Se encuentra usted aquí

Petrónica: El viaje electrónico de Petrona Martínez.

Hablamos con Manuel García-Orozco ‘Chaco’ productor y gestor de este proyecto
Por
Redacción Shock

La cantadora Petrona Martínez oriunda de San Cayetano (Bolívar), es  antena trascendental de la tradición sonora de su región, dueña de una pasmosa versatilidad musical, y responsable de piezas cargadas de vivencias y saberes.  Tiene 77 años, seis discos bajo su nombre, decenas de colaboraciones y dos nominaciones al Grammy Latino por sus placas Bonito Que Canta (2002) y Las Penas Alegres (2010). 

Por este tiempo, exaltando su obra, se publica el álbum Petrónica, Petrona Martínez Electronic Suite Vol.1,  la primera suite electrónica oficial de la vocalista, en la que participan músicos, Djs y productores de Estados Unidos, Holanda, España, Grecia, Canadá, Inglaterra, Italia, Argentina y  Colombia. Nombres como  Aterciopelados, Sidestepper, Pernett, Doctor Krápula,  La Bermúdez, King Coya y  Uproot Andy, entre otros,  fueron convocados para un álbum de cuidadosa factura, que despliega 16 temas en los que longevos aires como el bullerengue, se escuchan en armoniosa simbiosis con el electro, el drum n’ bass, el  afrobeat, el rock, o el tropical bass.

El disco, una muestra de ritmos centenarios que no se decoloran y se siguen batiendo además en los estudios, y  emitiendo destellos actuales en las pistas, fue producido por Manuel García-Orozco ‘Chaco’ y Mayte Montero (La Provincia), y masterizado por Christian Castagno.

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_Cifu

Hablamos con su productor y gestor Manuel García-Orozco ‘Chaco’

¿Cómo nació la iniciativa de realizar Petrónica?

Fue un proceso largo y de varias fases. Desde 2009 Mayte Montero me llamó para producir a Petrona, inicialmente en su formato tradicional, y hemos hecho un equipo muy unido entre los tres. 

Había antecedentes de canciones de Petrona Martínez en formato electrónico.  Por ejemplo Uproot Andy remezclaba su música desde 2007, y nosotros desde el primer sencillo que hicimos juntos, llamado La Varita de Mariangola, invitamos a Harvey Cubillos a hacer un remix. Así, en 2009 él publicó un EP de remixes de ese single.

Ahora, Mayte viene desarrollando un proyecto paralelo, todavía inédito, que se llama Gaitrónica y eso nos inspiró el nombre. 

Desde los inicios jugamos mucho con la creatividad. Como arreglista siempre me fue muy tentador tener las sesiones multitrack de Petronita en frente y empezar a experimentar.  Ya en 2009 teníamos producciones electrónicas propias con Petrona pero no las compartíamos en público, sin embargo siempre supimos que íbamos a hacer el album y publicamos un primer EP digital en 2012: Petronica Petrona Martínez Electronic Suite Promo EP con Xenia Ghali (Grecia) y Chevy One (UK).

Cuénteme sobre el proceso, sobre el desarrollo del disco y el trabajo con Petrona

Fueron como unos seis años desde la idea hasta la publicación. Sin embargo, el proceso es más o menos de los últimos cuatro, y como en la electrónica cambia el sonido tan rápido, actualizabamos constantemente los arreglos y el sonido.

La idea siempre fue hacer una Suite Electrónica, no un album de remezclas, y explorar lo local, desde lo global y viceversa.  La Suite es una colección de danzas con varios movimientos. Desde producir los albumes tradicionales, eso ya estaba implícito puesto que hacemos bullerengue sentao, chalupa, fandango, son palenque, puya etc. Ahora, para la Suite electrónica quisimos explorar varios ambientes, géneros, y colaboraciones inesperadas - más allá del típico house -, como drum n bass, Ibiza, afrobeat, champeta, incluso nuestros híbridos muy basados en los grooves originales como el electrobullerengue o la electrochalupa. 

Con cada artista el proceso fue diferente, pero el común denominador es que los productores, Mayte y yo, fuimos el puente para las colaboraciones.   Siempre digo que trabajar con una cantadora es como para un director de cine manejar actores naturales. Es decir, uno tiene que adaptar el proceso de grabación a lo que Petrona sabe hacer.  Ella sabe sintetizar lo ancestral y lo cotidiano en sus composiciones, y cantarlas muy enérgica y espontanéamente.

Ahora, nos sorprendió su versatilidad para bien. Por ejemplo, la canción Sepiterna fue grabada sobre un beat. En aquel entonces creí que era la primera vez que ella grababa con el click pero no, Petrona nos contó, que su primer álbum Tambores de Malagana (1989) lo grabaron todos pegados a un bombo que dejaban como click track. La mejor manera de sacarle una buena toma a Petrona es charlar, a ella le encanta contar las historias detrás de las canciones, y después las canta más inspirada.

Así, cada canción tuvo su proceso. Yo pasé muchas horas con Mayte, Petrona, su hija Joselina, solos, hablando y experimentando como complices creativos. Por contarte algo sobre el registro de los coros,  a Joselina le grabamos los coros con diferentes colores del preamplificador y a distancias diversas del micrófino para ganar profundidad en la imagen del estéreo, sólo cantando unísonos. Las armonías de los coros usualmente las cantó Mayte, Jorge Aguilar, y ocasionalmente yo.  

También es interesante ver cómo cada colaboración se desarrolla de manera independiente con un mismo groove como raíz.  En el álbum hay tres bullerengues sentaos: Yo No Lo Sé, Mi Lavandera y Niño Que Llora,  pero el desarrollo en Petronica es completamente diferente con cada artista:  Alex Gray, DJ en Italia, lo hizo muy discotequero; Pernett más underground en drum n bass;  y para la versión de Mystic Aliens y La Bermúdez, partí de orquestar lo tradicional desde lo electrónico, contrastando el bullerengue sentao en las estrofas y el son palenque en las secciones de coros y la coda.

Hábleme sobre la escogencia del repertorio

Bueno, siempre grabamos más música de la que publicamos. Para cuando hicimos Las Penas Alegres (2010) dejamos varias ineditas por fuera. Para Petrónica también creamos más música de la que publicamos. Solo hay 77 minutos en un CD y lastimosamente tocó dejar cosas por fuera. 

Siempre se busca un balance, escoger el material más coherente para armar una especie de viaje musical. Cuando comparo las primeras versiones al álbum a la que publicamos, veo que cambió mucho.  Cuando hacemos proyectos, Mayte, Petrona y yo tenemos que estar de acuerdo. Nuestro equipo es bastante democrático, si a uno de los tres no le suena alguna idea, la descartamos o la trabajamos para que nos guste a todos.

¿Todas las canciones hacen parte de discos publicados anteriormente, o Petrona grabó algo nuevo para este trabajo como  voces o saludos?

La gran mayoría del repertorio ha sido publicado en versiones tradicionales antes de estas versiones electrónicas, pero no todas. 

Por ejemplo, la canción  El Chocorito estaba inédita. Ahora, Petrona grabó varias voces nuevas, por ejemplo El Hueso y Niño Que Llora son completamente diferentes a las versiones que publicó en el disco Bonito Que Canta (2002). Y de saludos, también. Como pasamos tanto tiempo grabando entre chiste y chanza, ella saluda a Mayte o me llama “Santo Místico de la infancia eterna”. Incluso a veces ella bromeaba tanto y llegamos al punto que por ser “políticamente correctos” no lo dejamos en la grabación. No era que dijera nada malo, eran más burlas jocosas con los músicos, pero no quisimos darles tanto  bombo.    

¿Grabaron nuevas percusiones ?

Si.  Exploramos muchas vertientes con la percusión. Con Doctor Krápula hay una mixtura interesante entre la percusión de tambores de amarre, percusión de banda y la batería de rock, que Nicolás Cabrera revienta increíble.  Para algunos temas nunca grabamos percusionistas como tal, por ejemplo en el Hueso 2.0 sampleé los tamboreros de Petrona dentro del Drum Machine y la percu autóctona que se escucha ahí, viene de programar patrones dentro del software. Esa es la magia de la colaboración.  El beat de Drum n Bass lo programó Xenia Ghali pero la percusión autoctona la programé yo, pensando que lo quería colombianizar un poco, es más un tinte, más implícito que explícito.

Cuénteme sobre la a elección de los Djs, productores y músicos que colaboraron,  y cómo fue el trabajo con ellos

La magia de la colaboración surge de maneras diferentes y cada canción tuvo su proceso. En términos generales no se trató de hacer remezclas, sino de trabajar con nuevo material para producir versiones electrónicas. Las remezclas son más bien pocas y están específicadas en los créditos del disco.

