Se encuentra usted aquí

Asista a una función exclusiva de Trainspotting

Por
Redacción Shock

Marco, Alicia, Franco, Tomy, Ana y el Ganso son los personajes centrales de la versión  colombiana de Trainspotting. Una mirada teatral a la 'Biblia Negra', como han llamado los críticos a la novela de Irvine Welsh, desde la perspectiva de Mario Duarte, uno de los rockeros más tradicionales de Bogotá.  

En una especie de catarsis grupal, como si de una reunión de autoayuda de alcohólicos o drogadictos se tratara, Shock tuvo cara a cara a los actores de Trainspotting para reflexionar -y divagar- sobre una historia que va más allá del sexo, las drogas y el rock n’ roll. Una mirada a los que no tienen otra salida más que escapar o amortiguar el dolor con lo primero que caiga en sus manos.

La historia, ambientada en la Bogotá negra y libertina, trasciende el escenario de los ‘pases’ para hablar de la amistad en situaciones extremas, con un lenguaje callejero y una puesta en escena agresiva, sin abandonar el humor que hace digerible y soportable una realidad tan descarnada. La versión de Mario Duarte parte de la adaptación al teatro de Harry Gibson (1994), teniendo como referentes indispensables la novela original de Irvine Welsh (1993) y la película de Danny Boyle (1996).  Trainspotting, un vuelo siniestro a la psiquis de los que son desesperadamente realistas.

Shock: Trainspotting se desarrolla en Edimburgo, catalogada como la capital del sida y el paraíso de la desocupación, la miseria y la prostitución. Todo ello al ritmo de Iggy Pop, Lou Reed, New Order, David Bowie y una mezcla de heroína, cocaína y opio. ¿Cómo se hizo la ‘colombianización’ de la obra?

Carlos Torrado (Ganso): Cuando Mario y Matías escribieron el libreto partieron de la premisa de que cada uno de estos personajes los hay en todo el mundo, al igual que las drogas. Simplemente trajeron la situación de la novela y la pusieron en cualquier esquina bogotana.

Paula Estrada (Alicia): Con referentes comunes: en la historia se pueden identificar barrios como Pablo VI, la tienda de Chucho, lugares como un parque cualquiera en donde meten de todo, la esquina donde se venden minutos a celular, etc. 

Matías Maldonado (Tomy): Con las drogas nos planteamos un ejercicio interesante, tal vez el primero. ¿Cuál era el tipo de rumba más acorde con nuestra realidad? Llegamos a la conclusión que la del “de todito”: un poco de perico, bareta y trago. Eso ya transformaba el universo, porque la heroína propia de la historia original no es una droga muy común aquí.

¿Trainspotting es una historia de sexo, drogas y rock n’ roll?

Bernardo García (Marco): Más que una historia sobre la droga, es una historia sobre la amistad. Un cuento sobre gente que necesita, de alguna manera, sacarles jugo a las otras personas porque no encuentran en sí mismos esa tranquilidad.

Camilo Sáenz (Franco): También te muestra la vida en sí, todas las cosas que pasan, las tragedias, las drogas. Pero al final volvemos a ser los mismos y todo el mundo sigue en su mismo roto.

Carlos Torrado (Ganso): Una historia sobre el libre albedrío, sobre las opciones que hay en la vida para cambiar el rumbo o seguir hundiéndose hasta el fondo. Son personajes que existen en la sociedad, que uno los ve todo el tiempo.

La obra original de Irvine Welsh no es una historia que busca crear conciencia, ni es de superación personal ni mucho menos hace una lectura moralista.  

Carlos Torrado (Ganso): No se trata de juzgar a nadie, ni de decir este es el malparido o este tiene la razón. Se muestra una sociedad muy corrupta, con muchos problemas, en la que los personajes encuentran a través de la droga una manera de escape.

Paula Estrada (Alicia): No hay malo, ni bueno en la obra. Es la vida misma. Yo veo la narración como una vitrina muy real, muy natural. Yo vivo por la Séptima y veo a los personajes reflejados en esos grupitos que se parchan por ahí en esta zona.

Lady Tocora (Ana): Hay algo que pasa en la historia muy interesante y es que nunca se muestra que la droga es lo que lleva a esta gente a estar al borde del abismo, sino que es el personaje el que decide ser como es y la vida que tiene.

Esta es la primera obra que dirige Mario Duarte. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Bernardo García (Marco): Mario lo que siempre ha tratado de hacer es un rollo muy musical. Él no le dice a usted “entre aquí en esta escena con el monólogo”, sino que le indica a uno diciendo “entre cuando empiece el solo de guitarra” (risas).

Camilo Sáenz (Franco): La música es uno de sus más importantes aportes. Es otro personaje. Todos interactuamos con los músicos, incluso Mario también entra al escenario y canta.

Paula Estrada (Alicia): Él sabe para dónde va y lo que quiere mostrar.
Mario noe trata de juzgar a nadie, ni de decir este es el malparido o este tiene la razón. Se muestra una sociedad muy corrupta, con muchos problemas, en la que los personajes encuentran a través de la droga una manera de escape.

Paula Estrada (Alicia): No hay malo, ni bueno en la obra. Es la vida misma. Yo veo la narración como una vitrina muy real, muy natural. Yo vivo por la Séptima y veo a los personajes reflejados en esos grupitos que se parchan por ahí en esta zona.

Lady Tocora (Ana): Hay algo que pasa en la historia muy interesante y es que nunca se muestra que la droga es lo que lleva a esta gente a estar al borde del abismo, sino que es el personaje el que decide ser como es y la vida que tiene.

Esta es la primera obra que dirige Mario Duarte. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Bernardo García (Marco): Mario lo que siempre ha tratado de hacer es un rollo muy musical. Él no le dice a usted “entre aquí en esta escena con el monólogo”, sino que le indica a uno diciendo “entre cuando empiece el solo de guitarra” (risas).

Camilo Sáenz (Franco): La música es uno de sus más importantes aportes. Es otro personaje. Todos interactuamos con los músicos, incluso Mario también entra al escenario y canta.

Paula Estrada (Alicia): Él sabe para dónde va y lo que quiere mostrar.
Mario nos contaba que no está de acuerdo con la actuación muy libreteada y que uno de los valores de esta puesta en escena es que los personajes han sido enriquecidos por los actores. ¿Qué tan difícil ha sido eso?

Carlos Torrado (Ganso): Este montaje para mí ha sido muy complicado por la forma de actuación que Mario quiere darle. Una interpretación que parte del actor y que busca lograr mayor naturalidad, eliminando los clichés y creando una sensación diferente en cada subida a las tablas.

Camilo Sáenz (Franco): Sí, es verdad. El escenario empieza limpio y a medida que avanza la obra todo se va volviendo más sucio.

¿Ustedes consideran que Trainspotting en Colombia también es una obra de culto?

Matías Maldonado (Tomy): Para muchos, es una obra de identificación muy fuerte.

Bernardo García (Marco): Hemos tratado de respetar este ícono, tomando de lo que se compone y adaptándolo a nuestra manera, como lo sabemos.

Paula Estrada (Alicia): En la localidad de Chapinero seguro es una historia de culto (risas).

CONCURSO

Asista el próximo Sábado 30 de julio a una función especial para nuestros visitantes. Solamente debe enviar un correo a concursos@shock.com.co contestando las siguientes preguntas:

1. ¿Quiénes son los seis personajes centrales de la obra?

2. En la entrevista Bernardo García dice que la obra más que una historia de droga es una historia de...

3. ¿Quiénes son los responsables de la creación musical en Trainspotting?