Se encuentra usted aquí

Ars Electrónica 2010

Por
Redacción Shock

La 31 edición de este "Festival para Arte, Tecnología y Sociedad", que se celebra del 2 al 11 de septiembre en la ciudad austríaca de Linz, ofrecerá una vez más un amplio abanico de eventos, con más de 200 conferencias, instalaciones, proyectos, nuevas ideas, robots, simposios y otras iniciativas.

En rueda de prensa en Viena, los organizadores destacaron hoy una novedad: a diferencia de los años anteriores, en los que todo estaba repartido en diversos lugares de la ciudad, esta vez el festival se concentrará en una antigua fábrica de tabaco que estaba en desuso.

Así, más 80.000 hectáreas de superficie construida ha sido adaptada para uno de los mayores encuentros mundiales de creadores, artistas e investigadores del mundo cibernético.

Y fiel a su tradición, el festival destacará el impacto social que tienen los avances en estos campos, especialmente ante las muchas "crisis" que vive ahora el mundo y que han agudizado la conciencia general sobre los peligros de un uso inadecuado de la técnica.

Para el director del festival Gerfried Stocker, nunca antes se había visto un momento "en el que tantas personas coinciden en que las cosas tienen que cambiar mucho".

"Repara tu medio ambiente", "Repara tu sociedad", "Diseño para la Reparación", "Conferencia de Reparación", "Repárate a ti mismo" son algunos de los títulos con los que se abordarán asuntos tan actuales como el cambio climático, las especies en extinción y la sostenibilidad ecológica.

Pero también se presentarán ideas originales que buscan ofrecer soluciones a los problemas.

Uno de los muchos ejemplos, "The Windowfarms Proyect" (El Proyecto de las huertas de ventanas"), de Britta Rilye, es una exitosa plataforma de internet que ayuda a los habitantes de ciudades a plantar y cultivar alimentos en sus apartamentos, durante todo el año.

En este proyecto ya hay más de 14.000 participantes en todo el planeta, que crean, gracias a originales ideas para aprovechar los más pequeños espacios, sus propios "jardines" delante de sus ventanas.

Por otro lado, en los debates los expertos se cuestionarán si el avance precipitado de las redes sociales centralizadas como Facebook, y la posibilidad de contactar rápidamente a cualquiera en cualquier parte del mundo, han contribuido o contribuyen al creciente deterioro de los derechos individuales, de privacidad y de trabajo.