Hay tendencias a veces muy minimalistas en algunas vertientes de la Electrónica, por ejemplo en Ibiza se reduce líricamente a un solo hook y se arman las texturas casi hipnóticas ornamentando ese pedacito de letra. En general, quisimos romper ese molde y preservar las letras de Petrona en primer plano y en lo posible desarrollarlas, no cortarlas.

Además, hay nuevas letras por ejemplo de Aterciopelados, Krápula y Mystic Aliens, que se adhieren a las letras originales de Petrona.

Todos los involucrados tenemos en común una gran admiración por Petrona Martínez y su música. Uproot Andy, King Coya y Alex Gray habían remezclado canciones de Petrona mucho antes de conocernos. DJ Panko compartió escena con Petrona varias veces en España cuando tocaba con Ojos de Brujo. Con otros somos amigos de hace muchos años como con Palenke Soultribe, Doctor Krápula, La Bermúdez, Sidestepper, Chevy One. Con otros habíamos trabajado antes, hablo de  Zenbi, Xenia Ghali, y Chris Castagno, quien por cierto, fue un pilar muy importante para terminar el disco e hizo el mastering. Chris es un gran productor de Brooklyn,  pero enamorado de Colombia se fue a vivir a la Sierra Nevada de Santa Marta. Otro factor común para la escogencia de con quién íbamos a hacer las colaboraciones, es que todo el mundo viene a Nueva York y aquí se gestaron varios de esos contactos.

AIFF (The Afro Influenced Funk Federation) de Holanda, fue un encuentro afortunado gracias a Kromatik Musik, una agencia en España. Con todos siempre estuvimos en constante comunicación durante el proceso. Con algunos la colaboración fue solamente virtual y con otros estuvimos presentes en el estudio. 

Hábleme un poco sobre el trabajo realizado por los nacionales Aterciopelados, Dr Krápula, Sidestepper, Pernett, La Bermúdez.

Aterciopelados son grandes personas e íconos. Andrea y Petrona se tienen una admiración mútua y creo que se nota en el dueto. Aunque fue grabado de forma virtual, una por una en estudios diferentes, la química se les siente y los nuevos versos de los Atercios fueron muy halagadores para Petrona.  Héctor Buitrago también fue muy chévere en el proceso. Semejante maestro que es él y siempre se refiere a Petronita como La Maestra, con tanto respeto y humildad. Muy bonita la actitud de ellos en esta colaboración.

Con Krápula hay una camaradería de años y fueron buenos cómplices creativos en Petrónica. Como son los únicos que hicieron una versión netamente rockera, decían a modo de chiste “somos los patitos feos de Petrónica”, pero no, ¡son El Lobo Feroz del rock and roll!   Nuestra idea siempre fue crear una Suite ecléctica y Krápula siempre se ha sabido reinventar. Es grato ahora escuchar el resultado, es un fandango rockero como ninguno con las voces de Petrona, Joselina, David y Mario.

Sidestepper son un referente obligado cuando se habla de electrónica fusionada con música de raíz. Obviamente Mayte y Richard Blair se conocen desde la grabación de La Candela Viva (1993) de Totó La Momposina en Real World, y bueno, después trabajaron el álbum La Tierra del Olvido (1995). Ahí no más ya hay dos discos históricos que equilibran la tradición y la vanguardia.

Además Chongo, tamborero de Sidestepper, ha tocado y grabado varias veces con nosotros, entonces esta colaboración surgió muy naturalmente. Algo curioso es que de todo el repertorio que ha compuesto Petrona, El Congo No Va a Mi Rosa es la favorita de ella, porque narra la historia de su nacimiento: es una canción que le heredó su padre don Cayetano Martínez.  La vida de Petronita está literalmente narrada en canciones. Richard es un visionario y un productor de un gusto exquisito y tuvo la visión de hacer el track minimalista.

Pernett es otro de los pioneros de integrar la electrónica y la música autóctona afrocolombiana. Fue el primero que invitamos! Admira mucho a Petrona y es un gran conocedor de ambos mundos. Pasamos un par de noches molestando en el estudio y al final se llevó el track para devolvernos el viaje de la Lavandera en drum and bass. Según contaba, cuando Petrona empezó a visitar Bogotá a finales de los 90, La Lavandera era uno de esos temas que le encantaban. Curioso, pero este tema sólo tiene electrónica y voces, no tambores tradicionales.  Es parte de la exploración, el bullerengue está a más o menos 90 pulsos por minuto y el drum n bass a 180. Es como si Petrona flotara encima de las texturas programadas por Pernett. 

La Bermúdez es otra cara colombiana pero vive en México desde hace un par de años. Tenemos muchos años de colaborar, escribir, tocar y  grabar juntos. Hace varios años, en un concierto de Pat y Chaco, un dúo que tuvimos, Petrona estaba en el público y se subió a cantar con nosotros. Fue muy emotivo. A Petrona le encanta cómo canta La Bermúdez el corte El Niño Que Llora, por eso hicimos esta colaboración con un laboratorio experimental que tengo en Brooklyn que se llama The Mystic Aliens. En ese track también grabó Jacobo Vélez de la Mambanegra, Alejo Zuleta, Oscar Converse, Maria Linares, Mai Elka Prado y Carla Gaya, todos músicos latinos.  Tanto Petrona como La Bermúdez grabaron toda la canción de arriba a abajo y a partir de ahí escogimos qué líneas dejamos a cada una y contruimos las texturas instrumentales. Fue interesante tocar con ambas en el lanzamiento de Petrónica en Gaira, de manera muy espontanea se intercalaron los versos.

¿Qué fue lo más difícil en  la realización del álbum?

Manejar las agendas, nuestras y de tantos colaboradores. Además en esta era digital, decidir que algo ya está terminado es complicado.  Mayte fue vital para lograr terminar el álbum. Un par de colaboraciones de grandes ligas quedaron pendientes para un próximo volumen de Petrónica.

¿Petrona escuchó el disco completo? ¿ Qué opinó?

¡Claro que si!  Estuvimos en su casa en Arjona escuchando el álbum ya terminado antes de que lo publicaramos. A ella y a sus músicos, les encantó el proyecto. La sorpresa fue grata. Algo que les gustó fue oír claramente los elementos tradicionales en las nuevas versiones, como el groove del son palenque en la de Aterciopelados, de chalupa en la de Sidestepper o en la de Palenke Soultribe.

El video de Las Penas Alegres con Palenke Soultribe le encanta a Petrona. Ahí hay varias locaciones y personajes muy especiales para ella: el arroyo de Palenquito, la calle donde creció en San Cayetano, su casa actual en Arjona, sus músicos, vecinos, familiares. Petrona siente el cariño de su entorno y el gremio de músicos. Eso es lo más lindo, ver que los músicos tradicionales tienen una visión tan amplia y disfrutan de compartir su música más allá de su tradición. Nunca olvidaré que durante el lanzamiento mientras el Freaky sonaba temas del disco, Petrona y las hijas bailaban enrumbadas felices.  “Me siento muy orgullosa de estar aquí, trayendo mi tradición y oyendo la juventud. El ensamble que hay de la música tradicional con la música de juventud” afirmó sobre Petrónica el día del lanzamiento en Gaira.

Sobre influenciar músicos jóvenes, Petrona me dijo:  “Uno a veces quisiera que lo de uno, solo sea de uno. Pero yo digo come y da de comer. El que come y da, come dos veces, el que come y no da, come una sola vez. Y yo me pongo a pensar que entre más gente esté cogiendo mi música y balanceándomela pa’ allá y pa’ acá, más grande me van haciendo, porque la música me la van extendiendo. Y si después que yo me muera mis hijas no quieren seguir rotando con esta música, hay alguien que la siga pa’ delante”.

Recomiéndenos algunos álbumes similares  de géneros tradicionales intervenidos por la electrónica

Hay buenos experimentos de músicas de la diáspora africana intervenidas con electrónica. El trabajo de Quantic es increíble en general. También Buraka de Buraka Som Sistema. Frente Cumbiero Meets Mad Professor es otro discazo. También todos los volúmenes de Fania Armada están buenísimos. El trabajo de Dub de Gaita con los Gaiteros de San Jacinto es espectacular. Por último Palenke Soultribe en su álbum Mar tiene muy buenas remezclas de artistas Palenqueros. 

En esa materia, ¿cuál sería un disco o algún corte relevante que haya marcado esta corriente aquí en Colombia?

Creo que el trabajo de Sidestepper fue crucial.  En Continental ya tenían el concepto muy maduro y ese es el que más me influenció, pero los esfuerzos pioneros datan de mucho antes, el tema In the Beats We Trust de pronto fue el catalizador.  Luego, Fuego de Bomba Estéreo es tal vez el corte con el que el resto del país se percató que existía una escena independiente fuerte experimentando con las músicas tradicionales.   

Temas relacionados: 
Ver comentarios