: